Blinken sugiere que no es prioritario castigar a China por la pandemia

Por Eva Fu
30 de Marzo de 2021
Actualizado: 30 de Marzo de 2021

El secretario de Estado, Antony Blinken, se mostró esquivo cuando le preguntaron si Estados Unidos responsabilizará al régimen chino por la forma en que manejó la pandemia de la COVID-19, y dijo que la atención debe centrarse en la prevención de futuras pandemias.

“Creo que la cuestión para nosotros es asegurarnos de que hacemos todo lo posible para prevenir otra pandemia, incluso mientras trabajamos en ésta”, dijo durante una entrevista en el programa “State of the Union” de la CNN que se emitió el 28 de marzo.

Una gran parte de esto, dijo, es “asegurarse de que tenemos un sistema en marcha, incluso con la Organización Mundial de la Salud, que cuenta con la transparencia, que cuenta con el intercambio de información, que cuenta con el acceso de los expertos internacionales en el inicio de algo como esto”.

“Y ahí es donde creo que China, como cualquier otro país, tiene obligaciones reales que debe cumplir”, dijo. “Y eso va a requerir muchas reformas, y va a requerir que China haga cosas que no ha hecho en el pasado”.

Las declaraciones de Blinken contrastan con las de su predecesor, Mike Pompeo, que había criticado abiertamente la falta de transparencia del régimen en relación con el virus e instó a exigirle responsabilidades.

El presidente Joe Biden anunció la reincorporación de Estados Unidos a la Organización Mundial de la Salud durante su primer día de mandato, revirtiendo la decisión de retirada de la Administración Trump, que consideraba que el organismo estaba demasiado centrado en China.

Presionado sobre si eso significa “ninguna repercusión, ningún castigo” por “el daño que está causando esta pandemia en todo el mundo”, Blinken reconoció la necesidad de “rendir cuentas por el pasado”, sin detallar qué posibles medidas se tomarían.

“Creo que nuestra atención debe centrarse en construir un sistema más fuerte para el futuro”, dijo.

Blinken también se negó a calificar a China como “el mayor adversario de Estados Unidos”, diciendo que también hay aspectos “competitivos” y “cooperativos” en la relación.

Investigación sobre el origen del virus

La OMS tiene previsto publicar el 30 de marzo las conclusiones de un viaje de investigación a la provincia china de Wuhan sobre el origen del virus.

Las versiones filtradas del informe, que se hacían eco de las conclusiones de los científicos de la OMS al término de su viaje, dejaban abiertas todas las hipótesis excepto una fuga accidental del laboratorio, diciendo que era “extremadamente improbable”.

El Departamento de Estado, bajo el mando de Pompeo, señaló al Instituto de Virología de Wuhan, el laboratorio en el centro del debate sobre la teoría del laboratorio, diciendo que varios investigadores allí habían enfermado con síntomas similares a los de la COVID-19 antes del primer paciente del virus identificado.

El régimen se ha erizado ante las críticas sobre su papel en la pandemia. Ha impulsado las afirmaciones de que el virus podría haber llegado a Wuhan a través del envasado de productos alimenticios congelados, una idea que tanto la OMS como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos ya habían descartado.

El retraso del informe de la OMS ha puesto en tela de juicio la independencia del mismo y ha suscitado la preocupación por la posible influencia china, ya que Beijing, el 26 de marzo, hizo un resumen de la investigación, lo que los críticos consideran un intento de proyectar su versión de los hechos.

“Tenemos verdaderas preocupaciones sobre la metodología y el proceso que se siguió en ese informe, incluyendo el hecho de que el gobierno de Beijing aparentemente ayudó a escribirlo”, dijo Blinken durante la entrevista con CNN.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, durante una conferencia de prensa el 26 de marzo, dijo que la administración ha vuelto a dotar de personal a su equipo de salud pública sobre el terreno en Beijing y pidió una investigación sobre el origen del virus y la “falta de transparencia de los chinos”.

“Así que veremos lo que dice el informe”, dijo. “En los casos que nos preocupen, miraremos los datos subyacentes, si tenemos acceso a ellos. Y entonces tendremos que tomar una determinación a través de un proceso interinstitucional sobre lo que sigue”.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS