Asalto de China a las libertades de Hong Kong supone una amenaza global, advierte activista

Por Eva Fu
02 de Julio de 2020
Actualizado: 02 de Julio de 2020

La última medida de China para sofocar a Hong Kong mediante una Ley de Seguridad Nacional debería impulsar al mundo a unirse para enfrentar al poder autoritario, dijeron los activistas de Hong Kong a las autoridades de Estados Unidos durante una audiencia en el Congreso el 1 de julio. Ellos advirtieron que si no se le pone freno, el régimen chino se animará para tomar acciones más agresivas más allá de sus costas.

“En realidad estamos enfrentando una lucha mundial”, dijo Nathan Law, un destacado activista de Hong Kong que estudia en la actualidad en la Universidad de Yale, en una audiencia de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el 1 de julio, apenas unas horas después de que la policía de Hong Kong comenzara a hacer detenciones de manifestantes en virtud de la nueva ley.

“Deberíamos tomarnos de la mano y suprimir a estos expansionistas autoritarios”, dijo a continuación añadiendo que “luchar por la democracia” en el primer plano de Hong Kong es “ayudar al mundo a preservar su democracia y sus valores”.

La influencia china ya impregnó la sociedad estadounidense a través de agentes encubiertos, coacción y amenazas abiertas, declararon los activistas.

La popular plataforma de conferencias Zoom, que tiene servidores chinos y emplea a cientos de personas de investigación y desarrollo en China, suspendió recientemente las cuentas de tres activistas en Estados Unidos y Hong Kong por los actos de conmemoración del 31º aniversario de la masacre en la plaza Tiananmen de 1989. Lee Cheuk-yan, un líder sindical y activista social de Hong Kong que testificó en la audiencia, estaba entre ellos.

Zoom rápidamente restableció las cuentas después de una reacción violenta. La empresa admitió que lo hizo bajo instrucciones de las autoridades chinas porque tiene que cumplir con “las peticiones de las autoridades locales”.

La amplia ley de seguridad nacional, implementada justo una hora antes del 23º aniversario del regreso de Hong Kong al gobierno chino, permitirá al régimen chino ejercer más influencia sobre la gente en Hong Kong y en todo el mundo, dijeron los activistas.

A los expertos les preocupa que los términos generales de la ley dejen un amplio margen de maniobra a las autoridades chinas para perseguir a sus críticos. “Provocar el odio” hacia las autoridades chinas o de Hong Kong, según el artículo 38, constituiría un motivo de enjuiciamiento, tanto si las personas residen en Hong Kong o en el extranjero, incluso si tienen pasaportes extranjeros. La pena máxima para los violadores de la ley es la cadena perpetua.

El Buró Federal de Investigaciones informó al representante Chris Smith (R-N.J.), un firme crítico del historial del régimen chino en materia de derechos humanos, de que él sería uno de los funcionarios a los que se aplicaría la nueva ley, dijo el legislador durante la audiencia.

Mientras tanto, Demosisto, un grupo prodemocracia que Law ayudó a fundar, fue una de las varias organizaciones que se disolvieron el martes después de que múltiples activistas de base retiraron su membresía por temor a repercusiones bajo la nueva ley.

Un hombre está siendo arrestado por la policía antidisturbios durante una manifestación contra la nueva ley de seguridad nacional el 1 de julio de 2020 en Hong Kong, China. (Anthony Kwan/Getty Images)

Comentando la ley de seguridad nacional en una rueda de prensa anterior, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, llamó a China “uno de los países menos libres del mundo”.

“El Hong Kong libre era una de las ciudades más estables, prósperas y dinámicas del mundo. Ahora será solo otra ciudad comunista, donde su gente estará sujeta a los caprichos de la élite del Partido. Es triste”, dijo en una conferencia de prensa el miércoles.

La estipulación de la ley que se aplicaría a los no residentes de Hong Kong es “escandalosa y una afrenta para todas las naciones”, dijo, añadiendo que el Departamento de Estado seguirá trabajando para poner fin a los privilegios comerciales diferenciales de la ciudad reconociendo su pérdida de autonomía de China continental.

Estados Unidos prevé restricciones de visa para castigar a los funcionarios del Partido Comunista Chino implicados en la erosión de los derechos humanos y las libertades de Hong Kong. El martes, 27 países, entre ellos el Reino Unido, Francia, Alemania, Japón y Australia, emitieron una declaración conjunta ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, en la que reprendieron la medida de China.

Brian Leung, un estudiante de doctorado de la Universidad de Washington, que huyó a Estados Unidos después de su participación en las protestas del año pasado, instó a la comunidad mundial a no caer en la estrategia de control político del régimen.

“La división entre negocios y política es solo una conveniencia política a los ojos de China”, dijo Leung, agregando que lo más importante es que Estados Unidos se una con otras naciones para contrarrestar su amenaza.

Pompeo, en sus comentarios del martes expresó un sentimiento similar, diciendo que Estados Unidos “continuará construyendo una coalición global que entienda el desafío que la amenaza del Partido Comunista Chino plantea a los pueblos amantes de la libertad en todo el mundo”.

“Esto no es un problema de Estados Unidos y China, es un problema que está entre la libertad y el autoritarismo”, dijo. “Además mientras mantengamos eso en nuestras mentes, estoy seguro de que los pueblos del mundo amantes de la libertad prevalecerán”.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

Más de 300 arrestos en protestas en Hong Kong contra la nueva ley de seguridad china

TE RECOMENDAMOS