Agentes de la CBP incautan 30,000 collares “Made in China” que alegaban protección contra COVID-19

Por Eva Fu
30 de Mayo de 2021
Actualizado: 30 de Mayo de 2021

Los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos se incautaron recientemente de 30,000 collares falsificados de fabricación china que decían proteger a quienes los llevaban de la COVID-19.

Los agentes describieron los collares como algo similar a unos cordones con un paquete azul. Los paquetes están llenos de dióxido de cloro que, según dicen, “crea una nube antibacteriana” que mantiene alejado el virus.

A pesar de lo que los dispositivos presumen de conseguir, la exposición prolongada al dióxido de cloro puede suponer riesgos para la salud y la seguridad. Los efectos secundarios, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, incluyen dificultades respiratorias e irritación.

Los agentes fronterizos descubrieron los collares en un remolque con destino a México en el puerto de entrada de Mariposa, en Nogales (Arizona), según anunció la CBP en un comunicado de prensa el 27 de mayo. El cargamento contenía tres palés de collares, que la CBP había incautado por violar las leyes federales sobre pesticidas.

Los Centros de Excelencia y Experiencia Farmacéutica de la CBP dijeron que los collares tienen un valor total de 479,700 dólares, es decir, unos 16 dólares cada uno. La agencia también se incautó de artículos con marcas falsificadas en el remolque, incluyendo camisetas, calzado y textiles, cuyo valor estiman en unos 24,000 dólares.

El incidente tuvo lugar el 16 de abril, aunque la agencia no lo hizo público hasta el jueves.

En el envoltorio de los collares había palabras como “virus shut out” —el nombre del collar—, “bloquea los virus y las bacterias”, e instrucciones para “llevarlo alrededor del cuello para bloquear las bacterias”.

Un cargamento de los dañinos productos “Virus Shut Out”, que se comercializan para proteger contra la COVID-19 y contienen el peligroso pesticida dióxido de cloro, llega a Louisville (Kentucky) procedente de Hong Kong en septiembre de 2020. (CBP)

La parte trasera del producto también contenía 16 advertencias. Decía que los usuarios no debían ponérselo en la ropa interior para evitar el contacto directo con la piel, ni utilizarlo mientras dormían.

Señalaba que la “eficacia de este producto está sujeta a las condiciones de uso”, y advertía a las personas que “tuvieran cuidado con su ropa”, ya que “este producto tiene la función de blanquear”.

El fabricante del producto es Yiwu Haoyi Biotechnology Co. Ltd., de la ciudad de Yiwu de Zhejiang, una provincia costera del sureste de China y un importante centro de fabricación del país. La empresa no parece tener una página web ni en chino ni en inglés.

China ha sido una de las principales fuentes de entrada de productos falsos en el mercado estadounidense. Los datos del Departamento de Seguridad Nacional mostraron que la CBP realizó 27,599 incautaciones de artículos falsificados en el año fiscal 2019, de los cuales el 48 por ciento procedía de China, y el 35 por ciento de Hong Kong.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza señaló que esta mascarilla falsificada procedente de China, incautada el 7 de abril de 2021, infringe la marca del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (NIOSH). (CBP)

China representó alrededor del 51 por ciento de los productos falsificados o de calidad inferior relacionados con la COVID-19 desde octubre de 2019 hasta el 30 de septiembre del año pasado. Esto incluye más de 12.7 millones de mascarillas y más de 177,000 kits de tests de virus no aprobados.

En los últimos dos meses, la CBP también incautó monedas falsas procedentes de China valoradas en 685,000 dólares, así como más de 171,000 mascarillas N95 chinas fraudulentas que tenían como destino el estado de Nueva York.

La CBP advierte que los productos falsos suelen ser de calidad inferior. “Las etiquetas despegadas, la tinta de baja calidad o los errores de impresión en el envase, y los artículos sueltos en la caja pueden ser señales de que el producto que ha comprado puede no ser legítimo”, señala.

En el caso de las prendas de vestir y los bolsos, los consumidores pueden distinguir uno falso de uno auténtico por sus costuras deficientes y por los “logotipos de tamaño o diseño inadecuados”, mientras que los productos electrónicos falsificados suelen tener una batería de corta duración y se sobrecalientan con regularidad, señaló la CBP.

La simple regla general, añadió, es recordar que “si el precio de un producto parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente sea [falso]”.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS