Legislatura títere china aprueba ley de seguridad y Hong Kong se preocupa por su futuro

Por Frank Fang
28 de Mayo de 2020
Actualizado: 28 de Mayo de 2020

Este artículo ha sido actualizado.

La legislatura títere china, la Asamblea Popular Nacional (APN), ha aprobado un proyecto de resolución sobre la llamada ley de “seguridad nacional” de Hong Kong. Lo hizo en medio de las críticas internacionales sobre la forma en que la ley del partido comunista destruiría la autonomía de la antigua colonia británica y las libertades básicas de su pueblo.

El proyecto de resolución fue aprobado con 2878 votos a favor, uno en contra y 6 abstenciones. La aprobación ahora allana el camino para que el comité permanente de la APN redacte los detalles de la legislación antes de que se añada al Anexo III de la mini-constitución de Hong Kong, la Ley Fundamental.

Al añadirla al Anexo III, la legislatura de Hong Kong no tendrá la oportunidad de examinar la legislación. En cambio, la jefa ejecutiva de Hong Kong puede publicar un aviso legal en la Gaceta del Gobierno, facilitando otra vía para que la ley se aplique textualmente.

La ley prohibiría los actos y actividades relacionados con la secesión, la subversión y el terrorismo, así como las actividades relacionadas con la injerencia extranjera. Además, se permitiría que los organismos de seguridad de Beijing establecieran operaciones en Hong Kong.

Diputados prodemocracia de Hong Kong celebran una conferencia de prensa en Hong Kong el 28 de mayo de 2020. (Izqa.-dcha.) Dennis Kwok, Alvin Yeung, Tanya Chan, Claudia Mo y Wu Chi-wai están en primera fila. (Xiao Long/The Epoch Times)

Alrededor de una hora y media después de la votación, el grupo prodemocracia de Hong Kong dio una conferencia de prensa expresando su preocupación por el futuro de la ciudad.

“El comienzo de una triste y traumática era para Hong Kong. Ellos [Beijing] efectivamente nos quitan el alma. Nos quitan el alma, los valores que atesoramos todos estos años, el estado de derecho, los derechos humanos”, dijo la legisladora Claudia Mo durante la conferencia de prensa.

Mo añadió: “A partir de ahora Hong Kong no es más que otra ciudad de China continental”.

Otro legislador, Dennis Kwok, dijo: “No se equivoquen. Este es el fin de ‘un país, dos sistemas’. El fin de Hong Kong tal y como lo conocemos”. Se refería al marco con el cual Beijing prometió gobernar Hong Kong cuando la ciudad regresó a soberanía china en 1997.

Kwok añadió: “El aire ha salido de Hong Kong hoy y es sofocante. Y les pido a todos ustedes que presten atención a lo que está sucediendo en Hong Kong”.

El Frente de Derechos Humanos Civiles (CHRF), un grupo pro-democracia que organizó varias concentraciones masivas el año pasado, escribió en su página de Facebook que “la era de Un País, Un Sistema ha llegado”.

La líder de Hong Kong, Carrie Lam, emitió una declaración en la que acogió con satisfacción la aprobación de la ley, y dijo que su gobierno “cooperará plenamente” con el comité permanente de la APN para “completar el trabajo pertinente sobre la legislación lo antes posible”.

Lam añadió que su gobierno también impulsará el Artículo 23 “tan pronto como sea posible”, un proyecto de ley antisubversivo que se propuso por primera vez en 2003, pero que fue desechado rápidamente ese año debido a las protestas masivas en medio de las preocupaciones de que podría amenazar las libertades civiles de los hongkoneses.

En respuesta a la votación de la APN, la ONG británica Hong Kong Watch tuiteó: “Esta es una flagrante violación del tratado de traspaso. Gran Bretaña debe tomar medidas ahora y proporcionar un salvavidas para los hongkoneses, lo necesitarán”.

El 27 de mayo, varias organizaciones internacionales expresaron su oposición a la ley de seguridad nacional, entre ellas la International Trade Union Confederation (ITUC), una organización sindical mundial con sede en Bruselas; el Colegio de Abogados de la Ciudad de Nueva York; y el Comité de Derechos Humanos de los Colegios de Abogados (BHRC), la rama de derechos humanos internacionales del Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales.

El Colegio de Abogados de la Ciudad de Nueva York dijo que insta “a las autoridades tanto de Hong Kong como de Beijing a que cumplan con sus obligaciones en virtud del derecho internacional y nacional, y a que renueven sus compromisos con el estado de derecho y los derechos humanos en virtud de su promesa de mantener ‘Un país, dos sistemas'”.

El 26 de mayo, la Comisión Internacional de Juristas (ICJ), una ONG de derechos humanos con sede en Ginebra, también emitió una declaración en la que expresaba su grave preocupación por la ley china y pedía que se retirara.

Pompeo

La aprobación de la ley de seguridad nacional por parte de China se produjo un día después de que el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, certificara que Hong Kong ya no era autónomo de China mientras informaba al Congreso. Añadió que la ley de seguridad nacional fue una “desastrosa decisión” de Beijing.

“Estados Unidos apoya al pueblo de Hong Kong en su lucha contra la creciente negación, por parte del PCCh, de la autonomía que les fue prometida”, declaró Pompeo.

El secretario de Estado de los Estados Unidos debe certificar cada año si Hong Kong es suficientemente autónomo de China, de conformidad con la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong de 2019. Ser autónomo es un requisito previo para que Hong Kong pueda disfrutar de privilegios económicos y comerciales especiales como entidad separada de China continental, en virtud de la Ley de política de Hong Kong de 1992.

El comentario de Pompeo se produjo después de que el presidente Donald Trump dijera a los periodistas el martes que su administración estaba planeando tomar medidas en respuesta a la nueva ley de Beijing “antes del final de esta semana”, sin dar detalles.

Tres miembros del partido local pro-democracia Demosistō —Agnes Chow, Nathan Law y el secretario general Joshua Wong— dieron una conferencia de prensa el jueves por la mañana, en respuesta a la declaración de Pompeo.

(Izqa.-dcha.) Agnes Chow, Nathan Law y Joshua Wong del partido local prodemocracia Demosistō celebran una conferencia de prensa en Hong Kong el 28 de mayo de 2020. (Song Bilung/The Epoch Times)

Wong, citando fuentes no identificadas, dijo que el gobierno de EE.UU. estaba contemplando la posibilidad de suspender las tasas arancelarias preferenciales de Hong Kong.

Reuters, citando a personas anónimas familiarizadas con el asunto, también informó que la administración Trump estaba considerando la suspensión de los aranceles, lo que significaría que los bienes de Hong Kong podrían estar sujetos a los aranceles punitivos que se aplican a las exportaciones chinas durante la guerra comercial entre EE.UU. y China.

Chow dijo que aunque cualquier posible sanción de los Estados Unidos podría tener un impacto en la economía local, era un “paso trágico pero necesario”.

Más tarde, el jueves por la tarde, Demosistō emitió una declaración oficial en respuesta a las observaciones de Pompeo, en la que se explicitaba la importancia de las posibles sanciones de los Estados Unidos.

Las empresas chinas se han “marcado a sí mismas como ‘empresas de Hong Kong’ desde el comienzo de la guerra comercial entre China y los Estados Unidos”, afirmó Demosistō. “Creemos que el fin del estatus especial de Hong Kong por parte de los EE.UU. tiene como objetivo erradicar tal comportamiento”, declaró.

La organización Hong Kong Democracy Council (HKDC), con sede en Washington, emitió una declaración en la que acogía con satisfacción las observaciones de Pompeo sobre la autonomía de Hong Kong.

“Instamos al presidente Trump a reunir inmediatamente todas las fuentes y herramientas disponibles para evitar la muerte de Hong Kong como ciudad libre y global”, declaró el HKDC.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Gente de Wuhan ridiculiza la propaganda de “energía positiva” de China | Virus del PCCh | COVID-19

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

TE RECOMENDAMOS