China utiliza anuncios de Facebook para atacar a EE.UU. y difundir desinformación sobre el virus

Por Bowen Xiao
15 de Abril de 2020
Actualizado: 15 de Abril de 2020

El Partido Comunista Chino (PCCh) está utilizando sus cuentas de redes sociales administradas por el estado, que cuentan con decenas de millones de seguidores, para difundir desinformación a través de anuncios de Facebook e Instagram en un intento de criticar al presidente Donald Trump y alterar las narrativas sobre la pandemia del virus del PCCh.

Los anuncios, muchos de los cuales se publicaron sin descargo de responsabilidad político, se difundieron a audiencias de habla inglesa en todo el mundo a través de las principales compañías de medios chinos controladas por el estado, incluidos el Global Times, la Agencia de Noticias Xinhua, la Televisión Central de China (CCTV) y Red Global de Televisión de China (CGTN).

Los anuncios políticos, que han obtenido aproximadamente 45 millones de visitas desde el 15 de febrero, representan un aumento de la ya descarada campaña de desinformación por parte de Beijing. Como señaló Renée DiResta, gerente de investigación técnica en el Observatorio de Internet de Stanford, los anuncios de los medios estatales en 2019 incluyeron principalmente “imágenes amistosas de pandas y gatitos (…) e historias políticas amplificadas para sentirse bien”.

Eso cambió en febrero.

“Los anuncios comenzaron a fomentar la cobertura de los medios estatales sobre el coronavirus, con docenas de anuncios alabando [al líder chino Xi Jinping] por su liderazgo y enfatizando la capacidad de China para contener la enfermedad”, escribió DiResta en The Atlantic, cuyo equipo estudió cientos de anuncios de medios estatales. “En marzo de 2020, aparecieron anuncios furiosos a la mezcla, promoviendo una cobertura indignada sobre el uso del término virus chino por parte del presidente Donald Trump”.

Los confidenciales anuncios políticos en Facebook no muestran información como quién fue el objetivo o quién financió los anuncios; sin embargo, Facebook más tarde comenzó a reportar los elementos. Algunos de los anuncios de Facebook e Instagram se pueden encontrar en su biblioteca de anuncios, que se puede buscar por Internet.

“El presidente Trump (…) parece impaciente cuando se trata de controles epidémicos. Él y su equipo siguen engañando a la sociedad estadounidense”, decía un anuncio en el Global Times el 13 de abril. “Racismo en tinta”, decía un anuncio del 20 de marzo en China Xinhua News, refiriéndose a la historia de Trump tachando la palabra “corona” y reemplazándola con “chino” en sus notas.

“Los esfuerzos de China para combatir el #COVID19 se encontraron con una incesante difamación y estigmatización desde el principio (…) #FalaciasOccidentalesDesacreditadas”, decía un anuncio del 27 de marzo al 2 de abril en el Global Times. Ese anuncio se publicó sin descargo de responsabilidad.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Una captura de pantalla de un anuncio de un medio de comunicación administrado por el estado. (Captura de pantalla)

“El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y sus oponentes han politizado descaradamente una de las cosas más naturales: una pandemia global”, decía otro anuncio, publicado por CCTV, el 13 de abril. Mientras tanto, numerosos anuncios han retratado la respuesta de Xi ante brote de una manera positiva.

La narrativa del racismo impulsada por Beijing es una de las muchas que están ganando popularidad en los medios estadounidenses y afirma que llamar al patógeno “el virus de Wuhan” es racista, a pesar de que los medios de comunicación estatales chinos han usado el término ellos mismos, como se ve en Xinhua, el Global Times, y en otros lugares. Enfermedades previas como el Ébola, el Zika, el virus del Nilo Occidental, la enfermedad de Lyme y la gripe española llevan el nombre de los lugares donde surgieron los virus.

Emerson Brooking, miembro residente en el Laboratorio de Investigación Forense Digital del Consejo Atlántico, dijo a The Epoch Times que el aluvión de anuncios políticos es un “próximo paso natural” para las operaciones de influencia digital de Beijing. Por ejemplo, el Global Times tiene más de 52 millones de seguidores en su cuenta oficial de Facebook, mientras que The New York Times, en comparación, tiene poco más de 17 millones de seguidores.

El PCCh busca dirigir la atención a los fracasos de otras naciones, mientras ellos luchan con COVID-19 y desvían el escrutinio de su propia respuesta fallida, dijo Brooking.

Walter Lohman, director del Centro de Estudios Asiáticos de la Heritage Foundation, calificó el eje de atacar con anuncios como “otro frente para el PCCh”, y agregó que desde la perspectiva de China, “se trata de una amenaza existencial”.

“Si bien los medios como el Washington Post han sido condenados por publicar anuncios del China Daily, esos fueron marcados como ‘publicidad'”, dijo Lohman a The Epoch Times. “Esto es diferente, ya que los anuncios no están etiquetados como anuncios (ni la fuente siempre es explícita)”.

Las plataformas de redes sociales han sido las principales herramientas utilizadas por el PCCh para impulsar su propaganda. El mes pasado, los medios estatales como Xinhua News comenzaron a incluir los hashtags “#Trumpandemic” y “#TrumpVirus” en sus publicaciones de noticias en Facebook y Twitter.

Mientras tanto, en una llamada telefónica a fines de marzo, Trump y el líder chino Xi Jinping acordaron “diluir su guerra de palabras sobre el nuevo coronavirus“.

Pero Brooking, al igual que otros expertos de China, dice que la tregua es temporal, si es que lo es.

“Solo porque la guerra de información es menos visible, esto no significa que se haya detenido”, dijo. “La retórica entre Trump y Xi se ha suavizado, pero las teorías de conspiración sobre el coronavirus continúan extendiéndose a un ritmo alarmante”.

“Esta batalla perceptiva es demasiado importante tanto para Estados Unidos como para China, para que cualquiera de las partes la abandone por completo”, agregó Brooking.

Los documentos internos del gobierno obtenidos por The Epoch Times han resaltado cómo el régimen chino no reportó a propósito los casos del virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus y que causa la enfermedad COVID-19, y censuró las conversaciones sobre el brote, ayudando a alimentar su propagación.

Lohman dijo que Beijing hará lo que sea necesario para preservar su propia regla y que esto “siempre implicará una especie de guerra de opinión pública dirigida hacia Estados Unidos”.

Los funcionarios de Facebook no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios de The Epoch Times. Un portavoz dijo a VICE News que algunos de los anuncios no fueron captados por sus sistemas a pesar de que deberían haberlo sido, mientras que otros se publicaron “en países en los que Facebook no requiere divulgación”.

“Estamos avanzando en nuestros planes de etiquetar páginas de medios controladas por el estado en Facebook, incluso de China, y pronto tendremos más para compartir sobre esto”, dijo el portavoz. “Continuamos trabajando con editores y expertos externos en este tema para asegurarnos de que lo hagamos bien”.

Facebook dijo que los anuncios no etiquetados como “políticos” por los medios estatales “simplemente habrían desaparecido una vez que expiraron, haciendo prácticamente imposible el evaluar la escala total del esfuerzo de propaganda de China”, según VICE.

El mes pasado, casi 15,000 contratistas que moderan el contenido en Facebook fueron colocados en vacaciones pagadas debido a la pandemia; la compañía se basa cada vez más en inteligencia artificial y algoritmos en lugar de moderadores humanos.

“Poder suave”

El PCCh está tratando de usar su “poder blando” para influir en la opinión pública en todo el mundo, la cual se está poniendo decisivamente en contra de Beijing, dice Steven Mosher, presidente del Instituto de Investigación de Población y miembro fundador del Comité sobre el Peligro Presente: China.

“En 2007, Hu Jintao (exsecretario general del PCCh) le dijo al Decimoséptimo Congreso del Partido que era hora de luchar contra Occidente y lanzar su propia iniciativa de poder blando”, dijo Mosher a The Epoch Times. “Desde entonces, el PCCh ha gastado miles de millones para extender su alcance a los medios de comunicación en todo el mundo”.

China ha enmascarado deliberadamente el número total de casos de COVID-19 en China en un intento por salvaguardar su imagen tanto a nivel nacional como internacional, ya que una creciente lista de países expresaron su enojo y frustración por la forma en que Beijing manejó el brote del virus del PCCh.

Funcionarios de Beijing acusaron previamente a Estados Unidos de ser el origen del virus del PCCh como parte de una iniciativa de propaganda más amplia que se basa en todas las armas de su arsenal, incluidos los “medios online, impresos y de transmisión que compró o promovió en los últimos 12 años”, dijo Mosher.

El alcance o efecto de estos anuncios en los estadounidenses no está claro.

Mientras menos sepan sobre China, más serán influenciados por la desinformación, dijo Mosher. Sin embargo, debido al virus del PCCh, más personas están prestando atención a los peligros del régimen en Beijing, agregó.

“Algunos anuncios de Facebook probablemente no sean suficientes para contrarrestar el miedo y la ansiedad que sienten por ellos mismos y por sus familias, lo cual fue avivado por la maldad e incompetencia del PCCh”, dijo, refiriéndose al público estadounidense.

Los anuncios políticos pueden “enturbiar las aguas”, pero Lohman dijo que es mucho más probable que la reacción se centre en el sesgo de confirmación de la gente.

“Aquellos que ya se sienten favorables hacia China sentirán que no están solos, que hay otros que sienten lo mismo”, dijo. “Y, por supuesto, será captado involuntariamente por algunos que están motivados principalmente por su oposición política a Trump”.

Attila Tomaschek, experta en privacidad digital de ProPrivacy.com, dijo a The Epoch Times que la máquina de propaganda del PCCh “está funcionando a toda velocidad” y que no debería sorprendernos porque es exactamente cómo funciona el régimen. A pesar de que algunos anuncios políticos obtuvieron una gran cantidad de vistas, dijo que la mayoría de los estadounidenses saben tomar con un “gigante grano de sal” cualquier cosa de los medios estatales chinos.

Una encuesta realizada el 8 de abril por Harris Poll encontró que el 77 por ciento de los estadounidenses en todo el país culpan al PCCh por la propagación del virus. Esa creencia se hizo eco en todo el espectro político, con el 67 por ciento de los demócratas, el 75 por ciento de los independientes y el 90 por ciento de los republicanos atribuyendo el virus al régimen comunista.

Al mismo tiempo, el PCCh quiere explotar la pandemia para “sostenerse como un ‘modelo’ sobre cómo lidiar con la epidemia”, dijo Mosher, y señaló que China está preocupada de que otras naciones se unan contra ella.

“La razón principal es que [China] está en guerra con Estados Unidos en todos los dominios, excepto en la cinética, y está tratando desesperadamente y tardíamente de convertir la derrota en victoria en lo que respecta al virus del PCCh”, dijo.

Algunos expertos chinos dijeron a The Epoch Times que las compañías tecnológicas estadounidenses no deberían prohibir a los funcionarios chinos y a los medios estatales de sus plataformas, mientras que otros dijeron que deberían hacerlo.

“Los funcionarios chinos y los medios estatales están tratando de llegar a una audiencia global. Es por eso que tienen acceso a las redes sociales”, señaló Lohman. “El gobierno de EE.UU., y los estadounidenses en general, las empresas y los medios de comunicación, no deberían perder ninguna oportunidad de señalar esta contradicción”.

“Durante mucho tiempo pensé que deberíamos exigir una paridad absoluta con China en todas las cosas”, agregó Mosher.

Algunos expertos sugieren que Estados Unidos está cerrando cada vez más sus puertas al compromiso con China. La oposición bipartidista al PCCh también puede estar en su punto más alto debido a la pandemia.

Además, los legisladores estadounidenses han pedido que se castigue al régimen chino por su papel en encubrir y mentir sobre la pandemia, que permitió que el virus se extendiera a más de 200 países.

En el Reino Unido, los ministros y altos funcionarios de Downing Street dijeron que China ahora enfrenta un “ajuste de cuentas” sobre su manejo del brote y corre el riesgo de convertirse en un “estado paria”, según un informe publicado en The Mail el 28 de marzo. Ese informe detalla cómo los asesores científicos advirtieron al primer ministro Boris Johnson que las estadísticas oficiales de China sobre el virus podrían estar “minimizadas por un factor de 15 a 40 veces” y que Beijing está tratando de explotar la pandemia para obtener ganancias económicas.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El virus del PCCh sigue los vínculos con la China comunista

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS