El régimen chino oculta el verdadero número de casos de COVID-19, según evidencia

Por Bowen Xiao
01 de Abril de 2020
Actualizado: 01 de Abril de 2020

El Partido Comunista Chino ha enmascarado deliberadamente el número total de casos de COVID-19 en China en un intento por salvaguardar su imagen tanto a nivel nacional como internacional, según expertos en China y según la evidencia documentada por The Epoch Times.

A medida que más países expresaron su enojo y frustración por el manejo fallido del virus por parte de Beijing, impulsado por un encubrimiento de gran alcance, media docena de expertos le dijeron a The Epoch Times que el régimen está reportando sin lugar a dudas los casos del virus, pero lo que está en debate es hasta qué punto lo están reportando.

La propia Beijing admitió públicamente que ocultó la cantidad de personas con la enfermedad cuando anunció que comenzaría a reportar casos de portadores asintomáticos el 1 de abril, revelando que no lo había estado haciendo. La Comisión Nacional de Salud de China también reconoció que los portadores asintomáticos pueden infectar a otros y causar brotes, lo cual habían descartado previamente.

John R. Mills, exdirector de Política, Estrategia y Asuntos Internacionales de Ciberseguridad en la Oficina del Secretario de Defensa, dijo que el régimen comunista “consiste en la legitimidad, la estabilidad y nadie cuestiona su preeminencia”.

“El virus del PCCh lo cambia todo (…) Todo este caos sacude la confianza del pueblo chino en el sistema y se están volviendo locos”, dijo a The Epoch Times.

Mills dijo que las afirmaciones recientes impulsadas por el régimen de ningún caso nuevo en China son “evidentemente absurdas” y agregó que en las burocracias totalitarias “todos aprenden muy rápido a dejar de informar”.

El régimen está expulsando a periodistas estadounidenses con sede en China que trabajan para The New York Times, The Wall Street Journal y The Washington Post, destacando el pésimo historial del país en materia de libertad de prensa. China ocupa el puesto 177 de 180 en el Índice Mundial de Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras de 2019.

“A las personas que informan números malos les suceden cosas malas”, dijo Mills sobre China. “En estos sistemas y formas de gobierno, todos aprenden que para sobrevivir, la norma es mentir. Todos le mienten a todos acerca de todo, no hay verdad”.

Un trabajador de la tienda con una máscara protectora como medida preventiva espera a los clientes detrás de una barrera en Wuhan, en la provincia central de Hubei, China, el 1 de abril de 2020. (NOEL CELIS/AFP a través de Getty Images)

En los últimos tres meses, el número de usuarios de teléfonos celulares chinos se redujo en 21 millones, lo que sugiere que las muertes por el virus del PCCh pueden haber sido un factor. Desde el 1 de septiembre de 2010, China ha requerido que todos los usuarios de teléfonos celulares registren teléfonos con su identificación real.

Una serie de documentos internos del gobierno obtenidos por The Epoch Times pintan una imagen condenatoria del encubrimiento de Beijing.

Solo en la provincia china de Shandong, los nuevos números diarios de infección eran hasta 52 veces más altos que los datos publicados oficialmente por la comisión de salud de Shandong y la Comisión Nacional de Salud de China. La información provista por los residentes en Wuhan también indica que el número de muertos allí podría ser más de 32,000, la cual representa 12.7 veces la cifra oficial.

Mills dijo que si bien ningún gobierno o líder puede actuar perfectamente en una situación compleja y de rápido movimiento como la pandemia actual, que ha obligado a más de 1.500 millones de personas en todo el mundo a permanecer en sus hogares, el PCCh es deliberadamente consistente en su ofuscación y miente. Agregó que ha habido poca o ninguna buena fe, cooperación o diligencia en la búsqueda de la verdad por parte del PCCh.

Antes de que el presidente Donald Trump asumiera el cargo, el PCCh se aprovechó de la sociedad abierta de los Estados Unidos y, durante años, “se salieron con la suya”, dijo Mills, y agregó que “muchos han llegado a la conclusión de que el PCCh está presionando una falsa narrativa con fines políticos malvados”.

La verdad: El mayor obstáculo

Yang Jianli, un disidente chino e hijo de un exlíder del Partido Comunista que ahora dirige las Iniciativas del Poder Ciudadano para China, una ONG prodemocrática en los Estados Unidos, dijo que la minimización de los casos es crucial para el “objetivo más amplio de Beijing de liderazgo y dominación global”.

“La verdad sobre el COVID-19 dentro de China es el mayor obstáculo para la ambición [del líder chino Xi Jinping]”, dijo Yang a The Epoch Times. “Mientras Xi sea visto como exitoso, hay poco espacio para desafiar su regla.

“Sin embargo, si esa evaluación cambiara, no es difícil imaginar que miembros del partido rencorosos y personas enojadas; intelectuales independientes, disidentes y personas comunes y corrientes, intenten unirse en un esfuerzo por desafiarlo”.

Yang está de acuerdo con los asesores del Reino Unido que afirman que los casos de China probablemente sean minimizados por un factor de 15 a 40 e instó a la comunidad internacional a “responsabilizar al PCCh”.

Los asesores científicos advirtieron al primer ministro del Reino Unido que las estadísticas oficiales sobre el virus del Partido Comunista Chino (PCCh) podrían ser “minimizadas por un factor de 15 a 40 veces” y que Downing Street cree que Beijing está tratando de explotar la pandemia para la ganancia económica, según lo informado por The Mail el 28 de marzo. The Epoch Times contactó a la oficina de prensa Número 10, pero un portavoz declinó hacer comentarios.

Las salas de cine en China comenzaron a reabrir lentamente con el permiso del PCCh, hasta la semana pasada, cuando las autoridades de repente cambiaron el curso y ordenaron que todas las salas volvieran al modo de cierre. Mientras tanto, los profesionales médicos en España y la República Checa informaron que las pruebas rápidas de virus del PCCh importadas de China fallaron del 70 al 80 por ciento de las veces.

“El PCCh, que durante años ha afirmado ser un miembro responsable de la comunidad global, mostró una vez más su verdadera naturaleza cuando esta crisis golpeó”, dijo Yang. “Si el PCCh se sale con la suya, o peor aún, si realmente gana aplausos mundiales por sus acciones, entonces ningún país sentirá la necesidad de ser honesto con el mundo si se considera que ser honesto es políticamente desfavorecedor”.

Los funcionarios chinos y los medios de comunicación estatales han tratado de echar la culpa del fracaso del régimen para contener el virus al impulsar teorías de conspiración dirigidas a los Estados Unidos como parte de una agresiva campaña de desinformación global.

Los bots del PCCh han estado invadiendo Twitter para defender el régimen comunista, atacar a los Estados Unidos y repetir como loros la propaganda junto con funcionarios chinos. Las cuentas de influencia abierta de China han publicado “más de 32,000 publicaciones relacionadas con COVID-19 en varias plataformas de redes sociales occidentales”, según un informe reciente de la compañía de seguridad cibernética Insikt Group.

La gente espera para hacerse la prueba del virus del PCCh en Wuhan, provincia central de Hubei, China, el 30 de marzo de 2020. (HECTOR RETAMAL/AFP a través de Getty Images)

Yang advirtió que si no se controla, un PCCh envalentonado “se volverá más agresivo externamente y represivo internamente, habiendo aprendido que puede engañar e intimidar al mundo para que se someta”.

The Epoch Times ha documentado historias de algunos ciudadanos chinos, incluidos médicos denunciantes, periodistas ciudadanos, académicos y empresarios, que han sido silenciados por el régimen por exponer la verdad.

Joseph Bosco, exfuncionario de escritorio de China en la Oficina del Secretario de Defensa, dijo a The Epoch Times que el régimen está evadiendo y reprimiendo la verdad sobre el virus, como lo hace la mayoría de las otras cosas, “para preservar el mito de la competencia y la infalibilidad del PCCh”.

En los últimos días, miles de urnas de ceniza fueron entregadas a una funeraria en Wuhan, lo que provocó preguntas sobre la verdadera escala del brote y su gravedad. Las fotos de las largas colas circularon en las redes sociales chinas antes de que fueran eliminadas de inmediato por los censores del régimen, informó anteriormente The Epoch Times.

“Está claro que para Xi, la autoconservación política es más importante que las vidas que pueden salvarse, en China y en todo el mundo, mediante una cobertura mediática precisa”, agregó Yang.

Un régimen totalitario

Frank Gaffney, vicepresidente del Comité Sobre el Peligro Presente: China, dijo a The Epoch Times que Beijing ha hecho un trabajo magistral al ocultar la verdad y desviar la culpa.

“Este es el tipo de cosas que hacen los totalitarios y creo que [China] será considerada como un paria cuando el público en general, no solo en China, sino más allá, comprenda adecuadamente el papel que ha estado jugando el gobierno chino y magnitud del daño que se ha causado en todo el mundo como resultado”, dijo.

Gaffney, quien fue subsecretario de defensa para la política de seguridad internacional durante la administración Reagan, dijo que cualquiera que crea que las afirmaciones del PCCh en cualquier ámbito, están “cometiendo un terrible error”.

“Sería una locura confiar en los chinos en cualquier cosa, particularmente cuando mienten sobre sus estadísticas, ya sean los efectos de la enfermedad o, en otros casos, el impacto en su producto interno bruto”, dijo. “Creo que todo lo que le digan debe tratarse con escepticismo intenso, si no es que con absoluta incredulidad”.

Una fuente de China dijo a The Epoch Times en enero que las autoridades de salud pública intentaban encubrir la gravedad del virus limitando la cantidad de kits de diagnóstico enviados a los hospitales de Wuhan.

The Epoch Times también ha hablado con los residentes chinos que se quejaron de ser rechazados de los hospitales y no fueron diagnosticados. Muchas de estas personas murieron más tarde como resultado.

Estados Unidos y China

La pandemia mundial ha generado preocupaciones más amplias en torno a la relación de los Estados Unidos con China.

“Ciertamente me parece que una reconsideración general del tipo de compromiso que hemos tenido con China hasta este punto no solo está atrasado sino que es absolutamente obligatorio”, dijo Gaffney. “Creo que cada vez más estadounidenses se sienten así”.

El autor y experto en China Gordon Chang dijo que el PCCh está tratando de “dar la impresión de que China se ha recuperado” como parte de una batalla más profunda con Occidente. Él cree que China está siendo golpeada por una segunda ola de infecciones o que nunca se recuperó de la primera.

“Están promoviendo implacablemente la línea de que el sistema de China es superior al de Estados Unidos”, dijo Chang a The Epoch Times. “Además, Beijing se ha lanzado al ataque al impulsar la noción de que Estados Unidos está en declive”.

“Casi todos en China saben que el coronavirus todavía asola el país. Y pronto el resto del mundo también lo sabrá”, dijo Chang. “Las mentiras, mentiras y falsedades del régimen no durarán mucho. El virus tiene la última palabra”.

La Dra. Deborah Birx, coordinadora de respuesta de la Fuerza de Tarea de Coronavirus de la Casa Blanca, sugirió en una sesión informativa del 31 de marzo que la respuesta de Estados Unidos fue lenta debido a datos defectuosos de China.

“Cuando mirabas los datos de China originalmente (…) comienzas a pensar en esto más como el SARS [síndrome respiratorio agudo severo] que en una pandemia global”, dijo.

“La comunidad médica interpretó los datos chinos como si esto fuera serio, pero más pequeño de lo que nadie esperaba”, dijo Birx. “Porque, probablemente (…) nos faltaba una cantidad significativa de datos”.

A continuación

China pierde 21 millones de usuarios de teléfonos ¿Cuántos por la pandemia?

TE RECOMENDAMOS