Campañas de desinformación apuntan a EE.UU. con críticas sobre racismo, virus del PCCh y Trump

Por DANIEL Y. TENG
10 de Agosto de 2020 12:56 PM Actualizado: 10 de Agosto de 2020 12:56 PM

Campañas de redes sociales al estilo guerrilla han sido identificadas como parte de una estrategia para impulsar la difusión de una imagen negativa de Estados Unidos en los medios de comunicación, con el fin de “denigrar” la posición del país tanto a nivel nacional como internacional.

En un informe de agosto (pdf) del Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), el grupo de investigación (think-tank) identificó una serie de campañas “poco sofisticadas” de Twitter y Facebook que intentaban amplificar la tensión racial y suscitar críticas sobre el manejo del brote del virus del PCCh y la presidencia de Trump en Estados Unidos.

ASPI señaló en el informe que las campañas parecían imitar ataques de desinformación más grandes, respaldados por el Estado, utilizados por el Partido Comunista Chino (PCCh) contra EE.UU. y grupos como Falun Gong y el grupo de artes escénicas Shen Yun.

Falun Gong y Shen Yun han sido el blanco de una prolongada campaña de intimidación por parte del Partido Comunista Chino (PCCh).

Aplicaciones de Twitter y Facebook en un celular. (Lobo Studio Hamburg/Pixabay)

En el análisis, realizado entre febrero y agosto de 2020, se encontraron entre 200 y 300 cuentas de Twitter que promovían una selección de contenidos de medios de comunicación que presentaban “narrativas divisorias o negativas sobre EE.UU.”.

“Esto ha incluido realzar las tensiones raciales, amplificar las críticas al manejo de la crisis [COVID-19] por parte de EE.UU., y los escándalos políticos y personales relacionados con el presidente Donald Trump”, decía el informe.

“Sin embargo, no hay una clara indicación de una inclinación partidista en esta campaña. El presidente Trump parece ser criticado en su calidad de líder de EE.UU. en lugar de como candidato presidencial”, continuó.

El informe también encontró que varias cuentas fueron eliminadas, lo que sugiere que había un número mucho mayor de cuentas que se estaban desplegando para la campaña. Sin embargo, no se pudo identificar ningún vínculo directo evidente con algún actor estatal.

En Twitter, muchas cuentas también se identificaron como de mujeres, pero carecían de fotos de perfil y descripciones.

Además, el equipo de ASPI pudo discernir que muchos usuarios eran de origen chino, debido al estilo de letra utilizado, así como el inglés deficiente utilizado para los comentarios.

Estas cuentas “retuiteaban” o compartían el contenido existente, a veces agregando comentarios. En algunos casos, las cuentas respondían a publicaciones de líderes políticos.

Por ejemplo, el 3 de junio, el secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo publicó un comentario sobre una reunión con los gobiernos de Australia, Canadá, Nueva Zelanda y el Reino Unido. En la reunión se discutió la ley de seguridad nacional de Hong Kong e Irán.

El secretario de Estado Mike Pompeo testifica durante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, en el Capitolio de Washington, el 28 de febrero de 2020. (Mark Wilson/Getty Images)

Una “Sonia Mason” respondió diciendo: “La administración Trump ha llegado a sacrificar nuestras vidas para volver a trabajar y hacer que el Dow Jones se vea bien…”

La ASPI ha informado anteriormente que Beijing estaba respaldando una importante campaña de desinformación global para “dar forma, gestionar y controlar las narrativas” que eran malas para el régimen.

El informe de junio encontró que en 15 meses el PCCh movilizó 23,750 cuentas de Twitter difundiendo 345,608 publicaciones, todas creadas durante el horario de trabajo de Beijing.

Todas las publicaciones tenían como objetivo influir en cuatro grandes narrativas: el manejo de Beijing de la pandemia del virus del PCCh; las protestas de Hong Kong; menoscabar el manejo del virus por parte de Taiwán; y la denigración del multimillonario chino Guo Wengui.

Defensores pro-democracia se pelean con la policía antidisturbios durante una detención en una manifestación en el distrito de Causeway Bay en Hong Kong, el 27 de mayo de 2020. (Anthony Kwan/Getty Images)

El 16 de junio, la ministra de Relaciones Exteriores australiana, Marise Payne, en un discurso en la Universidad Nacional Australiana, advirtió de una “infodemia” y citó un informe de la Comisión Europea en el que se afirmaba que Beijing y Moscú eran los principales culpables de llevar a cabo campañas de desinformación selectivas que pretendían “socavar el debate democrático… y mejorar su propia imagen en el contexto de COVID-19”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

EEUU: PCCh usa red de cuentas falsas en Twitter para desinformar sobre la pandemia

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.