China forma un ‘nuevo eje de colaboradores’ con Pakistán y los talibanes: Excomisionado de EE.UU.

Por Frank Fang y Jan Jekielek
03 de Septiembre de 2021
Actualizado: 03 de Septiembre de 2021

El régimen comunista en China ha creado una nueva alianza para desafiar a Estados Unidos y a las democracias occidentales, dijo Johnnie Moore, excomisionado de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de EE.UU. (USCIRF).

“Están creando un nuevo eje de colaboradores contra el orden democrático occidental”, dijo Moore, refiriéndose a la alianza de China, Pakistán y los talibanes, en una entrevista reciente con el programa “American Thought Leaders” (Líderes del pensamiento estadounidense) de The Epoch Times. Dijo que la alianza es una “catástrofe geopolítica”.

China ha apoyado abiertamente a los talibanes en los últimos meses. En junio, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, en una reunión con sus homólogos de Pakistán y Afganistán, prometió “devolver a los talibanes a la corriente política”. Un mes después, Wang le dio la bienvenida a una delegación talibán encabezada por el mulá, Abdul Ghani Barada.

Después de la rápida toma de Kabul por los talibanes a mediados de agosto, el Partido Comunista Chino (PCCh) le dio la bienvenida rápidamente al ascenso de los talibanes, aunque el régimen chino aún no ha reconocido formalmente al grupo terrorista.

Los talibanes también han considerado al PCCh como un aliado importante. En una entrevista reciente con el periódico italiano La Repubblica, el portavoz talibán, Zabiullah Mujahid, se refirió a Beijing como un “socio principal” y una “puerta de entrada a los mercados de todo el mundo”.

Moore explicó que hay tres razones por las que Beijing valora una asociación con los talibanes. En primer lugar, el régimen chino quiere aprovechar las tierras raras y otros minerales de Afganistán, que se estima tienen un valor de hasta 3 billones de dólares.

Las tierras raras son 17 elementos de la tabla periódica que son vitales en muchas industrias, incluida la electrónica de consumo, la defensa y las tecnologías ecológicas. Actualmente, China controla alrededor del 80 por ciento del suministro mundial de tierras raras. Anteriormente ha cortado sus exportaciones como táctica de represalia contra otros países.

Además, Beijing quiere controlar el movimiento a través de su frontera compartida con Afganistán, agregó Moore.

La región de Xinjiang, en el extremo occidental de China, y Afganistán comparten una frontera de 74 kilómetros de largo. El régimen chino teme que los militantes uigures puedan utilizar el cruce fronterizo para lanzar ataques en Xinjiang, donde Beijing ha encerrado a más de un millón de uigures y a otras minorías étnicas en campos de internamiento.

Lo más importante de todo, según Moore, es que Beijing dijo que quiere “aprovecharse de la situación actual para disminuir el prestigio de Estados Unidos”.

Beijing ha utilizado la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán como forraje para alimentar su campaña de propaganda, presentando a Estados Unidos como un socio poco confiable. Recientemente, el 3 de septiembre, el diario estatal, China Daily, publicó un artículo en el que criticaba la democracia estadounidense. Argumentó que cuando Estados Unidos “exportó” su “modelo de democracia”, trajo “desastres a los países implicados”.

El “neocolonialismo” del PCCh

“La relación entre Beijing y los talibanes es el último ejemplo del neocolonialismo y de la política exterior explotadora que emana del Partido Comunista Chino, que tiene como objetivo aprovecharse de cualquier país y de cualquier líder lo suficientemente crédulo como para aceptar sus promesas, las cuales casi nunca se cumplen”, dijo Moore.

Muchos países en desarrollo, incluidos Kenia, Nepal y Mozambique, se han endeudado enormemente tras vincularse a la iniciativa “La Franja y la Ruta” (BRI) de China. Beijing lanzó la iniciativa en 2013 para construir rutas comerciales que unan a China y a otras partes del mundo, buscando aumentar su influencia geopolítica.

Tanto Pakistán como Afganistán son miembros del BRI, este último se adhirió a la iniciativa china en 2016. El 2 de septiembre, los talibanes expresaron su deseo de continuar formando parte del BRI.

Ese día, Abdul Salam Hanafi, un alto miembro del equipo negociador de los talibanes, le dijo al ministro de Relaciones Exteriores adjunto de China, Wu Jianghao, que el BRI “contribuiría al desarrollo y la prosperidad de la región”.

Moore explicó: “Lo que hacen es explotar a los países vulnerables a través de sus líderes para avanzar en su agenda”.

“Lo que está sucediendo pausadamente en todo el mundo, lo que aprenderán los talibanes, lo que aprenderá Pakistán, y algunos de los países que han optado por seguir este camino, es lo que el pueblo chino aprendió hace mucho tiempo y no se le permite decir: la primera víctima de los peores vicios del Partido Comunista es su propio pueblo, el pueblo chino”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS