Audiencia previa al juicio de teniente coronel Scheller podría celebrarse en secreto

Por Ken Silva
01 de Octubre de 2021
Actualizado: 01 de Octubre de 2021

La audiencia de revisión inicial de la prisión preventiva del teniente coronel Stuart Scheller —el marine estadounidense encarcelado por criticar a altos cargos militares— podría celebrarse en secreto, según ha sabido The Epoch Times.

Una fuente familiarizada con el asunto dijo que los miembros del Congreso y la familia de Scheller buscan asistir a la audiencia, pero la posición de los militares es que tales asuntos deben celebrarse a puerta cerrada. La fuente habló bajo condición de anonimato para evitar reacciones negativas por parte de los militares, pero proporcionó a The Epoch Times documentación que apoya estas afirmaciones.

La oficina de asuntos públicos de la Base del Cuerpo de Marines de Camp Lejeune, en Carolina del Norte —donde Scheller está confinado en una prisión regional— no respondió a las preguntas de los medios de comunicación. El portavoz del USMC, Samuel Stephenson, tampoco respondió a las solicitudes de comentarios, ni el abogado del gobierno, Troy Campbell.

El abogado de Scheller, Brian Ferguson, se negó a hablar públicamente sobre el caso.

Cuando Scheller fue encarcelado inicialmente, un portavoz del USMC dijo que se le “daría todo el debido proceso”.

La audiencia, fijada para el martes, solo decidirá si Scheller debe permanecer en confinamiento. En cualquier caso, los oficiales militares aún deben decidir si presentan cargos contra él.

Scheller acaparó los titulares a finales de agosto por criticar a los altos mandos militares sobre la gestión de la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán. Su primer video se publicó el mismo día en que 13 soldados estadounidenses y más de 100 afganos murieron en un atentado frente al aeropuerto internacional de Kabul.

Publicó otro video el 16 de septiembre en el que pedía “la rendición de cuentas por parte de mis altos dirigentes” por los “errores obvios que se cometieron”. En ese video, Scheller también dijo que estaba “presentando cargos” contra el comandante del Mando Central (CENTCOM), el general Kenneth “Frank” McKenzie, por su papel en la desastrosa retirada.

Al parecer, Scheller fue encerrado en la prisión el 27 de septiembre, lo que provocó la indignación de algunos legisladores y miembros del público.

En una carta enviada el 29 de septiembre al general del USMC David Berger y al general David Bligh, 35 miembros del Congreso pidieron la liberación de Scheller.

“De hecho, este confinamiento parece ser simplemente por mensajes, retribución y conveniencia, en flagrante violación de la R.C.M. [Regla para la Corte Marcial]: ‘una persona no debe ser confinada por mera conveniencia'”, dice la carta, entre cuyos firmantes se encuentran los representantes Marjorie Taylor Greene (R-Ga.), Matt Gaetz (R-Fla.), Louie Gohmert (R-Texas) y Paul Gosar (R-Ariz.).

“Además, el R.C.M. 305(h)(2)(B) también establece que el LTC Scheller debe ser acomodado en las ‘formas menos graves de restricción’. Por las razones anteriores, le instamos a que utilice su considerable autoridad para corregir esta aplicación errónea de la ley y retire inmediatamente al LTC Scheller de su confinamiento”.

En una carta separada, el senador Roger Wicker (R-Miss.) cuestionó al general Berger sobre el motivo de la detención de Scheller.

“Los requisitos para el confinamiento previo al juicio son muy específicos. El confinamiento no se aplica a todos los casos y no debe ser más riguroso que el requerido para garantizar el juicio de la persona o para prevenir una previsible mala conducta criminal grave”, dijo Wicker. “Por favor, proporcione la justificación, incluyendo cualquier registro administrativo o judicial asociado, utilizado por la cadena de mando del teniente coronel Scheller para justificar y documentar la decisión de colocarlo en confinamiento preventivo.

“Independientemente de las acusaciones, merece los mismos derechos que cualquier otro miembro del servicio”.

Según Task and Purpose, la audiencia de confinamiento preventivo estaba programada inicialmente para el 30 de septiembre, pero se retrasó hasta el martes para que la defensa y la fiscalía puedan “buscar una resolución conjunta del asunto”. Scheller ha accedido a permanecer en la prisión mientras tanto como muestra de solidaridad con otros marines que se encuentran en condiciones mucho peores en todo el mundo, según la persona familiarizada con el asunto.

Durante una audiencia del 29 de septiembre sobre la retirada de Afganistán —la misma audiencia en la que McKenzie proporcionó información falsa sobre el ataque con drones del 29 de agosto en el que murieron ciudadanos afganos— Gaetz lamentó el hecho de que altos cargos militares sigan en posiciones de poder mientras Scheller está sentado en un calabozo.

“Cuando gente de las fuerzas armadas como el teniente coronel Scheller se levantan y exigen responsabilidades, cuando dicen que todos ustedes metieron la pata, cuando señalan la declaración del general Milley de que Afganistán no va a ser derrotado por los talibanes (…) bueno, él termina en un calabozo, y todos ustedes terminan frente a nosotros”, dijo Gaetz.

“Y su antiguo empleador [el secretario de Defensa Lloyd Austin], Raytheon, termina con un montón de dinero, y nosotros hemos vertido dinero y sangre y credibilidad en un gobierno de Ghani que era un espejismo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS