No se puede confiar en las promesas climáticas del régimen chino, dicen legisladores del GOP

Por Cathy He
23 de Abril de 2021
Actualizado: 23 de Abril de 2021

Mientras el mandatario chino Xi Jinping hacía su primera aparición con el presidente Joe Biden en la cumbre mundial virtual sobre el clima celebrada en la Casa Blanca el 22 de abril, varios legisladores republicanos advertían a su administración de que no debía cooperar con Beijing en materia de cambio climático.

Citando el largo historial de promesas rotas del régimen, dicen que no se puede confiar en que el régimen chino actúe en función de los compromisos de reducción de sus emisiones. También temen que la Administración Biden pueda hacer concesiones a Beijing para conseguir su cooperación en materia de clima, a expensas de otras cuestiones cruciales como los derechos humanos y las prácticas comerciales desleales del régimen.

En la cumbre, Xi dijo que el país “limitará estrictamente” el aumento del consumo de carbón en los próximos cinco años, y lo reducirá gradualmente en los cinco años siguientes.

China es el mayor consumidor de carbón del mundo, con diferencia, y sigue construyendo más centrales eléctricas de carbón. También es el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo.

Xi también repitió su promesa del año pasado de lograr las emisiones netas cero para 2060. Con un tono conciliador, Xi añadió que “China espera trabajar con la comunidad internacional, incluso con Estados Unidos” en la lucha contra el cambio climático.

Su tono contrastó con el de los dos principales diplomáticos del régimen que acudieron a una reunión el mes pasado con funcionarios de Biden en Alaska. Durante una confrontación pública, los funcionarios del Partido Comunista Chino, Yang Jiechi y Wang Yi, desairaron al secretario de Estado, Antony Blinken, y al asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, después de que los funcionarios estadounidenses criticaran al régimen por una serie de cuestiones, como sus abusos a los derechos humanos, la coerción económica y la agresión militar.

La aparición de Xi en la cumbre se produjo una semana después de que el enviado especial de Estados Unidos, John Kerry, viajara la semana pasada a China para reunirse con funcionarios chinos y discutir el “aumento de la ambición climática global”. Su viaje fue la primera visita de alto nivel a China de un funcionario de la Administración Biden desde que el nuevo presidente asumió el cargo. Después de las conversaciones, los dos países, en una declaración conjunta, acordaron que deben introducirse compromisos más firmes para luchar contra el cambio climático antes de una nueva ronda de conversaciones internacionales a finales de año.

Algunos legisladores republicanos se opusieron al viaje de Kerry, diciendo que era un proyecto infructuoso.

“La China comunista nunca cumplirá ningún acuerdo climático. Estas ‘negociaciones’ hacen que Estados Unidos parezca blando y perjudican las discusiones sobre nuestros principales intereses en materia de seguridad nacional y derechos humanos”, dijo el senador Rick Scott (R-Fla.) en un tuit el 14 de abril.

El senador Rick Scott (R-Fla.) habla en el Capitolio en Washington el 23 de febrero de 2021. (Erin Scott/POOL/AFP vía Getty Images)

El representante Michael McCaul (R-Texas) describió la visita como “una señal absolutamente equivocada”.

“La RPC [República Popular China] es el mayor emisor de carbono del mundo y promotor de la energía del carbón. Los artículos de Bloomberg revelan ahora aún más que el trabajo forzado y las industrias contaminantes son fundamentales para los planes superficiales de energía verde de la RPC”, dijo McCaul la semana pasada.

Varias noticias recientes han planteado dudas sobre si los productos solares fabricados en China, incluido el polisilicio, utilizan mano de obra forzada de uigures y otras minorías musulmanas de la región de Xinjiang, donde el régimen chino ha emprendido una amplia campaña de represión.

El polisilicio es la materia prima clave utilizada para producir paneles solares que generan electricidad a partir de la luz solar. Tres fábricas de Xinjiang producen colectivamente casi la mitad del suministro mundial de polisilicio, informó Bloomberg.

El senador Marco Rubio (R-Fla.), en una entrevista con Fox News el 21 de abril, se mostró en desacuerdo con la participación de Xi en la cumbre.

“Incluso mientras aparecen en la cumbre, están financiando miles de millones de dólares en plantas que funcionan con combustibles fósiles en todo el mundo, incluso dentro de China. Sus emisiones siguen aumentando”, dijo Rubio.

Unos obreros chinos salen a trabajar mientras sale humo de una central eléctrica de carbón en Shanxi, China, el 25 de noviembre de 2015. (Kevin Frayer/Getty Images)

Además de construir docenas de nuevas centrales eléctricas de carbón en el país, el régimen ha destinado desde 2013 50,000 millones de dólares para construir instalaciones de carbón en el extranjero a través de su Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), según un artículo de Refinitiv. La BRI es un proyecto de inversión masiva en infraestructuras destinado a ampliar la influencia económica y política del régimen en todo el mundo.

Rubio añadió: “Por eso siempre le digo a la gente que la acción de Estados Unidos por sí sola es irrelevante cuando hay países como China que siguen aumentando sus emisiones. Y no van a dejar de hacerlo”.

El senador hizo hincapié en la necesidad de juzgar al régimen por sus acciones, no por sus palabras. Señaló la promesa de Xi en 2015 de no militarizar el mar de China Meridional, pero el régimen procedió a intensificar sus planes de construcción de puestos militares en islas artificiales de la región.

“Creo que Xi Jinping está más que feliz de vernos adoptar políticas que aumentan los costes de crecimiento de nuestra economía, pero no creo que ustedes vayan a verles hacer nada que vaya a frenar su capacidad de crecimiento”, dijo Rubio. “Y no van a verles hacer nada que deje de financiar este tipo de actividad en todo el mundo, donde ahora controlan estas centrales eléctricas, lo que les da también una ventaja geopolítica”.

El senador Marco Rubio (R-Fla.) interroga a los testigos durante una audiencia del Comité de Inteligencia del Senado en el Capitolio, en Washington, el 23 de febrero de 2021. (Drew Angerer/Pool/AFP vía Getty Images)

Robert Atkinson, presidente del think tank ITIF, con sede en Washington, dijo que cooperar con Beijing en materia de clima tendría un coste para Estados Unidos.

“China cobra un precio por todo. No son ingenuos. No son unos buenos amigos a nivel mundial”, dijo Atkinson en un debate virtual el 19 de abril.

Comprometerse con el régimen en materia de clima “reduciría el poder crítico de Estados Unidos necesario para presionar a China para que desmantele su régimen mercantilista (…) depredador”, dijo.

Si Estados Unidos pidiera al régimen que ayudara a combatir el cambio climático, Xi aprovechará la oportunidad para obligar a Estados Unidos a suavizar su posición respecto a los diversos abusos de Beijing, según Atkinson.

“Xi Jinping no es estúpido, no es ingenuo, va a decir: ‘Sí, claro que os ayudaremos con el clima. Pero tenéis que hacer estas otras cosas. Tenéis que dejar el régimen de control de las exportaciones y tenéis que dejar de criticarnos por el robo de la propiedad intelectual'”, dijo.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS