Administración Trump insta a universidades de EE. UU. a retirarse de inversiones en empresas chinas

Por Emel Akan
20 de Agosto de 2020
Actualizado: 20 de Agosto de 2020

WASHINGTON— El Departamento de Estado de Estados Unidos emitió una carta el 18 de agosto en la que advierte a las universidades e instituciones de educación superior estadounidenses sobre la “creciente amenaza de influencia autoritaria” del régimen chino en los campus de Estados Unidos.

La carta también instó a las instituciones a quitar las sociedades anónimas chinas de sus fundaciones.

“Las juntas directivas de los fondos patrimoniales de su institución tienen la obligación moral, y tal vez incluso un deber fiduciario, de garantizar que su institución tenga inversiones limpias y fondos patrimoniales limpios”, escribió Keith Krach, subsecretario de estado para el crecimiento económico, energético y medioambiental, en la carta dirigida a las juntas directivas de las universidades estadounidenses.

“Les insto a desinvertir en las empresas que están en la lista de entidades o que contribuyen a violaciones de derechos humanos”.

Este año, el gobierno de EE. UU. agregó a una “lista de entidades” decenas de entidades chinas que tienen un historial de violaciones de derechos humanos o que están involucradas en actividades militares y armas de destrucción masiva. Estas empresas tienen prohibido comprar tecnología estadounidense a menos que tengan una licencia.

Los fondos de universidades e institutos superiores han invertido miles de millones de dólares en empresas chinas, según un artículo de Bloomberg.

Krach, en la carta, pidió a las universidades que revelen pública e “inmediatamente” todas las empresas chinas en las que han invertido sus fondos patrimoniales, especialmente las que están en fondos indexados de mercados emergentes.

A diferencia de un fondo gestionado activamente, un fondo indexado imita un punto de referencia como el S&P 500 o el MSCI Emerging Markets. Muchos fondos invierten en acciones chinas indirectamente a través de fondos indexados de mercados emergentes. Trillones de dólares en todo el mundo siguen pasivamente esos índices.

En los últimos meses, la Casa Blanca y el Congreso han pedido una mayor supervisión de las empresas chinas que cotizan en Estados Unidos, especialmente después del escándalo contable de Luckin Coffee, una cadena de cafeterías china. Las acciones de la compañía se desplomaron y se retiraron de la lista de Nasdaq después de que se descubriera su fraude contable en enero de este año.

Los reguladores estadounidenses se han quejado durante mucho tiempo de la incapacidad de inspeccionar los documentos de trabajo de auditoría de las empresas chinas que cotizan en Estados Unidos. Para abordar los riesgos que plantean estas empresas, un grupo de trabajo designado por el presidente Donald Trump el 6 de agosto publicó un informe con una lista de recomendaciones.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, indicó el 10 de agosto que la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) adoptaría las recomendaciones del grupo de trabajo. Las nuevas reglas garantizarían que las empresas extranjeras cumplan con las normas de auditoría estadounidenses para el 1 de enero de 2022. Si no lo hacen, enfrentarían el riesgo de ser excluidas de las bolsas estadounidenses.

“En consecuencia, los consejos de administración de fondos universitarios de EE. UU. serían prudentes al retirarse de las acciones de las empresas de la RPC  [República Popular China] en el resultado probable de que los estándares de cotización mejorados conduzcan a una exclusión total de las empresas de la República Popular China de las bolsas de EE. UU. para fines del próximo año”, decía la carta. “Mantener estas acciones también conlleva los altos riesgos asociados con que las empresas de la República Popular China tengan que reajustar las finanzas”.

Empresas chinas como PetroChina, Alibaba Group y Tencent se verán obligadas a cumplir con los nuevos estándares o perderán acceso a los mercados de capital más grandes del mundo.

Como parte de un esfuerzo por proteger a los inversores estadounidenses y sus ahorros para la jubilación de los riesgos que plantean las empresas chinas, el Senado de Estados Unidos aprobó una legislación bipartidista, la Ley de Responsabilidad de Empresas Extranjeras, por consentimiento unánime en mayo. El proyecto de ley aún espera una votación en la Cámara.

Un portavoz de la Asociación de Juntas Directivas de Universidades y Facultades se negó a hacer comentarios para The Epoch Times, declarando que el equipo de políticas del grupo todavía está revisando y considerando la carta del Departamento de Estado.

La carta también instó a las escuelas a revisar sus relaciones con los Institutos Confucio respaldados por China y a protegerse contra los esfuerzos del régimen chino por robar la propiedad intelectual de Estados Unidos.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Qué es el comunismo y cuál es su objetivo?

TE RECOMENDAMOS