Bahrein y los EAU ofrecen la vacuna de Pfizer como refuerzo para quienes recibieron la vacuna china

No se encontraron anticuerpos en el 30 por ciento de los receptores de la vacuna Sinopharm en Serbia
Por ALEX WU
04 de Junio de 2021 2:18 PM Actualizado: 04 de Junio de 2021 2:18 PM

Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) instan ahora a los ciudadanos que han sido completamente vacunados, con vacunas anti-COVID de fabricación china, a que se inyecten la vacuna Pfizer como refuerzo. Al mismo tiempo, se informa en Serbia que el 30 por ciento de los ancianos que han sido inoculados con vacunas chinas no tienen anticuerpos.

Esto se produce cuando se informaron más muertes y abortos espontáneos después de la inoculación de vacunas chinas en Hong Kong la semana pasada.

El régimen comunista chino ha estado impulsando la “diplomacia de las vacunas” durante el año pasado al ofrecer vacunas anti-COVID fabricadas en China a países de Medio Oriente, América del Sur y Europa del Este, a pesar de los ensayos de fase 3 sin terminar y los datos de ensayos clínicos no publicados.

Serbia es el primer país europeo que recibe vacunas anti-COVID fabricadas por la empresa estatal china Sinopharm. Según un informe de The Wall Street Journal (WSJ), un estudio inédito en el mundo real demostró que, entre los 150 receptores de la vacuna con una edad media superior a los 65 años en el país, el 29 por ciento no tenía ningún anticuerpo contra el virus del PCCh tres meses después de la vacunación completa (dos dosis) con la vacuna de Sinopharm.

El médico que dirigió el estudio en la Universidad de Belgrado le dijo al Journal: “La vacuna Sinopharm no es lo suficientemente inmunogénica y parece que su impacto es especialmente bajo en los receptores de edad avanzada”.

Un oficial médico administra la vacuna Sinopharm, de fabricación china, a una soldado del ejército serbio durante una operación de vacunación contra COVID-19 para personal del ejército, en Belgrado, el 13 de mayo de 2021. (Andrej Isakovic/AFP a través de Getty Images)

Los funcionarios chinos declararon anteriormente que las vacunas anti-COVID chinas no pueden usarse en personas mayores de 60 años en China debido a la falta de datos de ensayos clínicos relevantes. Sin embargo, en los países que compraron las vacunas, los ancianos tienen prioridad para recibir la vacuna. Los medios taiwaneses criticaron al régimen chino, diciendo que está utilizando a personas de los países receptores como ratas de laboratorio.

Tanto los Emiratos Árabes Unidos como Bahréin están experimentando un aumento de las infecciones por COVID-19, a pesar de haber inoculado a un gran número de sus ciudadanos con la vacuna Sinopharm.

Hasta ahora, el 47 por ciento de la población de Bahrein ha sido completamente vacunada, y el 60 por ciento ha recibido la vacuna Sinopharm. Sin embargo, la epidemia local no se ha ralentizado. El número de nuevas infecciones por día saltó de 200, desde finales del año pasado cuando comenzó la vacunación, a 3000 por día a finales de mayo.

El número de casos confirmados se encuentra ahora en un nivel récord en Bahrein. Desde fines de mayo los funcionarios de ese país han estado ofreciendo la vacuna Pfizer como vacuna de refuerzo a quienes ya están completamente vacunados con Sinopharm.

Los funcionarios de salud de Bahrein están instando especialmente a las personas vacunadas mayores de 50 años, las obesas o las que padecen enfermedades crónicas a que se pongan la vacuna Pfizer como refuerzo.

Los Emiratos Árabes Unidos han puesto la vacuna Sinopharm a disposición del público en general desde diciembre de 2020 y han estado ofreciendo terceras dosis de Sinopharm, desde marzo, después de que se descubrió que las vacunas no habían producido suficientes anticuerpos para algunos receptores.

En marzo, Gao Fu, director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China, dijo que podría ser necesaria una tercera dosis de vacunas anti-COVID fabricadas en China para aumentar su eficacia.

Los Emiratos Árabes Unidos comenzaron a usar en abril la vacuna Pfizer, la cual fue fabricada en asociación con la empresa BioNTech de Alemania.

Además de la baja eficacia, ha habido informes de efectos secundarios graves de las vacunas chinas.

En la última semana de mayo, los funcionarios de salud en Hong Kong informaron que otras 12 personas murieron después de recibir la vacuna Sinovac, lo que elevó el número total de muertes a 80, mientras que cuatro mujeres embarazadas tuvieron abortos espontáneos después de las inyecciones de la vacuna.

A pesar de los problemas de calidad y la falta de transparencia en los datos de los ensayos y los efectos secundarios, la Organización Mundial de la Salud aprobó recientemente las vacunas Sinopharm y Sinovac para uso de emergencia.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.