China emite más gases de efecto invernadero que todos los países desarrollados juntos, según informe

Por Frank Fang
07 de Mayo de 2021
Actualizado: 07 de Mayo de 2021

China emitió más gases de efecto invernadero (GEI) que Estados Unidos y todos los demás países desarrollados juntos en 2019, según un informe publicado el 6 de mayo por la empresa de investigación Rhodium Group, con sede en Nueva York.

El informe reveló que solo China fue responsable de más del 27 por ciento del total de las emisiones mundiales, mientras que Estados Unidos ocupó un lejano segundo lugar con el 11 por ciento. India ocupó el tercer lugar con un 6.6 por ciento, seguida por el bloque de 27 países de la Unión Europea con un 6.4 por ciento.

La emisión de China alcanzó casi 14.1 gigatoneladas de equivalentes de dióxido de carbono en 2019, más del triple de los niveles de 1990 y un aumento del 25 por ciento en la última década, según el informe. Las emisiones mundiales en 2019 superaron las 52 gigatoneladas.

Además, la emisión per cápita de China alcanzó las 10.1 toneladas en 2019, lo que supuso un aumento que casi triplicó las emisiones de las últimas dos décadas, según el informe. La cifra fue ligeramente inferior a la media de 10.5 toneladas per cápita de los 37 países que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“Aunque los datos globales definitivos para 2020 aún no están disponibles, esperamos que las emisiones per cápita de China superen la media de la OCDE en 2020, ya que las emisiones netas de GEI de China crecieron alrededor del 1.7 por ciento, mientras que las emisiones de casi todas las demás naciones se redujeron drásticamente tras la pandemia de la COVID-19”, afirma el informe.

China es el mayor productor y consumidor de carbón del mundo. Según datos de la ONG Global Energy Monitor, con sede en San Francisco, en enero de este año había 1082 centrales eléctricas de carbón en funcionamiento en China. Además, China está construyendo 92 centrales más y 135 están en fase de preconstrucción.

Mientras tanto, Beijing también ha estado financiando proyectos con combustibles fósiles en los países que se han adherido a la “Iniciativa de la Franja y la Ruta” (BRI, también conocida como “La Franja y la Ruta”) de China. Según el Council of Foreign Relations, organización sin ánimo de lucro con sede en Nueva York, China colaboró con 240 plantas de carbón en estos países en 2016.

“Las inversiones en combustibles fósiles de la BRI dificultarán la lucha contra el cambio climático”, concluyó la organización sin ánimo de lucro.

Beijing ha encerrado a los países de la BRI en un “futuro energético consumidor de carbón”, informó AFP en diciembre del año pasado, con proyectos chinos de carbón en curso en países como Zimbabue y Pakistán.

La BRI es una iniciativa de inversión que Beijing puso en marcha en 2013 para construir rutas comerciales que conecten a China con otras partes del mundo.

En respuesta al informe del Grupo Rhodium, el senador Rick Scott (R-Fla.) recurrió a Twitter para advertir sobre la colaboración con Beijing en materia de cambio climático.

“La China comunista es el peor contaminador del mundo y no podemos confiar en que haga algo para cambiar el rumbo”, escribió Scott.

Añadió: “Abordar nuestro clima cambiante requiere soluciones reales, pero no podemos pretender que los acuerdos inútiles con megacontaminadores como la China comunista hagan algo para avanzar en esa labor”.

China y Estados Unidos se comprometieron a cooperar en la lucha contra el cambio climático tras un viaje a China del enviado especial de Estados Unidos para el clima, John Kerry, en abril. Varios legisladores republicanos, incluido Scott, criticaron el viaje de Kerry, diciendo que era un esfuerzo infructuoso.

Días después del viaje de Kerry, el mandatario chino Xi Jinping participó el 22 de abril en una cumbre sobre el clima liderada por Estados Unidos, durante la cual dijo que China “limitaría estrictamente” su consumo de carbón de 2021 a 2025, y lo reduciría gradualmente en los cinco años siguientes. Xi también reiteró su promesa anterior, realizada en septiembre del año pasado, de que China se convertiría en un país neutro en carbono para 2060.

Recientemente, Kerry recibió más críticas de varios legisladores republicanos por su comentario en una entrevista con Foreign Policy.

“Tenemos diferencias sobre las reglas económicas, sobre la cibernética. Tenemos otras diferencias sobre derechos humanos, intereses geoestratégicos, pero esas diferencias no tienen que interponerse en algo que es tan crítico como tratar el clima”, dijo Kerry a Foreign Policy.

El representante Michael McCaul (R-Texas), principal republicano del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, dijo al New York Post que Kerry debe “reconsiderar sus prioridades”.

“Exigir que el PCCh deje de cometer un genocidio no ‘se interpone’ en las negociaciones sobre el cambio climático, y dar a entender que las cuestiones climáticas son más críticas que las vidas de millones de personas oprimidas que viven en China es insensible e improcedente”, declaró McCaul.

En enero, el entonces secretario de Estado Mike Pompeo declaró que el Partido Comunista Chino (PCCh) ha cometido genocidio y “crímenes contra la humanidad” contra los uigures y otras minorías en Xinjiang.

El representante August Pfluger (R-Texas), miembro del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, acudió a Twitter el 6 de mayo para decir que las declaraciones de Kerry son “repugnantes y moralmente incorrectas”.

“La China comunista está cometiendo un genocidio al enviar a la fuerza a millones de musulmanes #uigures a campos de trabajo, sometiendo a muchos a crímenes contra la humanidad. Estados Unidos no puede hacer la vista gorda y pasar por alto estos abusos”, escribió Pfluger.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS