China amenaza con tomar represalias contra posibles sanciones de EEUU sobre ley de seguridad de Hong Kong

Por Frank Fang
29 de Mayo de 2020
Actualizado: 29 de Mayo de 2020

Las autoridades chinas han estado lanzando amenazas contra Estados Unidos en los últimos días ante las posibles sanciones de Estados Unidos contra China después de que Beijing aprobara una ley de seguridad nacional para Hong Kong.

El 28 de mayo, el parlamento títere de China, la Asamblea Popular Nacional (APN), aprobó un proyecto de resolución de la ley, que allanará el camino para que los organismos de seguridad chinos operen en la ciudad. El respaldo de Beijing a la resolución provocó críticas y protestas inmediatas de muchos legisladores locales prodemocracia.

Horas más tarde, el presidente Donald Trump anunció que dará una conferencia de prensa sobre China el viernes. Se espera que el presidente anuncie una serie de medidas, como la suspensión de la tasa arancelaria preferencial de Hong Kong, para presionar a Beijing a que renuncie a su nueva ley para Hong Kong que ha aprobado sin pasar por la propia legislatura de la ciudad.

Todas las miradas están puestas en el presidente mañana. Veamos qué pasa. Espero que la administración encuentre el equilibrio adecuado entre la presión económica sobre China y la defensa de los derechos de los hongkoneses. https://t.co/26dlZ7cuIr

– Joshua Wong 黃之鋒 😷 (@joshuawongcf) 29 de mayo de 2020

Las amenazas chinas comenzaron el 27 de mayo cuando Zhao Lijian, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, declaró en una conferencia de prensa diaria que la ley de seguridad era parte de los “asuntos internos” de China.

“Si alguien está empeñado en perjudicar los intereses de China, China tomará todas las medidas necesarias para devolver el golpe”, dijo Lijian en respuesta a la pregunta de un periodista sobre las posibles sanciones de EE.UU.

El jueves, la Oficina del Comisionado del Ministerio de Relaciones Exteriores de China en Hong Kong, emitió una declaración acusando a Estados Unidos de ser “desvergonzado” por hablar de posibles sanciones contra China si el país asiático desafía la autonomía de Hong Kong, ya que Estados Unidos considera que está protegida por la declaración conjunta sino-británica de 1984. Decía que habría “resueltas contramedidas” si Estados Unidos “se obstina en seguir adelante”.

El medio estatal chino Global Times publicó un editorial el 28 de mayo, en el que afirmaba que la suspensión de la tasa arancelaria preferencial de Hong Kong por parte de los Estados Unidos sería “un arma de doble filo” que también “perjudicaría a las empresas estadounidenses”.

El movimiento hostil de China para despojar a #HongKong de su autonomía bajo el pretexto de la seguridad nacional es erróneo. Estoy con el pueblo de Hong Kong, que merece libertad, independencia y protección frente a una persecución injusta. pic.twitter.com/zxoiUTMHAt

– Rep. Daniel Lipinski (@RepLipinski) 28 de mayo de 2020

El gobierno pro-Beijing de Hong Kong se hizo eco del lenguaje del Global Times en un comunicado de prensa en respuesta al Informe sobre la Ley de Política de Hong Kong para 2020 del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

“Cualquier sanción es un arma de doble filo que no solo perjudicará los intereses de Hong Kong, sino también significativamente los de los Estados Unidos”, declaró el gobierno de Hong Kong.

Hay más de 1000 empresas estadounidenses que operan en Hong Kong.

El 26 de mayo, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en Hong Kong emitió una declaración en la que expresaba su preocupación por la ley de seguridad nacional. Instó a Beijing a “encontrar maneras de desescalar pacíficamente la situación en Hong Kong y preservar el marco de ‘un país, dos sistemas'”.

El 27 de mayo, el secretario de Estado Mike Pompeo certificó que Hong Kong ya no es autónomo de China en su informe al Congreso.

El secretario de estado de los Estados Unidos debe certificar cada año si Hong Kong es suficientemente autónomo de China según la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong de 2019. Ser autónomo es un requisito previo para que Hong Kong pueda disfrutar de privilegios económicos y comerciales especiales con los Estados Unidos como entidad separada de China continental en virtud de la Ley de política de Hong Kong de 1992.

“Estados Unidos apoya al pueblo de Hong Kong en su lucha contra la creciente negación, por parte del PCCh [Partido Comunista Chino], de la autonomía que les fue prometida”, concluyó el informe de política.

La organización con sede en Washington Hong Kong Democracy Council (HKDC) pidió a Trump que “declare a Hong Kong como una emergencia nacional de acuerdo con la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional” después de la votación de la APN.

La ley otorga al presidente de los Estados Unidos el poder de regular el comercio estadounidense, como la imposición de severas sanciones económicas a las entidades o países que se designen como una amenaza para los intereses de los Estados Unidos.

Manifestantes se preocupan por la persecución de los disidentes

Un día después de que Beijing aprobara su ley de seguridad nacional, se vio a legisladores y a miembros del Partido Cívico prodemocracia repartiendo panfletos que advierten a los hongkoneses de las implicaciones de la ley de seguridad nacional del PCCh en sus actuales libertades de expresión, de reunión y de acceso a una prensa libre.

El volante explicaba diferentes escenarios en los que los hongkoneses probablemente correrían el riesgo de infringir la ley de seguridad nacional del PCCh. Por ejemplo, el uso de las palabras “Hong Kong libre” y “autonomía” podría llevarlos a ser declarados culpables de secesión; las críticas contra China, el Partido Comunista Chino y los líderes chinos podrían considerarse “subversión del Estado”; y el hecho de ponerse en contacto con legislaturas extranjeras y hablar con funcionarios extranjeros podría interpretarse como “colusión con fuerzas extranjeras” que amenazan la “seguridad nacional” de China.

Kwok Ka-ki (al frente) y Alvin Yeung, ambos legisladores del Partido Cívico, realizan un acto en Wan Chai (Hong Kong) el 29 de mayo de 2020. (Xiao Long/The Epoch Times)

También hubo manifestantes “de la hora del almuerzo” que se reunieron en oposición a la ley de Beijing en el centro comercial IFC del distrito Central.

Según una encuesta reciente realizada por Citizens’ Press Conference, un grupo de defensa establecido por manifestantes de Hong Kong, una abrumadora mayoría de los que respondieron —93.1 por ciento— dijeron que prevén que los agentes de seguridad de China “emplearán medios extremos y extrajudiciales para perseguir a los disidentes, como la extradición a China continental, las detenciones ilegales y los castigos extrajudiciales”.

Además, el 90.1 por ciento dijo que temía que los debates en internet sobre el movimiento anti-PCCh y prodemocracia en Hong Kong “se convirtieran en una actividad de alto riesgo” una vez que se promulgara la ley de seguridad.

Tres activistas de Hong Kong —Sunny Cheung, Joshua Wong y Nathan Law— han creado una petición en internet instando al Reino Unido, a los miembros de la Unión Europea y a otros países no pertenecientes a la UE a que presionen a Beijing para que retire su ley de seguridad.

Dicha petición también insta a estos países a incorporar cláusulas que protejan los derechos humanos de Hong Kong en cualquier acuerdo comercial con China.

Al cierre de la edición de este artículo, más de 63,900 personas habían firmado la petición.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

China: Toda información sobre el COVID-19 es “secreto de estado” | Al descubierto

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

TE RECOMENDAMOS