Beijing aprovecha su red global para atraer a los mejores científicos y obtener tecnología, dice informe

Por Cathy He
20 de Agosto de 2020
Actualizado: 20 de Agosto de 2020

El régimen chino ha construido una red mundial de 600 “puestos avanzados” para reclutar a expertos y científicos extranjeros en un intento por adquirir tecnología avanzada, de acuerdo con un nuevo informe.

Los funcionarios de EE. UU. han advertido cada vez más que Beijing utiliza planes de reclutamiento respaldados por el estado para facilitar la transferencia de tecnología y conocimientos estadounidenses hacia China. Según estos planes, se paga a los expertos extranjeros para que trabajen en China, incluyendo pagos para la apertura de laboratorios y para realizar investigaciones en instituciones chinas.

El informe del grupo de expertos Australian Strategic Policy Institute (ASPI) detalla por primera vez el extenso sistema global utilizado por Beijing para explorar y atraer a científicos de instituciones y empresas de investigación occidentales.

El Partido Comunista Chino (PCCh) aprovecha al menos 600 “estaciones de trabajo de reclutamiento de talentos” en todo el mundo para respaldar sus programas de talentos, según el informe. Estados Unidos tiene la mayor cantidad de estaciones con 146; y le siguen otros países tecnológicamente avanzados como Alemania, Australia, Reino Unido, Canadá, Japón y Francia, que también albergan docenas de puestos de avanzada cada uno.

“Las estaciones trabajan en nombre del gobierno chino para detectar y buscar talentos en el extranjero”, afirma el informe.

Dichas “estaciones de trabajo” fueron establecidas por primera vez en 2006, y el régimen ha aumentado drásticamente su despliegue en los últimos años, según el informe. Además, el documento dice que más de 115 de los 600 sitios identificados se establecieron en 2018.

Entre 2008 y 2016, los planes de talento del PCCh reclutaron a casi 60,000 profesionales en el extranjero, según el informe, que cita estadísticas oficiales. El régimen gestiona más de 200 programas de captación de talentos, siendo el más conocido el Plan de los Mil Talentos.

Estas estaciones suelen estar a cargo de grupos locales—como asociaciones comunitarias, profesionales, de estudiantes o empresariales—que son contratadas por las autoridades chinas para reclutar personas, según el informe. Se les puede pagar hasta USD 29,000 por cada persona que contraten, y hasta USD 21,000 al año por gastos operativos, indicó la investigación.

Las oficinas en el extranjero de las empresas chinas también albergan estaciones de reclutamiento, y también se estableció una en el Instituto Confucio de la University College Dublin, agrega el informe. Los Institutos Confucio son centros de idiomas financiados por Beijing que han generado reacciones negativas por su papel en difundir propaganda y por silenciar a la disidencia en las aulas estadounidenses.

Los hallazgos se producen a medida que Estados Unidos intensifica el escrutinio sobre los esfuerzos del régimen para obtener tecnología atrayendo talento estadounidense. Los funcionarios estadounidenses citaron el trabajo constante del consulado chino de Houston dirigido a científicos locales para reclutarlos a China, como una razón para ordenar el cierre del consulado en julio. El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha iniciado el año pasado una serie de enjuiciamientos contra investigadores chinos y estadounidenses que supuestamente ocultaron sus vínculos y financiación de China, a veces mientras recibían simultáneamente fondos de subvenciones federales.

A principios de este año, el expresidente del departamento de química de la Universidad de Harvard, Charles Lieber, fue acusado de cargos relacionados con hacer declaraciones falsas sobre su participación en el Plan de los Mil Talentos y recibir USD 2.25 millones en fondos chinos durante tres años, un caso descrito por los fiscales como “Uno de los cargos más atroces de mala conducta relacionada con un programa de reclutamiento de talentos”. Los funcionarios dijeron que Lieber había recibido más de USD 15 millones de fondos federales desde 2008.

Lieber se ha declarado inocente.

Aunque participar en programas de talentos chinos no es ilegal en sí mismo, los investigadores tienes que revelar la financiación extranjera cuando soliciten subvenciones federales. Los funcionarios estadounidenses han pedido a las universidades que endurezcan la investigación sobre los conflictos de intereses y las fuentes de financiación extranjeras.

El informe indicó que muchas de las unidades fueron establecidas por agencias bajo el Departamento de Trabajo del Frente Unido (UFWD) del PCCh. El UFWD coordina miles de grupos para llevar a cabo operaciones de influencia política extranjera, reprimir movimientos disidentes, recopilar inteligencia, y facilitar la transferencia de tecnología a China. Una serie de otros organismos chinos también están involucrados en crear instalaciones de reclutamiento en el extranjero, incluyendo universidades, asociaciones científicas respaldadas por el estado, y oficinas de asuntos de expertos extranjeros, afirmó el documento.

El ejército chino también utiliza la misma red para reclutar talentos, según el informe. Las principales instituciones de investigación chinas afiliadas al Ejército Popular de Liberación (EPL) y las empresas de defensa estatales chinas reclutan activamente a expertos en el extranjero, dijo. Por ejemplo, la Academia China de Física de Ingeniería, que dirige el programa de armas nucleares del EPL, reclutó a 57 científicos a través del Plan de los Mil Talentos a partir de 2014, según el informe.

El informe destacó cómo los esfuerzos de reclutamiento de talentos están vinculados a los casos de espionaje económico. En mayo de 2019, Tesla demandó al exempleado Cao Guangzhi por presuntamente robar las funciones del piloto automático del código fuente de la compañía antes de unirse a una startup rival, Xiaopeng Motors, con sede en Guangzhou. Más tarde, Cao admitió haber subido los archivos a su iCloud, pero niega que sus acciones hayan causado algún daño a Tesla. El caso aún tiene que ir a juicio.

Una década antes de la demanda, Cao cofundó la Association of Wenzhou PhDs USA, que ha trabajado en estrecha colaboración con las autoridades de Wenzhou desde sus inicios, según el informe. Wenzhou, una ciudad al sur de Shanghai, es un centro chino para el comercio y la fabricación.

La asociación, que fue contratada para administrar una estación de reclutamiento de talentos en 2010, creció a más de 100 miembros en unos pocos años e incluyó ingenieros de firmas tecnológicas de primer nivel como Google, Apple y Amazon, académicos de Harvard y Yale, y empleados del gobierno de Estados Unidos, según el informe.

La asociación también ayudó a la Universidad de Wenzhou a reclutar a un científico de materiales del Laboratorio Nacional Argonne del gobierno de Estados Unidos, según la investigación.

Sigue a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Iglesias de China deben adorar al régimen comunista en sus sermones| China al Descubierto

TE RECOMENDAMOS