Campaña de Trump de 2020 no fue lo suficientemente dura con la China comunista, dice exasesor Navarro

Por Dorothy Li y Tiffany Meier
22 de Septiembre de 2022 7:34 PM Actualizado: 22 de Septiembre de 2022 7:34 PM

La campaña de 2020 del expresidente Donald Trump no fue lo suficientemente dura con el régimen chino, lo que fue el “error más consecuente e imperdonable”, según el exasesor de la Casa Blanca Peter Navarro.

“El hecho de no ser tan duros con la China comunista como podíamos y debíamos, creo que fue el mayor de los fracasos estratégicos”, dijo Navarro en una reciente entrevista en el programa “China in Focus” de NTD News.

“Eso hizo que esa elección fuera lo suficientemente reñida como para ser robada por los demócratas, y paso gran parte del libro hablando de cuáles fueron esos fracasos en la política de China y quiénes fueron básicamente los responsables de descarrilar la agenda de dureza contra China del presidente Trump”, dijo Navarro refiriéndose a su nuevo libro, “Taking Back Trump’s America: Why We Lost the White House and How We’ll Win”.

Entre los errores estratégicos clave, dijo Navarro, está el no haber responsabilizado al Partido Comunista Chino (PCCh) por la pandemia del COVID-19.

“A día de hoy, creo que es importante que responsabilicemos a la China comunista, pero dejamos pasar una importante oportunidad en ese sentido, porque el principal ataque al presidente Trump, ante las elecciones de 2020, fue culparle de la pandemia”, dijo. “Equivocadamente a mi juicio, si hubiéramos sido capaces de trasladar esa culpa con esta orden ejecutiva a los chinos comunistas y a Fauci, creo que habría cambiado todo”.

Epoch Times Photo
El presidente Donald Trump escucha a Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas hablar en una sesión informativa en la Casa Blanca, en Washington, el 21 de marzo de 2020. (Tasos Katopodis/Getty Images)

Navarro atribuyó el fracaso en parte a “un elaborado encubrimiento” por parte del doctor Anthony Fauci, que fue uno de los principales asesores de Trump en la pandemia del COVID-19.

“Si podemos obtener más información sobre lo que Fauci sabía, cuándo lo sabía, qué hizo, creo que eso será una palanca para responsabilizar a los chinos”, dijo.

En su libro, Navarro escribió que Fauci “probablemente ya conocía al menos seis hechos sorprendentes que harían al propio Fauci cómplice de la pandemia que se avecina” en enero de 2020.

Por ejemplo, Fauci podría saber que el coronavirus procede “casi con toda seguridad” del Instituto de Virología de Wuhan (WIV, por sus siglas en inglés), en la ciudad china de Wuhan. El WIV “había recibido una importante financiación de Fauci y su burocracia dentro de los Institutos Nacionales de Salud”, dijo Navarro.

El jefe de enfermedades infecciosas ha descartado la posibilidad de que el virus se filtrara desde un laboratorio chino en mayo de 2020, diciendo que las pruebas se inclinan “muy, muy fuertemente hacia este [virus] no podría haber sido manipulado artificialmente o deliberadamente”. Pero en julio, Fauci dijo que mantiene una “mente abierta” sobre la teoría de la filtración en el laboratorio, aunque “parece muy probable” que el virus se haya originado en la naturaleza.

A pesar de que han pasado dos años desde la aparición del brote de COVID-19 en Wuhan, el origen de la pandemia de COVID-19 sigue sin estar claro. Los esfuerzos internacionales por investigar los orígenes del nuevo coronavirus han dado pocos resultados, en gran parte debido a la persistente negativa del régimen chino a permitir que investigadores independientes accedan a datos sanitarios cruciales de las primeras fases de la pandemia y a los registros del Instituto de Virología de Wuhan.

Pero el Departamento de Estado de Estados Unidos y los expertos han señalado pruebas circunstanciales que apuntan a una fuga de laboratorio del WIV como posible fuente de la pandemia, incluyendo pruebas de la investigación de ganancia de función del WIV sobre los coronavirus de murciélagos, informes de que los miembros del personal se enfermaron con síntomas consistentes tanto con la gripe estacional como con el COVID-19 en el otoño de 2019, antes de que el régimen chino reconociera el brote, y que una base de datos pública del WIV de 22,000 muestras y secuencias virales se desconectó en septiembre de 2019 antes del inicio del brote.

Epoch Times Photo
El laboratorio P4 en el Instituto de Virología de Wuhan, China, el 17 de abril de 2020. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

Los documentos revelados en 2021 mostraron que los NIH estadounidenses financiaron investigaciones en las instalaciones de China que crearon una forma más potente de un coronavirus de murciélago, alimentando las críticas de que Fauci engañó al Congreso. Fauci, el jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) de los NIH, dijo a un panel del Congreso en 2021 que la agencia no proporcionó dinero a los investigadores en Wuhan.

“Si Fauci se hubiera limitado a decir la verdad, el presidente Trump habría exigido al presidente Xi Jinping y al Partido Comunista Chino que revelaran inmediatamente la verdad sobre el virus y, lo que es más importante, que liberaran el genoma original del virus que había sido manipulado genéticamente”, dijo Navarro en su nuevo libro.

“[El] destronamiento de Fauci por sí solo podría haber sido suficiente para ganar las elecciones de 2020”, añadió.

The Epoch Times ha pedido comentarios a la oficina de Fauci.

Desvinculación de China

Si Trump volviera a ocupar el Despacho Oval, Navarro sugirió que se pondría en marcha una comisión presidencial para responsabilizar al PCCh de la pandemia.

Además de la decisión, “desacoplar las dos economías” sería una prioridad para Trump, dijo a NTD.

“Cuando vamos a Walmart y compramos [cualquier producto] fabricado en China, les estamos ayudando a construir sus misiles para destruir Taiwán, o a hundir un portaaviones estadounidense en el estrecho de Taiwán”, dijo. “Así que ciertamente tenemos que hacerlo”.

US-CHINA-TRADE-TARIFFS-TRUMP
Un camión pasa junto a los contenedores de China Shipping en el Puerto de Los Ángeles, en Long Beach, California, el 1 de septiembre de 2019. (Mark Ralston/AFP vía Getty Images)

“Eso ayudaría a traer nuestras cadenas de fabricación y suministro a casa”, añadió Navarro.

La fabricación en Estados Unidos “es la clave a lo largo del tiempo para aumentar los salarios reales ajustados a la inflación de los trabajadores y dar a los trabajadores estabilidad en términos de empleo a largo plazo y hacer que la clase media sea próspera”, según el exasesor comercial de Trump.

Navarro señaló que Estados Unidos ha pagado un precio por producir en China durante la pandemia.

“Cuando China se cierra con sus políticas de bloqueo cero-COVID, está estrangulando sus propias cadenas de suministro; van a exportar su inflación aquí; van a exportar las fragilidades de su cadena de suministro aquí”, dijo. “Ya no tiene sentido para nosotros”.

Con información de Cathy He y Jack Phillips.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.