“Blancos fáciles”: Espías chinos se han aprovechado de políticos de EE.UU. por décadas, dice experto

Por Cathy He
15 de Diciembre de 2020
Actualizado: 15 de Diciembre de 2020

Un informe de que una presunta espía china pasó años coqueteando con políticos locales y nacionales revela que Beijing está invirtiendo significativamente en operaciones de espionaje a largo plazo para infiltrarse en la política estadounidense, advirtió un experto.

De 2011 a 2015, Christina Fang, una estudiante china de la Universidad Estatal de California en East Bay, cultivó amplios vínculos con políticos locales en el Área de la Bahía al ofrecerse como voluntaria en campañas de recaudación de fondos y asistir a eventos políticos. Los funcionarios de inteligencia de EE. UU. creen que ella trabajaba bajo la dirección de la principal agencia de espionaje de China, el Ministerio de Seguridad del Estado (MSS), según una investigación reciente de Axios.

Fang desarrolló vínculos estrechos con el representante Eric Swalwell (D-Calif.), quien a principios de 2015 se convirtió en miembro de la Comisión Permanente Selecta sobre Inteligencia de la Cámara de Representantes. Fang conoció a Swalwell por primera vez cuando él era miembro del concejo municipal. Posteriormente, Fang recaudó fondos para la campaña de reelección del congresista de 2014 y facilitó la colocación de un pasante en su oficina, informó el medio.

Fang también tuvo una relación romántica o sexual con dos alcaldes anónimos de ciudades del medio oeste, dijo Axios.

La operación fue “manejada maravillosamente” en la forma en que combinó la recopilación de inteligencia y la influencia política, dijo Nicholas Eftimiades, exalto funcionario de inteligencia de Estados Unidos y autor del libro “Chinese Intelligence Operations”, en una entrevista con The Epoch Times.

Fundamentalmente, esto demostró que el régimen chino está dispuesto a invertir a largo plazo–apuntando a los funcionarios locales que podrían convertirse en representantes estatales o nacionales años después. Es una estrategia, dijo Eftimiades, que “realmente puede ser devastadora para otro país”.

Blancos fáciles

Al apuntar hacia los políticos, Fang estaba ganando acceso a aquellos que podrían moldear las políticas de Estados Unidos hacia China.

“Cuando tienes acceso a eso, ¿por qué necesitas información clasificada?”, dijo Eftimiades.

“Básicamente estás saltando el mundo secreto y llegando a la infraestructura que controla la nación”, agregó. “Y esa infraestructura, irónicamente, no está protegida”.

Los miembros del Congreso, quienes no tienen controles de seguridad, han sido particularmente vulnerables a la influencia encubierta y a los esfuerzos de espionaje durante décadas, dijo Eftimiades.

En 2018, Politico informó que un empleado de la senadora Dianne Feinstein (D-Calif.) era sospechoso de proporcionar inteligencia política durante años a sus contactos en el consulado chino en San Francisco. El empleado era el chofer de Feinstein y también sirvió como enlace para la comunidad asiático-estadounidense en el Área de la Bahía, según el San Francisco Chronicle.

Feinstein, quien fue presidenta del Comité de Inteligencia del Senado de 2009 a 2015 y permanece en el comité hoy, emitió una declaración en ese momento diciendo que el FBI le informó sobre el empleado en 2013. Ella dijo que el trabajador no tenía acceso a información clasificada, y que fue destituido de su oficina luego de la sesión informativa.

El director de Inteligencia Nacional, John Ratcliffe, escribió en un artículo de opinión reciente que este año electoral, el régimen chino participó en una “campaña de influencia masiva que incluyó atacar a varias docenas de miembros del Congreso y asistentes del Congreso”.

El director dijo que ha informado a los comités de inteligencia de la Cámara y el Senado que Beijing está “apuntando a los miembros del Congreso con seis veces la frecuencia de Rusia y 12 veces la frecuencia de Irán”.

En un discurso pronunciado en septiembre ante los legisladores del estado de Wisconsin, el secretario de Estado Mike Pompeo advirtió sobre el espionaje chino y la actividad de influencia en los niveles locales del gobierno. Pompeo destacó que el régimen chino ve a los funcionarios de nivel subnacional como un “eslabón débil” que puede ser explotado, particularmente porque el gobierno federal bajo el presidente Donald Trump ha endurecido su postura sobre Beijing.

Pompeo dijo que el objetivo final de las actividades de influencia maligna del régimen es “hacer que los estadounidenses sean receptivos a la forma de autoritarismo de Beijing”.

Swalwell le dijo a Politico que había roto los lazos con Fang luego de que el FBI lo alertó de sus actividades sospechosas en 2015, y se negó a hablar sobre el alcance de su relación con Fang. No se le acusa de ningún delito al funcionario.

Mientras tanto, los republicanos de la Cámara han pedido la destitución de Swalwell del Comité de Inteligencia de la Cámara, un puesto que le permite acceder a información confidencial que no está disponible para otros miembros del Congreso. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.) defendió a Swalwell, diciendo que los líderes demócratas y republicanos de la Cámara, junto con los líderes del Comité de Inteligencia de la Cámara, fueron informados sobre la presunta espía china en 2015. El líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy (R-Calif .), sin embargo, dijo que nunca fue informado sobre el asunto.

Trampas de miel

El uso de relaciones sexuales o románticas para atraer a objetivos estadounidenses, las llamadas “trampas de miel”, es una “táctica común” en el libro de jugadas de espionaje chino, según Eftimiades.

Por ejemplo, en 2014, un excontratista militar estadounidense en Hawái fue condenado a 7 años de prisión por pasar secretos de defensa nacional a su novia china.

Benjamin Pierce Bishop era un teniente del ejército retirado quien tenía una autorización de seguridad de alto secreto y trabajaba como contratista en el Comando del Pacífico de EE. UU. En 2014, el hombre–quien tenía 60 años en ese entonces–admitió haber enviado secretos por correo electrónico sobre sesiones conjuntas de capacitación y planificación entre Estados Unidos y Corea del Sur. La receptora era una mujer china de 27 años anónima que estaba haciendo estudios de posgrado en los Estados Unidos.

La pareja se conoció en 2011 en una conferencia de defensa internacional en Hawái. Ellos se hicieron amigos, luego amantes. Según una declaración jurada del FBI presentada en el caso, la mujer pudo haber estado apuntando a personas con acceso a información clasificada en la conferencia.

Durante la década de 1980 hasta principios de 2000, el FBI fue presuntamente comprometido por una agente doble, Katrina Leung, ciudadana estadounidense e informante de alto valor para la agencia. Sin embargo, durante ese tiempo, se convirtió en amante de sus dos contactos del FBI por mucho tiempo. Uno de los amoríos fue con el agente James J Smith, el cual continuó por 20 años. El FBI alegó que ella había tomado documentos del maletín de Smith, los fotocopió, y luego los entregó a la inteligencia china.

Leung fue procesada en 2005, acusada de cinco cargos de posesión no autorizada y copia de materiales clasificados, pero un juez luego desestimó el caso por mala conducta del fiscal.

Esfuerzo coordinado

El caso de Fang es, en última instancia, un componente de un extenso aparato de inteligencia e influencia orquestado por el régimen chino. “Es mucho más vasto que cualquier otro país del planeta”, dijo Eftimiades.

Al separar los esfuerzos chinos de otras naciones, el régimen ha perfeccionado un enfoque integrado y holístico de la subversión de las democracias occidentales.

“Es este esfuerzo coordinado, un esfuerzo global que interrelaciona el espionaje, la influencia, la propaganda y la diplomacia”, dijo Eftimiades.

“Los esfuerzos de China van desde sus esfuerzos diplomáticos, a sus esfuerzos de recopilación e influencia contra la infraestructura política, a los esfuerzos de información online, incluso a sus trolls en Internet”, agregó.

Para combatir esto, Eftimiades dijo que Estados Unidos debería desarrollar un enfoque político coherente para lidiar con el régimen chino.

“El Congreso necesita plasmar esto en la legislación”, dijo, cubriendo temas clave sobre cómo ve Estados Unidos su relación con el régimen y sus metas y objetivos para la relación en las próximas décadas.

Además, las agencias de inteligencia deben trabajar más con los miembros del Congreso y los funcionarios en los niveles subnacionales de gobierno, para prepararlos para posibles interacciones con la influencia china o los agentes de inteligencia.

“Es una cuestión de coordinación y compartir información, compartir las mejores prácticas, hacer que las personas comprendan que tienen la responsabilidad de proteger la seguridad nacional”, dijo.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Máquinas de votación Dominion declaradas como un “problema de seguridad nacional” | Al Descubierto

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS