China anunció que cancelará las comunicaciones militares y los lazos climáticos con EE.UU.

Por Andrew Thornebrooke
05 de Agosto de 2022 1:41 PM Actualizado: 05 de Agosto de 2022 2:18 PM

El régimen comunista de China anunció el viernes que cancelará o suspenderá el diálogo sobre varios temas con Estados Unidos, desde comunicaciones militares hasta iniciativas sobre el cambio climático.

Una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores del Partido Comunista Chino (PCCh) dijo que el régimen cancelaría todas las comunicaciones directas entre los líderes del teatro militar, las reuniones de trabajo entre los departamentos de defensa y los diálogos de seguridad marítima con Estados Unidos.

Además, el PCCh suspendería toda cooperación con Estados Unidos relacionada con la repatriación de inmigrantes ilegales, la asistencia de justicia penal, las conversaciones sobre el clima, el crimen transnacional y los programas antidrogas.

El anuncio es parte de una serie de medidas de represalia de China contra Estados Unidos y sus socios luego de la visita de la presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán a principios de semana.

Además, es probable que la comunidad internacional considere la cancelación de las comunicaciones entre los comandantes militares en el Indo-Pacífico como una escalada importante, ya que dicho contacto suele ser una herramienta clave para ayudar a los militares a evitar errores de comunicación o accidentes dañinos.

La declaración del PCCh ocurre luego de un aluvión de retórica explosiva y acciones hostiles de Beijing en lo que va de esta semana.

El jueves, el PCCh lanzó 11 misiles balísticos en las aguas que rodean a Taiwán, algunos de los cuales pasaron por encima de la isla y entraron en la zona económica exclusiva de Japón. El régimen también parece haber lanzado una serie sostenida de ciberataques contra la infraestructura taiwanesa, y ha aplicado prohibiciones a la importación de más de 2000 artículos procedentes de Taiwán. El cerco militar chino a Taiwán también ha formado una especie de bloqueo, obligando al tráfico aéreo y marítimo internacional a rodear las zonas más peligrosas.

Los foros internacionales, incluidos el G7 y la ASEAN, le han pedido al PCCh que ponga fin a sus provocaciones y busque una solución pacífica a las tensiones actuales.

Mientras tanto, la Casa Blanca convocó al embajador chino a causa de las escaladas sin precedentes.

El liderazgo de EE.UU. dijo que no cedería ante el comportamiento errático y peligroso de China y que, a pesar de las amenazas del PCCh a la estabilidad regional, buscaría medidas de desescalada, incluido el aplazamiento de una de sus propias pruebas de misiles.

“Mientras China participa en ejercicios militares desestabilizadores alrededor de Taiwán, Estados Unidos está demostrando, en cambio, el comportamiento de una potencia nuclear responsable al reducir los riesgos de errores de cálculo y percepción”, dijo el coordinador de comunicaciones del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, durante una conferencia de prensa el 4 de agosto.

“Así es como vamos a defender los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos y nuestros valores”.

El PCCh mantiene el llamado principio de Una China, que establece que Taiwán es una provincia disidente que debe reunificarse con el continente. El régimen no ha descartado el uso de la fuerza para lograr este objetivo. Taiwán se ha autogobernado desde 1949 y, sin embargo, nunca ha sido controlado por el PCCh. Taiwán mantiene un gobierno democrático y una economía de mercado próspera.

Las relaciones de Estados Unidos con Taiwán y China se rigen por una serie de tratados y cables diplomáticos que se remontan a la década de 1970. En particular, Estados Unidos se adhiere a la política de Una China, que reconoce, pero no respalda, el principio de Una China del PCCh. La política también exige amplios lazos no oficiales con Taiwán. La Ley de Relaciones con Taiwán de 1979 exige además que Estados Unidos proporcione a Taiwán las armas necesarias para su autodefensa.

En el centro de las tensiones en curso entre el PCCh y Estados Unidos está su acuerdo de larga data de que ninguna de las partes intentará cambiar unilateralmente este statu quo a través de la fuerza o la coerción.

Las autoridades del PCCh sostienen que la visita de Pelosi tenía la intención de cambiar unilateralmente ese statu quo. Los funcionarios estadounidenses dicen lo mismo sobre el aumento de la agresión militar y económica de China en la región, y han acusado al PCCh de fabricar una crisis para justificar la expansión militar en Taiwán.

“Las acciones provocadoras de Beijing son una escalada significativa en su intento de larga data de cambiar el statu quo”, dijo Kirby.

“No vamos a aceptar un nuevo statu quo. Y no es solo Estados Unidos, sino también el mundo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.