Ambición fría: China ve el Ártico como una nueva frontera

Por Andrew Thornebrooke
10 de Octubre de 2021
Actualizado: 10 de Octubre de 2021

Análisis de noticias

Cortan el agua como gigantescos tiburones de acero, el frío rocío del océano empaña sus cascos grises. Cuatro buques de guerra chinos, erizados de misiles, se abren paso a través de las gélidas aguas del estrecho de Bering, a menos de 50 millas de las costas estadounidenses. Sus intenciones son desconocidas.

Para muchos estadounidenses, este escenario es una perspectiva inquietante. Sin embargo, es una realidad y puede convertirse pronto en la norma en las relaciones sino-estadounidenses.

Los guardacostas de Estados Unidos lo descubrieron cuando se toparon inesperadamente con una flotilla de la Marina del Ejército Popular de Liberación (PLAN), a escasas 46 millas del territorio estadounidense el 31 de agosto de este año. Era lo más cerca que el PLAN había llegado a suelo estadounidense desde 2015, cuando se aventuró por primera vez en el Ártico.

En aquella ocasión, los buques se desplazaron finalmente a solo 12 millas de suelo estadounidense.

Estos incidentes, por alarmantes que parezcan, son totalmente legales. Las aguas territoriales de EE. UU. terminan a solo 12 millas de la costa y, aunque EE. UU. conserva los derechos económicos exclusivos bajo el mar hasta la marca de las 200 millas, todo el tráfico marítimo internacional está permitido en la superficie.

Es este marco legal el que el Partido Comunista Chino (PCCh) pretende explotar actualmente ante la escena mundial. La reciente travesía del estrecho de Bering, un estrecho punto de estrangulamiento entre Rusia y Alaska, no fue una amenaza ociosa, sino un mensaje estratégico minuciosamente elaborado: ustedes llegaron a nuestras costas, ahora nosotros podemos llegar a las suyas.

Pero, ¿cómo se convirtió el invernal Ártico en un caldo de cultivo para la rivalidad y el conflicto internacional entre Estados Unidos y China? ¿Y qué espera conseguir allí el Partido Comunista Chino?

El buque de investigación y rompehielos chino Xuelong llega a Xiamen, provincia de Fujian, en el sur de China, el 27 de junio de 2010, para dirigirse al Ártico, una región muy codiciada por Beijing, hambrienta de energía, por sus suministros de petróleo y gas natural aún sin explotar. (STR/AFP vía Getty Images)

Una vieja frontera, otra vez nueva

Para responder a estas preguntas, no hace falta mirar más allá de la crisis mundial de recursos estratégicos y de los ricos almacenes de riqueza natural que han estado secuestrados en el Ártico hasta hace poco.

“No importa dónde se mire en el mundo, los recursos son cada vez más escasos”, dijo Ryan Burke, profesor asociado del Departamento de Estudios Militares y Estratégicos de la Academia de la Fuerza Aérea de EE. UU.

Según Burke, que también es codirector del Proyecto 6633 centrado en el Ártico en el Instituto de Guerra Moderna de West Point, el afán por los recursos en un mundo cada vez más poblado e interconectado está impulsando nuevas empresas diplomáticas y económicas, ya que las naciones de todo el mundo sienten la presión de adquirir los recursos necesarios para mantenerse y crecer.

Esto es más cierto en el caso de China que en el de la mayoría, y Burke cree que el empuje de China hacia las gélidas aguas del norte está impulsado por una necesidad casi perversa de saciar el consumo de la China continental.

“Gran parte de ello está estimulado por el impulso de los recursos”, dijo Burke. “En el espectro de intereses particulares de China, no creo que este país sea ni de lejos tan poderoso como muchos afirman que es. Pero creo que también por eso debemos preocuparnos por China y estar atentos a sus intereses e intenciones”.

Burke explicó que, a pesar de las concepciones populares, cree que la mayoría de los indicadores de poder demuestran que China va por detrás de las demás grandes potencias debido a una apretada restricción de recursos.

Señaló la tendencia de los analistas a considerar solo las capacidades brutas de producción de China en lugar de medir esas capacidades en relación con el consumo y la población de la nación.

“Son tan voraces en su consumo y en su necesidad de seguir satisfaciendo las tasas de consumo de su población, que eso les convierte en una amenaza por varias razones”, dijo Burke.

“Saben que necesitan recursos. Saben que necesitan expandirse a otras regiones del mundo para saciar esa sed”.

El Ártico alberga una inmensa variedad de recursos naturales vitales para un Estado en esa situación. El petróleo, el gas natural, los metales de tierras raras, los diamantes y los caladeros prístinos se encuentran en la región, y son estos recursos con los que China busca ahora saciar su apetito.

Por eso se ha lanzado al nuevo crisol del Ártico, aunque tal empresa habría sido impensable hace solo unas décadas.

Históricamente, el Ártico suponía para la humanidad una especie de peligro infranqueable. El Paso del Noroeste, que atraviesa el Ártico desde el Atlántico hasta el Pacífico, fue navegado por primera vez a principios del siglo XX, y hasta hace muy poco solo lo atravesaban un puñado de barcos cada año.

En el siglo XXI, sin embargo, el cambio climático ha contribuido a aumentar el deshielo durante los meses más cálidos del año. Esto, combinado con la mejora de las tecnologías para romper el hielo, ha permitido que aumente el flujo de buques comerciales, científicos y militares en la región, alterando una realidad geográfica y estratégica vigente desde hace tanto tiempo como la propia humanidad.

Así pues, es en la antigua frontera donde China está buscando su última aventura, y donde espera asegurar su visión de una futura hegemonía global.

También es aquí donde Burke cree que la cooperación internacional se transformará inevitablemente en rivalidad, y esa rivalidad en conflicto.

“Esta es una región de rivalidad estratégica en evolución”, dijo Burke.

“El conflicto es algo inevitable en el Ártico, y China va a estar en el centro de este conflicto en el futuro”.

Una foto tomada el 5 de mayo de 2016 muestra el lugar de construcción del puerto de Sabetta en la línea de costa del mar de Kara (península de Yamal) junto al círculo polar ártico, a unos 2450 km de Moscú. Yamal LNG —que se pondrá en marcha en 2017— es una planta de gas natural licuado con una capacidad prevista de 16.5 millones de toneladas al año y está valorada en 27,000 millones de dólares. Está situada en la península de Yamal, una región ártica de Siberia que es una región clave en la producción rusa de petróleo y gas. (Kirill Kudryavttsev/AFP vía Getty Images)

Un dominio disputado

Hay otros bienes comunes disputados más allá del Ártico, esas regiones que incluyen el espacio aéreo, el alta mar y el espacio exterior, todos ellos sin gobierno o sin reclamaciones territoriales, donde las naciones pueden competir abiertamente por los recursos y la primacía.

“Por eso [China] se está extendiendo a lugares como el Ártico”, dijo Burke. “Se trata de bienes comunes estratégicos y disputados que aún no han sido reclamados y puede que nunca lo sean, dadas las realidades del entorno. Sin embargo, hay recursos allí en el medio ambiente y hay oportunidades de explotación que vienen con eso”.

Quizás el más notable de estos lugares comunes sea el Indo-Pacífico, donde Estados Unidos y sus aliados han entablado diálogos y acuerdos de seguridad en abundancia, todos ellos destinados a mantener una región “libre y abierta”, que garantice el acceso a las aguas internacionales y el comercio dentro del espacio común.

La mayoría de la gente es ahora consciente del creciente enfrentamiento militar entre China y el resto del mundo en el Indo-Pacífico y de los peligros que conlleva. Pero Burke cree que el riesgo de un conflicto no mitigado puede ser en realidad mayor en el Ártico.

Esto se debe a que, a diferencia del Indo-Pacífico o de otras grandes regiones comerciales, hay pocas naciones con fuertes vínculos con el Ártico.

De hecho, solo las costas de cinco naciones bordean el Océano Ártico y solo tres más poseen territorios dentro del Círculo Polar Ártico. Los estados litorales del Ártico son Canadá, Dinamarca, Noruega, Rusia y Estados Unidos, conocidos coloquialmente como los Cinco del Ártico. Los otros son Finlandia, Islandia y Suecia.

Esto significa que hay menos obstáculos internacionales para una posible escalada de las tensiones, ya que un menor número de ojos e intereses da lugar a menos controles y equilibrios entre los países que participan en la región.

Es importante destacar que el hecho de que la mayoría de las naciones con vínculos con el Ártico sean estados comparativamente más débiles también significa que la región está madura para ser explotada a través de iniciativas de poder blando, ya sean diplomáticas, económicas o científicas.

Resulta que China está invirtiendo mucho en este tipo de iniciativas en sus intentos de introducirse en el Ártico. La nación ha construido varias estaciones de investigación en toda la región, y sigue invirtiendo en grandes proyectos de infraestructura en Canadá y otros lugares, proporcionándose a sí misma potenciales palancas de influencia futura.

Algunos han calificado el impulso para desarrollar lazos en el Ártico como una “ofensiva de encanto“, destinada a que China desarrolle lazos duraderos en una región que no reclama. Otros han señalado que la presencia civil china podría reforzar las futuras capacidades militares en la región debido a la llamada política de “doble uso” de China, según la cual todas las empresas científicas y económicas están destinadas a mejorar también los proyectos estatales o militares.

Con este fin, China parece estar en todas partes en el Ártico, o al menos quiere ser vista como tal. Pero sigue habiendo un fallo crítico en este enfoque: China no es ahora, ni ha sido nunca, un Estado del Ártico.

Guardias fronterizos de la policía paramilitar china entrenan en la nieve en el Condado de Mohe, en la provincia nororiental china de Heilongjiang, en la frontera con Rusia, el 12 de diciembre de 2016. Mohe es el punto más septentrional de China, con un clima subártico en el que los guardias fronterizos operan con temperaturas de hasta 36 grados bajo cero. (STR/AFP vía Getty Images)

El Estado ártico que no fue

Para aumentar el éxito de sus intentos de acceder al Ártico y aprovechar su poder blando, China se declaró “Estado casi ártico” en 2012. Fue una estratagema de influencia, sin duda, pero que funcionó bastante bien al abrir canales diplomáticos con varios estados árticos reales.

“Desde el punto de vista de la territorialidad, China no es un estado ártico”, dijo Burke. “Crearon esta cuasi etiqueta de legitimidad y se autoproclamaron ‘estado cercano al Ártico’. Ese no es un término real. Es un término autoidentificado. Es un término completamente irrelevante e inventado. Es la diplomacia de la identidad en su máxima expresión”.

“El hecho de que se etiqueten a sí mismos como un Estado casi ártico dice mucho de sus intereses estratégicos más amplios y de lo que en última instancia quieren hacer en la región”.

Alex Gray, investigador principal de asuntos de seguridad nacional en el Consejo de Política Exterior Estadounidense, que fue antiguo ayudante del presidente y jefe de Gabinete del Consejo de Seguridad Nacional, dijo que las inversiones y las investigaciones civiles de China apuntaban efectivamente a una mayor ambición en el Ártico, así como a un peligro potencial.

“Está la cuestión de si hay un componente de doble uso, porque mucho de lo que China ha hecho económicamente en todo el mundo ha sido un facilitador de la actividad militar”, dijo Gray.

“Tenemos que ser muy conscientes de que cualquier cosa que los chinos hagan en el aspecto científico tendrá muy probablemente un componente económico, y cualquier cosa en el aspecto económico tiene muy probablemente un componente militar y diplomático”, añadió Gray. “Realmente ven estas cosas como algo vinculado”.

Como posible advertencia de lo que está por venir, Gray describió cómo China trabajó anteriormente para ampliar su influencia militar directamente en aguas europeas mediante inversiones económicas en el puerto griego del Pireo.

Tras adquirir una participación mayoritaria en el puerto, la PLAN comenzó a hacer escalas en las terminales operadas por los gestores chinos, estableciendo efectivamente una presencia naval en el corazón del Mediterráneo, y además reclutó a Huawei Technologies para establecer allí nuevos sistemas de comunicaciones.

“Si se observa el comportamiento de China a nivel mundial a través de la Franja y la Ruta, y ahora tienen esta ruta de la seda polar, basándose en el historial que han mostrado a nivel mundial, es un comportamiento muy depredador”, dijo Gray.

“Hay que preguntarse, ¿cómo se han comportado los chinos en las islas del Pacífico? ¿Cómo se han comportado en África? ¿En Sudamérica? ¿En el Caribe? Cuando tengamos ese tipo de visión holística, podremos tomar decisiones sobre cómo debemos acercarnos a ellos [en el Ártico]”.

La amenaza que supone la implicación china en el Ártico parece similar a la de Grecia. Lo que un día es un puerto de escala para barcos comerciales puede ser una base naval al día siguiente. Lo que una semana es una estación de retransmisión científica, al día siguiente es un lugar de comunicación de misiles.

En este sentido, Burke advirtió que Estados Unidos no frenará el aumento de la influencia de China en la región solo con palabras duras.

“China ya ha demostrado al mundo que no se acobarda ante el movimiento de dedos en otros lugares del mundo”, dijo Burke. “No se van a acobardar ante el movimiento de dedos en el Ártico”.

“China ve un vacío en el Ártico”, añadió Burke. “Ven una oportunidad en el Ártico. Ven una región que es vista en gran medida como una zona excepcional de paz por la comunidad internacional, un espacio no gobernado que está francamente, maduro para ser tomado. Maduro para la extracción, para la presencia y para la influencia”.

“China está persiguiendo eso para su propio fin”.

El rompehielos nuclear ruso “50 años de victoria” en el Polo Norte el 18 de agosto de 2021. (Ekaterina Anisimova/AFP vía Getty Images)

¿Un Ártico libre y abierto?

Es ese vacío de poder el que ha provocado que naves militares chinas naveguen frente a las costas estadounidenses, lo que hace temer que un acto imprevisto de agresión o, más probablemente, un trágico malentendido, pueda desencadenar algo catastrófico.

Para evitar que eso ocurra, Estados Unidos se está centrando en una política muy cercana a su corazón: un mundo libre y abierto.

Gran parte de la opinión pública estadounidense es consciente del creciente compromiso de la nación con un “Indo-Pacífico libre y abierto”, pero ese impulso, esa plataforma política, no se limita al ámbito de una sola región. De hecho, los documentos de estrategia publicados por el ejército de EE. UU. hace unos meses indicaban un impulso similar para preservar un “Ártico libre y abierto”, con el objetivo de evitar así que la influencia del PCCh corrompa la región y la convierta en un punto de lanzamiento de la ambición desenfrenada de China por dominar los recursos.

Habrá muchos obstáculos en el camino hacia la realización de ese sueño. Uno de los más importantes será el establecimiento de foros internacionales con los que examinar las asociaciones ya existentes de China en la región. A saber, las que mantiene con Noruega, incluida la estación de investigación de Svalbard, un archipiélago situado entre Noruega y el Polo Norte, y un acuerdo portuario en desarrollo al norte del Círculo Polar Ártico, del que no se sabe casi nada.

“No hay ningún foro multilateral que obligue a cumplir con las normas internacionales más amplias en el Ártico”, dijo Gray. “Así que realmente no tenemos ni idea, y no tenemos ningún mecanismo para averiguar lo que está haciendo China en un lugar como Svalbard”.

“Que yo sepa, nadie ajeno a la comunidad científica y gubernamental china ha estado allí”.

Otra es la propia necesidad de Estados Unidos de desarrollar sus alianzas e invertir en asociaciones renovadas con otros estados árticos como Canadá y Dinamarca, cuyos ejércitos conservan una cultura inigualable de clima frío que sería vital para ganar cualquier conflicto aliado en el Ártico.

“Tenemos que comprometernos más con nuestros socios y aliados del Ártico”, dijo Burke.

“Estados Unidos no tiene la experiencia en el Ártico que tienen otros estados como Noruega y Canadá. Ellos tienen el Ártico arraigado en su cultura. Son de clima frío hasta la médula”.

En última instancia, sin embargo, el futuro conflicto en el Ártico puede reducirse a lo desesperadamente hambrienta de recursos que esté la China continental, y a lo dispuesta o no a comprometerse para alcanzar una solución diplomática.

“[China] es un país que debe ser absolutamente la economía más grande y poderosa o más productiva del planeta, dada su reserva de recursos y su capacidad potencial de producir con las masas de población que tiene”, dijo Burke. “Y el hecho de que no sea el número uno, el hecho de que un país que es una cuarta parte del tamaño en términos de población, EE. UU., sea el número uno, es algo que China odia”.

“Odian el hecho de ser el segundo país después de Estados Unidos, y sin embargo son más grandes que éste”.

La ambición de cambiar ese statu quo es quizás lo único que China tiene en abundancia.

“Es simplemente interminable”, dijo Gray. “En lugar de verlo en teatros aislados y separados, la gente tiene que entender realmente que las ambiciones de China son globales. Son globales a una escala que no hemos encontrado al menos desde la Guerra Fría”.

“Esto es solo un ejemplo de lo agresivos y ambiciosos que son, y de lo expansivas que son esas ambiciones”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS