Autoridades chinas arrestan a periodista ciudadana por informar sobre el virus del PCCh en Wuhan

Por Frank Fang
22 de Junio de 2020
Actualizado: 22 de Junio de 2020

La periodista ciudadana china Zhang Zhan, quien viajó a la ciudad de Wuhan para informar sobre el brote del virus del PCCh, fue detenida convirtiéndose en la cuarta periodista independiente conocida en ser silenciada por las autoridades por intentar documentar los efectos de la pandemia.

La detención de Zhang fue reportada el 20 de junio por Weiquan Wang, un sitio web chino dedicado a las noticias sobre los activistas de derechos humanos. Según la publicación, las autoridades locales arrestaron a Zhang el 19 de junio, luego de que la oficina del fiscal de Pudong, un distrito de Shanghai, aprobara su arresto bajo el cargo de “provocar peleas y causar problemas”.

Zhang está ahora retenida en el centro de detención del Nuevo Distrito de Pudong. El arresto de la periodista también fue reportado por el grupo de derechos humanos de China con base en Estados Unidos, Chinese Human Rights Defenders (CHRD).

Un mes antes, Zhang había desaparecido. La oficina de policía de Pudong dijo en un comunicado del 15 de mayo que había sido arrestada, de acuerdo con CHRD.

Reporteros sin Fronteras (RSF), una organización sin fines de lucro con sede en París, dijo que a partir del 26 de mayo, Zhang todavía estaba detenida en Shanghai.

Zhang, una residente de Pudong, era abogada de derechos humanos antes de que las autoridades locales le retiraran su licencia de práctica, luego de que participara en una campaña de petición en 2017 que buscaba enmiendas a una ley administrativa local sobre los abogados.

Tras llegar a Wuhan a principios de febrero, Zhang se convirtió en videoreportera, publicando informes en su cuenta de WeChat, Twitter y YouTube.

El 13 de mayo, Zhang publicó un video en YouTube, en el que hablaba frente a la estación de tren de Hankou en Wuhan. En el video, criticó el plan del gobierno local en desplegar pruebas de virus a un costo de $180 yuan (alrededor de USD 25) por persona y dijo que el precio era demasiado alto, ya que los residentes habían estado encerrados durante meses.

Agregó que si bien se han violado los derechos humanos durante el brote, las personas probablemente estarían dispuestas a pagar el costo de las pruebas, con la esperanza de demostrar que están libres del virus. Para poder pasar los controles de seguridad en muchas ciudades, los ciudadanos deben presentar un código generado por una app móvil que demuestre que están libres de virus.

Zhang también criticó las tácticas de intimidación adoptadas por las autoridades de Wuhan para controlar la propagación del virus, como “una desgracia para el país”.

Un día después, Zhang desapareció.

Los grupos de derechos humanos expresaron su preocupación por la detención de Zhang.

“China se enorgullece de su manejo de la pandemia COVID-19, pero parece tener un miedo mortal de permitir que periodistas independientes como Zhang Zhan cuenten libremente la historia de lo que está sucediendo”, dijo Steven Butler, coordinador del Committee to Protect Journalists’ Asian Program en una declaración.

“Las autoridades chinas deberían liberar a Zhang inmediatamente y permitirle continuar el importante trabajo de documentar el impacto de la enfermedad”.

RSF comunicó que el paradero de dos periodistas ciudadanos, Chen Qiushi y Fang Bin, sigue siendo desconocido, luego de que ambos fueran detenidos a principios de febrero en Wuhan.

Otro periodista ciudadano, Li Zehua, reapareció a fines de abril luego de publicar un video en YouTube diciendo que había sido forzado a permanecer en cuarentena. Él había desaparecido durante casi dos meses.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Documentos filtrados: China continúa ocultando nuevos casos en Wuhan

TE RECOMENDAMOS