China continúa represión contra Falun Gong, con 16,413 detenciones y persecuciones confirmadas en 2021

Por Danella Perez Schmieloz
23 de Enero de 2022 5:29 PM Actualizado: 23 de Enero de 2022 5:29 PM

El Partido Comunista Chino (PCCh) continuó deteniendo y persiguiendo a los practicantes de Falun Dafa durante 2021, como parte de su campaña nacional de represión emprendida hace más de dos décadas contra la disciplina espiritual.

Según un informe de Minghui.org, un sitio web con sede en EE. UU. que hace un seguimiento de la persecución a Falun Dafa en China, en 2021 se confirmaron 5886 detenciones y 10,527 casos de persecución contra los practicantes.

Sin embargo, de los casos reportados en 2021, 841 detenciones habían ocurrido en 2020, mientras que 7 casos de persecución ocurrieron en 2016 y 1275 en 2020, pero no habían sido confirmados previamente debido a las dificultades para obtener información de China debido a la fuerte censura del PCCh.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual que incluye ejercicios de meditación y enseñanzas morales basadas en tres principios fundamentales: Verdad, Benevolencia y Tolerancia. La práctica ganó popularidad en China durante la década de 1990, con estimaciones sobre el número de practicantes que oscilan entre 70 y 100 millones. El régimen comunista, temiendo que el número de practicantes representara una amenaza para su control autoritario, inició una amplia campaña para reprimir la práctica y a sus practicantes en julio de 1999.

Desde entonces, millones de personas han sido detenidas en prisiones, campos de trabajos forzados y otras instalaciones, y cientos de miles han sido torturadas mientras se encontraban encarceladas, según el Centro de Información de Falun Dafa. Se ha confirmado la muerte de miles de personas como resultado de la tortura y los abusos durante la detención, aunque es probable que esta cifra represente la punta del iceberg, según los expertos, debido a la extrema dificultad para verificar la información procedente de China.

Una de las estrategias del PCCh para erradicar la práctica incluye someter a los practicantes a torturas y lavados de cerebro en un intento por obligarlos a renunciar a su fe.

La campaña sistemática de represión del PCCh contra los practicantes de Falun Gong ha sido calificada de “genocidio frío” por los expertos, debido a los esfuerzos graduales y persistentes del régimen para aniquilar al grupo de fe durante las últimas dos décadas. Este término se utiliza en contraposición a un “genocidio en caliente” que tiene como objetivo eliminar a un grupo en un período corto.

Como informó Minghui, en 2021 se registró un pico de casos de detenciones y de persecución entre abril y junio, como parte de la continuación de la “campaña reducción a cero” del PCCh, una política de tolerancia cero hacia Falun Gong que apareció por primera vez en la provincia de Guizhou, suroeste de China, en marzo de 2020 y luego se extendió a otras provincias. La campaña consiste en perseguir uno a uno a los practicantes incluidos en la lista negra para que renuncien a su fe.

El pico también coincide con dos fechas importantes para los practicantes de Falun Gong: el Día Mundial de Falun Dafa el 13 de mayo; y el aniversario de la protesta pacífica de los practicantes frente a la sede del Partido Comunista Chino en Beijing el 25 de abril de 1999, cuando apelaron a las autoridades por el derecho a practicar su fe libremente. Esta petición ocurrió meses antes de que el PCCh iniciara la persecución.

Las detenciones y la persecución se intensifican en torno a estas fechas para obstaculizar los esfuerzos de los practicantes de informar sobre la persecución, dice Minghui.

Tal fue el caso de 13 practicantes detenidos en la ciudad de Suzhou, en la provincia oriental china de Jiangsu, el 10 de mayo de 2021, más dos que desaparecieron el mismo día y cuyas detenciones se confirmaron posteriormente. Las autoridades no dieron información sobre el paradero de los practicantes a sus familias.

El 23 de octubre de 2021, Minghui informó que 14 de esos practicantes de Falun Gong aún estaban detenidos en un “hotel secreto convertido en centro de lavado de cerebro”, donde fueron sometidos a abusos físicos y verbales con el fin de obligarles a renunciar a sus creencias, según la información obtenida por las familias de los detenidos por parte de una fuente interna.

Los centros de lavado de cerebro han “resurgido” recientemente en China para detener a los practicantes que se niegan a renunciar a Falun Gong a pesar de la persecución bajo la campaña “Reducción a cero”, según Minghui.

Se abrieron 9 nuevos centros en Wuhan, que se suman a los 60 ya existentes, señala el informe. En uno de esos nuevos centros, los practicantes de Falun Gong fueron confinados en cuartos oscuros, obligados a ver videos que difamaban a su práctica espiritual y fueron sometidos a la privación del sueño, mientras que otros iniciaron huelgas de hambre pero fueron alimentados a la fuerza.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.