Beijing guarda un inusual silencio ante el retiro del proyecto de ley de Hong Kong

Por Nicole Hao
10 de Septiembre de 2019 Actualizado: 10 de Septiembre de 2019

Desde que la líder de Hong Kong, Carrie Lam, anunció el 4 de septiembre el retiro formal del controvertido proyecto de ley de extradición, el régimen chino se mantuvo extrañamente en silencio sobre el tema.

Lam hizo el anuncio en un discurso televisivo pregrabado, diciendo que tomó la decisión “con el fin de disipar completamente las preocupaciones del público”.

El proyecto de ley, que habría permitido al régimen chino trasladar a personas para ser juzgadas en China continental, generó una amplia oposición debido a la preocupación de que afectaría la autonomía y la independencia del poder judicial de Hong Kong.

El 5 de septiembre, Lam celebró una conferencia de prensa, y cuando se le preguntó si Beijing estuvo involucrado en su decisión de retirar formalmente el proyecto de ley, respondió que su administración había iniciado, suspendido y retirado el proyecto de ley por su propia voluntad, con el apoyo de Beijing.

El silencio de Beijing

Los funcionarios chinos no han dicho nada al respecto.

El 5 de septiembre, durante una habitual rueda de prensa, Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, eludió las preguntas sobre el retiro del proyecto de ley.

“No es una cuestión diplomática. Solo puedo aconsejarles que pregunten a los departamentos a cargo”, respondió, según la Agencia Central de Noticias de Taiwán, que asistió a la sesión informativa. En el sitio web del Ministerio de Asuntos Exteriores, donde se suelen publicar las preguntas de los periodistas y las respuestas de Geng, tanto la pregunta como la respuesta de Geng fueron eliminadas.

Mientras tanto, la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao (HKMAO), el organismo superior de Beijing para la gestión de las dos excolonias europeas, tampoco hizo comentarios públicos sobre el anuncio de Lam, aunque había convocado una conferencia de prensa sobre las protestas de Hong Kong el 3 de septiembre.

En junio, cuando Lam anunció que el proyecto de ley sería suspendido indefinidamente, la HKMAO, el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Oficina de Enlace, y la oficina de representación de Beijing en Hong Kong, hicieron declaraciones formales en apoyo de la decisión de Lam.

A diferencia de las frecuentes editoriales y artículos que difunden el relato de Beijing sobre las protestas de Hong Kong en las últimas semanas, la prensa estatal china se ha mantenido en silencio desde el anuncio televisado de Lam.

El medio de comunicación estatal Xinhua, que representa la actitud y opinión del régimen chino, publicó el 4 de septiembre un breve artículo sobre el anuncio de Lam, explicando las cuatro acciones que Lam mencionó en su discurso y que el gobierno de Hong Kong iniciaría para calmar los disturbios sociales.

En la noche del 4 de septiembre Xinhua también publicó un comentario que no mencionaba el retiro del proyecto de ley, sino que se enfocaba en criticar a los manifestantes de Hong Kong como agitadores, en un tono similar al de sus comentarios anteriores.

Otro comentario de Xinhua, también publicado el 4 de septiembre, explicó que muchos hongkoneses no tienen suficiente dinero para comprar un apartamento y que la desigualdad de la riqueza es enorme, aunque no indicó por qué los bienes raíces de Hong Kong son tan caros. El artículo afirmaba que tales problemas económicos eran una “razón importante que provocó el incidente del proyecto de ley de extradición”.

CCTV, la cadena estatal de televisión de China, no informó sobre el anuncio de Lam en absoluto; otros medios de comunicación chinos, como Xinhua, guardaron silencio o dieron una limitada cobertura.

Analizando a Beijing

Aunque no está claro por qué Beijing decidió permanecer en silencio o evadir el tema, el comentarista de asuntos chinos Zhou Xiaohui examinó el razonamiento detrás de la decisión de Lam de retirar el proyecto de ley, en un artículo de opinión publicado en la edición en chino de La Gran Época.

Señaló que, dada la delicadeza del asunto, la decisión de Lam no podría haber ocurrido sin la contribución de Beijing.

“La decisión sobre los asuntos de Hong Kong es, en última instancia, del régimen de Beijing. Entonces, ¿por qué de repente accedió a retirar el proyecto de ley?”, escribió Zhou.

Ofreció dos hipótesis: en primer lugar, el régimen chino quería aliviar la presión internacional, especialmente porque los legisladores estadounidenses mostraron su apoyo a la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, que propone que el estatus comercial especial de Hong Kong dependa de la emisión de una certificación anual de autonomía de Hong Kong por parte del Secretario de Estado de Estados Unidos.

El riesgo de que Hong Kong pierda su condición de centro financiero sería perjudicial para la economía de China continental, escribió Zhou, ya que gran parte de la inversión extranjera proviene de la ciudad.

La otra razón es que Beijing desea resolver la crisis “prolongando el proceso y esperando que los manifestantes se den por vencidos”, escribió Zhou. Presume que la estrategia de Beijing es hacer que el gobierno de Hong Kong acepte una sola demanda y calme las frustraciones de los manifestantes, y esperar que su disidencia disminuya con el tiempo.

***

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS