¿A quién tiene como siguiente objetivo John Durham?

Por Hans Mahncke
30 de Mayo de 2022 4:56 PM Actualizado: 30 de Mayo de 2022 4:56 PM

Análisis de noticias

El juicio del abogado de la campaña de Clinton, Michael Sussmann, está llegando a su fin, pero en lugar de proporcionar respuestas definitivas a los orígenes del engaño del Rusiagate, el juicio ha arrojado muchos nuevos misterios y preguntas sin respuesta.

El relato general del juicio de Durham fue que el FBI fue engañado por Sussmann cuando les presentó datos que supuestamente vinculaban a Trump con el Kremlin a través del Alfa Bank ruso. Puede haber sido la única estrategia viable de Durham, dado el hecho de que se enfrentaba a un jurado de doce residentes de Washington D.C., una ciudad donde los demócratas superan en número a los republicanos en una proporción de 20 a 1.

¿Qué significa todo esto para Durham? ¿Podrá ahora dar un giro de 180 grados y perseguir al FBI, al que ha calificado de víctima durante las dos últimas semanas? ¿Puede perseguir a los socios de Sussmann, como el ejecutivo tecnológico Rodney Joffe? ¿Y qué pasa con Hillary Clinton, que, según hemos sabido, dio autorización al plan para difamar a Trump?

El caso Danchenko

La preocupación más inmediata de Durham será su segundo gran caso, el de la principal subfuente de Christopher Steele, Igor Danchenko.

Danchenko fue acusado en noviembre de 2021 por mentir al FBI, el mismo tipo de cargo al que se enfrentó Sussmann. En concreto, Danchenko habría mentido sobre sus propias fuentes, inventando una conversación con Sergei Millian, un hombre al que nunca conoció, y ocultando al FBI sus conversaciones con el consultor de Clinton Charles Dolan.

Hay una serie de diferencias cruciales entre la situación de Sussmann y la de Danchenko. La más importante es que Danchenko fue acusado en Virginia, no en Washington D.C. Eso significa que el jurado será más favorable a Durham.

El analista ruso Igor Danchenko es perseguido por los periodistas mientras sale del juzgado estadounidense Albert V. Bryan después de ser procesado el 10 de noviembre de 2021, en Alexandria, Virginia. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Al igual que Sussmann, Danchenko habló con el FBI en Washington pero, a diferencia de Sussmann, luego repitió sus mentiras en su casa de Virginia cuando el FBI acudió para realizar entrevistas de seguimiento. El hecho de que Durham eligiera acusar a Danchenko en Virginia, donde se repitieron las mentiras, en lugar de hacerlo en Washington, donde se dijeron por primera vez, nos da una idea de cómo ve Durham el grupo de jurados de Washington.

La segunda gran diferencia es que Danchenko está acusado de cinco mentiras, no solo de una. De hecho, un análisis de la única transcripción de la entrevista de Danchenko disponible públicamente parece mostrar otras mentiras. Sin embargo, Durham solo acusó de cinco, quizás porque tiene grabaciones de audio de esas mentiras, lo que sería otra diferencia entre los casos Sussmann y Danchenko.

Por último, Danchenko no goza del privilegio del Partido Demócrata. Sussmann es un abogado del Partido Demócrata de gran poder y con buenas conexiones que representó a Clinton y que él mismo está representado por un equipo de abogados de gran poder.

Ya sea a propósito o por coincidencia, la mayoría de las decisiones del juez Christopher Cooper, designado por Obama, fueron a favor de Sussmann. Cooper está casado con Amy Jeffress, una exfuncionaria del Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) y abogada de Lisa Page. Page estuvo al frente y en el centro de la investigación del FBI sobre Trump y Rusia. El matrimonio de Cooper fue oficiado por el fiscal general de Obama, Merrick Garland, el hombre que supervisa Durham.

La situación de Danchenko es muy diferente. Es un ciudadano ruso con pocas conexiones. No habrá privilegios especiales y probablemente será condenado.

El juicio de Danchenko se celebrará en octubre y Durham se enfrenta a una serie de obligaciones para la presentación de pruebas el próximo mes. Pero una vez que tenga esos asuntos bajo control, probablemente pasará a un pez más grande.

¿Perseguirá Durham a los consultores privados?

La pregunta que se plantea es si esos peces gordos implicarán a alguien más grande que Sussmann, quien, después de todo, fue uno de los principales abogados de la campaña de Clinton. Hay dos grandes categorías de personas que pueden estar en la mira de Durham.

En primer lugar, hay actores privados, personas ajenas al gobierno que impulsaron las calumnias de la campaña de Clinton contra Trump. Una serie de agentes de Clinton fueron implicados como parte del caso contra Sussmann, incluyendo a Joffe, el abogado principal de la campaña de Clinton, Marc Elias, y los cofundadores de Fusion GPS, Peter Fritsch y Glenn Simpson. Fusion GPS es la empresa de consultoría política que se coordinó con Sussmann para impulsar historias falsas sobre Trump en los medios de comunicación.

También hemos escuchado el testimonio de que la propia Clinton dio luz verde al plan para utilizar a la prensa para difamar a Trump con falsas acusaciones de colusión con Rusia. Pero, ¿se enfrentará alguna de estas personas a las consecuencias?

Robby Mook, jefe de campaña de la candidata presidencial demócrata, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, habla a bordo del avión de campaña electoral mientras viaja a Cedar Rapids, Iowa, el 28 de octubre de 2016. (Justin Sullivan/Getty Images)

La persona que probablemente esté en el punto de mira de Durham es Joffe, a quien, sorprendentemente, se le ofreció un alto cargo en el gobierno en caso de una victoria electoral de Clinton, lo que puede haber sido lo que le motivó a involucrarse en la trama. Joffe fue también la persona que llevó los datos falsos de Alfa Bank a su abogado, Sussmann, quien posteriormente los llevó al FBI.

Durante las dos últimas semanas supimos que después de poner las cosas en marcha con Sussmann, Joffe tomó las riendas de la situación llevando los mismos datos falsos de Alfa que Sussmann llevó al abogado general del FBI, Baker, al agente del FBI Tom Grasso. Joffe le dijo a Grasso que había obtenido la información de un periodista y que Grasso debía mantener el nombre de Joffe en secreto.

En esencia, con la ayuda de Sussmann, Joffe estaba creando la apariencia de dos flujos de información separados en el FBI, cuando en realidad todos los datos falsos procedían del propio Joffe. El plan era sencillo, eficaz y retorcido. Primero, Sussmann conseguía que el FBI investigara a Trump, y luego Joffe entraba “independientemente” para respaldar la historia falsa de Sussmann.

Durante el testimonio de Grasso también se reveló que Joffe era una fuente humana confidencial para el FBI y que trabajaba en “asuntos cibernéticos relacionados con Rusia”. Hubo al menos una sugerencia de que Joffe podría haber tenido un papel en el análisis del presunto hackeo ruso del Comité Nacional Demócrata en mayo de 2016. Si Joffe estuvo involucrado en la configuración de la narrativa del presunto hackeo, arrojaría aún más dudas sobre la conclusión endeble, aunque prevaleciente, de que el gobierno ruso fue el responsable.

Hasta ahora, Joffe no ha sido acusado de ningún delito. Sin embargo, la semana pasada se supo que Joffe engañó al FBI sobre la procedencia de los datos de Alfa. En segundo lugar, ocultó al FBI sus conexiones con Sussmann y la campaña de Clinton. Pero esas dos presuntas mentiras ocurrieron en 2016 y ahora han caducado en virtud de la ley de prescripción de cinco años.

¿Por qué no se acusó a Joffe? Hay dos posibilidades: O bien Durham metió la pata y dejó que la ley de prescripción caducara o Durham tiene en mente cargos mucho más graves para Joffe que mentir al FBI. Durham ha cometido errores, pero es poco probable que se equivoque. Un fraude importante contra el gobierno de los Estados Unidos tiene un plazo de prescripción de siete años y puede ser lo que Durham está contemplando para Joffe.

¿Qué pasa con Clinton y sus principales lugartenientes? No se ha dicho mucho sobre Jake Sullivan, el asesor de política exterior de la campaña de Clinton en 2016 y actual asesor de seguridad nacional que impulsaba el engaño de Rusia durante la campaña de 2016.

Sin embargo, el director de campaña de Clinton, Robby Mook, estuvo en el estrado de los testigos. Testificó que Clinton fue informada personalmente sobre el disparate de Trump y Rusia y dio luz verde para entregar la información a los medios de comunicación. Si bien la admisión de Mook es significativa en el sentido de que, por primera vez, hay pruebas inequívocas que vinculan directamente a Clinton con el engaño del Rusiagate, no es un delito mentir a los medios de comunicación. Mook afirmó que no sabía que los datos falsos se estaban entregando al FBI, ni afirmó que Clinton lo supiera.

¿Perseguirá Durham a los actores públicos?

Eso todavía deja a los actores públicos, en particular a personas como el exdirector del FBI James Comey, el ex subdirector del FBI Andrew McCabe y el exdirector de contraespionaje del FBI Peter Strzok.

A través de los abogados de Sussmann —que pasaron la mayor parte del tiempo poniendo en duda al FBI— descubrimos que la dirección del FBI estaba apoyando el falso escándalo. Un mensaje de texto interno reveló lo siguiente:

La gente del séptimo piso, incluido el director, está como locos con este servidor”.

El exdirector del Buró Federal de Investigación James Comey llega al edificio Rayburn House Office para testificar ante los comités de Justicia y de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes en el Capitolio, en Washington, el 17 de diciembre de 2018. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

A pesar de que los analistas cibernéticos del FBI habían descartado los datos del servidor de Sussmann por considerarlos irrisorios, los dirigentes del FBI abrieron una investigación completa sobre el asunto, que luego cedieron al agente principal de la oficina del FBI en Chicago, Curtis Heide. Esto es importante porque Heide está actualmente bajo investigación del Departamento de Justicia por ocultar pruebas exculpatorias de la investigación, otro hecho que se reveló durante el juicio. Resulta que Heide también estaba a cargo de la investigación del asesor de la campaña de Trump de 2016, George Papadopoulos, y fue el oficial que lo arrestó cuando se allanó la casa del hombre de confianza de Trump, Roger Stone, en Florida.

Los abogados de Sussmann expusieron el caso de que el FBI no fue engañado sino que estaba en la estafa, diciendo al jurado: “No querían saber“. Aunque el equipo de Sussmann mantuvo que su cliente no era responsable, es notable que los abogados de alto poder de Washington admitieran que el FBI promovió el engaño de Rusia.

El recién instalado director interino del FBI, Andrew McCabe, testifica ante el Comité de Inteligencia del Senado en el Capitolio en Washington, DC, el 11 de mayo de 2017. ( JIM WATSON/AFP vía Getty Images)

El equipo de Sussmann también obtuvo pruebas de que la dirección del FBI impidió que los agentes de campo entrevistaran a David Dagon, un experto en tecnología que ayudó a Joffe a reunir los datos de Alfa, presuntamente porque la dirección del FBI no quería interferir en las elecciones de 2016. Si los agentes del FBI hubieran entrevistado a Dagon —que ahora coopera con Durham— probablemente habrían descubierto el papel de Joffe en la trama.

También sabemos que McCabe mintió a sus supervisores del Departamento de Justicia en marzo de 2017 sobre la investigación sobre Rusia, cuyo fundamento se había desmoronado por completo en ese momento. No fue acusado a pesar de que Durham ha tenido acceso a los documentos que prueban que McCabe mintió. Esos documentos han sido hechos públicos ahora por el equipo de Sussmann, pero es demasiado tarde para acusar a McCabe, ya que ha transcurrido el plazo de caducidad de cinco años.

El mismo plazo de prescripción se aplica también a las declaraciones de Comey ante el Congreso en marzo de 2017, cuando habló de la investigación sobre Rusia a pesar de saber que ya no tenía ninguna base. Además, ya sabíamos que Strzok mintió a sus supervisores del Departamento de Justicia sobre cómo se inició toda la investigación, otra mentira que ya ha caducado.

El agente del FBI Peter Strzok durante su testimonio ante el Congreso el 12 de julio de 2018. Strzok supervisó tanto la investigación del FBI sobre el uso de Hillary Clinton de un servidor de correo electrónico privado como la investigación de contrainteligencia sobre la campaña de Donald Trump. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Dadas estas circunstancias, ¿por qué no se acusó a nadie? La respuesta puede ser simplemente que Durham está efectivamente acorralado y se limita a perseguir a actores privados. Aparte de contar con un equipo muy básico y un presupuesto limitado, Durham trabaja bajo el mando del Departamento de Justicia de Biden, que está dirigido por el fiscal general Garland, cuya consejera es Margaret Goodlander, que resulta ser la esposa de Sullivan. Es muy difícil enfrentarse a los actores del gobierno en estas circunstancias. Esto podría cambiar si los republicanos ganan el control de la Cámara en noviembre y proporcionan a Durham protección política. Pero, dado que la mayoría de los delitos han caducado, este hecho podría llegar demasiado tarde para Durham.

Sin embargo, el juicio de Sussmann logró al menos dos éxitos importantes. En primer lugar, ahora tenemos pruebas documentadas en forma de un mensaje de texto interno de que Comey y su grupo de líderes del FBI estaban tratando de atrapar a Trump. En segundo lugar, el juicio reveló que la propia Clinton dio autorización al plan para difamar a Trump con falsas afirmaciones de colusión con Rusia.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.