Alcachofas rellenas de atún y queso pecorino

Por GIULIA SCARPALEGGIA
24 de Marzo de 2020 Actualizado: 24 de Marzo de 2020

Las verduras rellenas son un elemento básico en nuestro repertorio de cocina familiar. Las berenjenas generalmente se rellenan con carne, los pimientos con arroz y las alcachofas y calabacín con atún enlatado, al menos según mi abuela. Una vez que los pruebes, vas que estar de acuerdo con ella.

Estas son las alcachofas rellenas de atún y queso de oveja de mi abuela, verduras redondas y rechonchas con un relleno suave y sabroso, cocinadas con gajos de papa en agua y aceite de oliva. El agua, al evaporarse, vaporizará y cocinará las alcachofas, y el aceite de oliva restante en la olla las dorará, convirtiendo las hojas exteriores en chips crujientes. Las papas blandas doradas son una ventaja.

Te quedará un aceite de oliva de color verde oscuro que hará que las alcachofas brillen, y también es tan sabroso que necesitarás mucho pan para limpiarlo directamente de la sartén. Incluso lo lamerás de tus dedos.

Para 4 personas

  • 1 limón, cortado a la mitad
  • 8 alcachofas
  • 1 1/3 taza de atún enlatado en aceite de buena calidad, escurrido
  • 1/2 taza de pan rallado
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • 2 huevos batidos
  • 2 cucharadas de queso añejado pecorino toscano o romano, rallado
  • Sal y pimienta negra recién molida al gusto
  • 3 papas medianas
  • 2 tazas de agua
  • 1/2 taza de aceite de oliva virgen extra

Exprima las mitades de limón en un recipiente con agua y e introduzca las mitades. Limpie las alcachofas, quitando las capas exteriores duras y los tallos. Frote los corazones de alcachofa con una mitad de limón y sumérjelos en el recipiente con agua. Ponga a un lado y prepare el relleno.

En un tazón, mezcle el atún escurrido, el pan rallado, el perejil, los huevos y el queso pecorino. Condimentar con sal y pimienta.

Abra suavemente cada alcachofa desde el centro con las manos, saque los “estarters” si es necesario y llénelos con el relleno de atún.

Acomode las alcachofas en una olla profunda con un fondo plano, lo suficientemente grande como para que quepan todas.

Pele las papas y córtelas en trozos, luego colóquelas alrededor de las alcachofas para sostenerlas y evitar que se caigan mientras se cocinan. Sazone las papas con sal, luego vierta el agua y el aceite de oliva virgen extra en la olla.

Cocine las alcachofas a fuego medio-bajo, cubra con una tapa durante aproximadamente una hora.

Puedes servir las alcachofas de inmediato o al día siguiente; puede recalentarlas y serán aún más sabrosas.

 

Descubra a continuación

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

TE RECOMENDAMOS