China intensifica la campaña de desinformación contra EE.UU. durante la pandemia

Por Bowen Xiao
22 de Marzo de 2020 Actualizado: 22 de Marzo de 2020

El Partido Comunista Chino (PCCh) sigue atacando a Estados Unidos como parte de una campaña de desinformación cada vez más antagónica para cubrir su mala gestión de la pandemia—que ha infectado a casi de 330,000 personas en todo el mundo.

En los últimos días, como parte de esta campaña antiestadounidense, el PCCh comenzó a impulsar una nueva teoría de conspiración, que alegaba que Estados Unidos tuvo acceso al virus mucho antes que todos los demás porque fue muy rápido para desarrollar una posible vacuna.

Los funcionarios del régimen y los medios de comunicación estatales han amplificado las teorías de conspiración en las redes sociales como Twitter, y recientemente han impulsado la versión de que el origen del virus del PCCh no está claro, o que proviene del ejército de Estados Unidos. La mayoría de los ciudadanos chinos no tienen acceso a Twitter, el cual está bloqueado en el país comunista.

“EE.UU. sacó la vacuna tan rápidamente, que solo significa que han estado trabajando en ella mucho antes de la pandemia”, afirmó un comentarista en la Televisión Central de China (CCTV), la mayor red de televisión estatal del país, sin dar ninguna prueba.

El presentador respondió: “Por lo que podemos concluir que EE. UU. tuvo en posesión este virus hace mucho”.

Mientras tanto, un posteo en Twitter del 20 de marzo de la agencia estatal Xinhua hizo referencia al escándalo de un puñado de senadores estadounidenses que habrían vendido acciones después de enterarse del virus del PCCh. Xinhua lo usó para atacar al presidente Donald Trump con el hashtag “#Trumpandemic”.

“Los senadores sabían lo suficiente como para deshacerse de las acciones”, decía el posteo de Xinhua. “¿Cómo es que el Presidente Trump parecía no tener ni idea de la gravedad del #COVID19? El presidente debería saber más y mejor que los senadores. ¿Estaba fingiendo, o tal vez tiene demasiadas acciones para vender? #Trumpandemic”.

Un editorial de Xinhua del 17 de marzo amenazó directamente a Estados Unidos, diciendo: “El lado estadounidense debe corregir inmediatamente sus conductas erróneas (…) antes de que sea demasiado tarde”.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y creara una pandemia mundial.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Zhao Lijian, ha sido un principal impulsor de la campaña de propaganda mundial del régimen chino, trabajando continuamente para desviar la culpa a Estados Unidos. Zhao fue uno de los primeros funcionarios de alto rango en impulsar la versión de que el virus del PCCh fue introducido en Wuhan por el ejército de Estados Unidos.

“Portavoz chino: China luchó duro y ganó 2 meses para el mundo”, dijo Lijian el 20 de marzo. “Lamentablemente, el gobierno de EE.UU. desperdició un tiempo tan valioso, y luego no escatimó esfuerzos para estigmatizar a China. Esto es inmoral e injusto. No le hace ningún bien al control del virus por parte de EE. UU. ni a la cooperación internacional”.

El 22 de marzo, Lijian retuiteó un posteo de un usuario de Twitter que decía: “Realmente creo que COVID-19 ha estado aquí en Estados Unidos por un tiempo. ¿Recuerdan lo enfermos que estaban todos durante las Fiestas/a principios de enero?”

Un estudio del 13 de marzo encontró que si China hubiera actuado antes con intervenciones no farmacéuticas (NPI), la propagación del virus del PCCh podría haberse reducido drásticamente.

“Si las NPIs hubieran podido realizarse una, dos o tres semanas antes en China, los casos podrían haberse reducido en un 66%, 86% y 95%, respectivamente, junto con una reducción significativa del número de zonas afectadas”, según el informe.

Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores del PCCh y directora general del Departamento de Información, es otra funcionaria que ha continuado la campaña contra Estados Unidos.

“Si Estados Unidos está realmente seguro de la supremacía de su sistema político, ¡¿por qué tienen tanto miedo del Partido Comunista de China y de los medios de comunicación chinos?!”, dijo en un posteo de Twitter del 20 de marzo.

“Algunas figuras políticas de EE. UU. han estado desacreditando a China y la respuesta a la epidemia de China y estigmatizando a China”, escribió en un posteo anterior. “Cualquier plan para calumniar y difamar a China no tiene ninguna posibilidad de éxito; cualquier acción que perjudique los intereses de China será rechazada con firmeza y resolución”.

La campaña de desinformación del PCCh ya ha pasado por varias fases: ignorar o restar importancia a la gravedad del brote, crear una cobertura positiva y, más recientemente, intentar culpar a Estados Unidos.

Con el fin de dar la impresión de que ha manejado el brote de manera efectiva, el régimen chino ha estado afirmando que no hay nuevas infecciones locales del virus del PCCh, afirmación que, según los expertos, no es creíble. Mientras tanto, algunos medios de comunicación en Estados Unidos se hacen eco de esta narrativa.

Peter Huessy, presidente y fundador de GeoStrategic Analysis, una compañía de defensa y seguridad nacional en Potomac, Maryland, dijo a The Epoch Times que es peligroso creer en cualquier cifra o afirmación que provenga del Partido Comunista Chino.

“El [PCCh] ha mentido repetidamente acerca de todo lo que tiene que ver con el virus; ¿por qué alguien supone que ha cambiado de repente?”, dijo Huessy en un correo electrónico. “Como gobierno totalitario, sabemos que mienten automáticamente para mantenerse en el poder”.

Huessy calificó a la campaña de desinformación de poco sorprendente, y agregó que es una típica táctica comunista que se repite en “cada área de política significativa en China”.

El PCCh también se dispone expulsar a periodistas estadounidenses radicados en China que trabajan para The New York Times, The Wall Street Journal y The Washington Post. Anteriormente, el Departamento de Estado de EE.UU. designó a cinco medios de comunicación estatales chinos como “misiones extranjeras” y redujo el número de personal chino autorizado a trabajar en las oficinas de los medios de comunicación en Estados Unidos.

“Tenemos pocas formas de saber la verdad en China”, dijo Huessy. “Una evidencia clave que falta es el número total de personas infectadas”.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao_

****

Descubra

Virus del PCCh: el nombre adecuado para el virus que está causando la pandemia

TE RECOMENDAMOS