A pesar de la narrativa de “desacoplamiento”, las compañías continúan acudiendo en masa a China

Los legisladores deben hacer más para alentar el cambio en el comportamiento corporativo
Por FAN YU
12 de Julio de 2020
Actualizado: 12 de Julio de 2020

Comentario

“Desacoplarse” de China parece más fácil de decir que de hacer.

A pesar de las señales de los líderes políticos estadounidenses para reducir la afiliación económica y financiera con el régimen chino, en la práctica, las instituciones financieras estadounidenses parecen estar cada vez más cerca de Beijing.

En el terreno, la evidencia sugiere que hay más trabajo por hacer en el frente de “desacoplamiento“. Las inversiones de las empresas estadounidenses en China continúan a un nivel elevado, y las empresas financieras planean expandir su presencia operativa dentro de China.

El presidente Trump sugirió en un tuit a mediados de junio que “un desacoplamiento completo de China” estaba sobre la mesa. Desde entonces, los funcionarios de la administración han tenido cuidado para lograr un tono más matizado, dada la precaria posición del acuerdo comercial de la Fase 1. En cualquier caso, la política exterior de EE.UU. ha tenido una tendencia hacia relaciones más frías con Beijing en el frente económico, con la administración prohibiendo que los fondos de pensiones federales inviertan en empresas chinas, y con las investigaciones en curso sobre las empresas chinas que cotizan sus acciones en los mercados estadounidenses. Las recientes sanciones de Washington a altos funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh) por su participación en la persecución de musulmanes uigures de Xinjiang es solo la última acción política en esa tendencia.

Las reacciones de China hasta la fecha han desestimado en gran medida el desacoplamiento, pero los comentaristas chinos se están preparando cada vez más para el deterioro de las relaciones económicas. Zhou Li, exjefe adjunto del Departamento de Enlace Internacional del Partido Comunista Chino, recientemente causó revuelo cuando escribió un artículo advirtiendo que China debe prepararse para las consecuencias del desacoplamiento económico, incluida la reducción de la demanda extranjera de productos chinos, la interrupción de las cadenas de suministro y y el acceso limitado al dólar estadounidense en las transacciones exteriores. El artículo de Zhou apareció en una revista publicada por el Instituto Chongyang de Estudios Financieros de la Universidad de Renmin.

Inversiones y realidades comerciales

A pesar de la posición de los funcionarios estadounidenses, las inversiones sobre el terreno y el intercambio financiero continúan sin cesar. Con pocas ramificaciones legales o económicas, ha sido difícil revertir el impulso de las empresas que se expanden a China.

La inversión extranjera directa (IED) en China se ha mantenido relativamente estable en los últimos diez años. La IED estadounidense en China fue de USD 14,000 millones en 2019, ligeramente por encima de los niveles de 2018, según un informe reciente del Grupo Rhodium. “Gran parte de la estabilidad de la inversión de Estados Unidos en China se debió a los grandes proyectos greenfield de varios años orientados a satisfacer la demanda local en áreas como la automotriz y el entretenimiento”, concluyó Rhodium.

2020 se perfilaba como un gran año para las inversiones corporativas de EE.UU. en China, hasta el inicio de la pandemia del virus PCCh. Mientras que la IED saliente de China a Estados Unidos se detuvo en el primer trimestre, la IED estadounidense a China continuó con USD 2300 millones en proyectos anunciados, solo ligeramente por debajo del ritmo trimestral de los USD 2900 millones del año pasado.

Los datos respaldan una encuesta realizada en abril por la Cámara de Comercio Americana, con una mayoría (70 por ciento) de los encuestados que afirman que actualmente no hay planes para mover las cadenas de suministro fuera de China. Dicho esto, el 52 por ciento de los encuestados dijo que era demasiado pronto para saber si lo harán en el futuro, mientras que el 8 por ciento dijo que se mudarían de China.

A partir de abril de 2020, la mayoría de las empresas estaban indecisas o no estaban listas para comprometerse.

La “liberalización” del mercado chino es una tentación para las instituciones financieras de EE.UU.

Para las instituciones financieras, el canto de sirena del mercado sobre China es un gran reto. Las instituciones financieras, a diferencia de las empresas en otras industrias, fueron en su mayoría excluidas del mercado chino continental hasta hace poco.

No obstante, el año pasado, Beijing aflojó las restricciones de larga data sobre la propiedad extranjera del sector financiero chino, incluyendo las empresas de inversión, firmas de valores y compañías de seguros. Esto ha llevado recientemente a un gran aumento en el número de empresas estadounidenses que acuden a China para tomar la propiedad mayoritaria de sus empresas conjuntas locales.

El banco de inversiones de Wall Street, Goldman Sachs, recibió la aprobación en marzo para tomar la propiedad mayoritaria de su empresa conjunta china, Goldman Sachs Gao Hua Securities Co., en la que anteriormente solo tenía una participación del 33 por ciento. JPMorgan Chase recibió permiso de los reguladores de Beijing en junio para comenzar a operar una subsidiaria china de propiedad extranjera.

En el frente de los pagos, el emisor de tarjetas de crédito American Express en junio recibió la aprobación para operar una operación de compensación de tarjetas de crédito chinas, convirtiéndose en el primer emisor de tarjetas de crédito de EE.UU. en ingresar al mercado chino. Los competidores MasterCard y Visa también han solicitado aprobaciones de operación y están esperando los permisos.

El año pasado, PayPal se convirtió en el primer proveedor extranjero de pagos digitales en recibir permiso para operar en China, un mercado actualmente dominado por los gigantes tecnológicos chinos Tencent y Alibaba.

Un área que frenaba masivamente los mercados de capital en tierra de China era la calidad de sus agencias de calificación. A principios de este año, Fitch Ratings recibió una licencia para iniciar una filial china para calificar bonos en China, siguiendo los pasos de S&P Global el año pasado.

La mayor disposición para abrir los mercados financieros en tierra de China a compañías extranjeras puede ser una de las razones por las cuales Beijing no cede a la hora de imponer la ley de seguridad nacional sobre Hong Kong. Con suficientes bancos extranjeros, firmas de inversión y proveedores de pagos en su conjunto, Beijing tiene menos necesidad de que Hong Kong actúe como una tubería financiera entre China y Occidente.

La realidad es que los funcionarios y legisladores estadounidenses tienen mucho trabajo por hacer para mantener a las empresas estadounidenses en casa. Si la administración se toma en serio la inversión de esta tendencia en curso, se deben establecer leyes e incentivos económicos, más allá de la retórica o la obligación moral. Y rápido.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de La Gran Época.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Informe Especial: La conexión de la pandemia con Wall Street

TE RECOMENDAMOS