China y los talibanes avanzan hacia un matrimonio de conveniencia: Expertos

Por Venus Upadhayaya
22 de Agosto de 2021
Actualizado: 22 de Agosto de 2021

Luego de que los talibanes se apoderaron de Kabul el 15 de agosto, tanto el régimen chino como los talibanes han dicho que esperan tener amistad entre ellos. Sin embargo, los chinos no han reconocido a los talibanes como gobernantes legítimos, mientras que los talibanes han dicho que China puede contribuir al desarrollo de Afganistán.

Si bien se continúa informando que los talibanes están haciendo registros puerta a puerta y matando a personas, incluyendo a periodistas y mujeres, el portavoz de los talibanes ha estado dando entrevistas ofreciendo amnistía, derechos de las mujeres y libertad de prensa. En una conferencia de prensa el 19 de agosto, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, pareció apoyar la narrativa de los talibanes, diciendo que “los talibanes afganos no repetirán la historia del pasado y ahora son más lúcidos y racionales”.

Una fuente ha confirmado a The Epoch Times que desde su toma de poder, los talibanes han estado realizando búsquedas puerta a puerta de intelectuales y periodistas.

Días antes de que los talibanes se apoderaran de la capital, una fuente de The Epoch Times en Kabul dijo, bajo condición de anonimato, que solo en el mes de junio, se reportaron 51 asesinatos selectivos cometidos por “hombres desconocidos” en todo el país.

Los talibanes no se han atribuido el mérito de la mayoría de los asesinatos selectivos, que son contra civiles, desde que se firmó el acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibanes en febrero de 2020. El acuerdo limita el tipo de ataques que pueden realizar los terroristas, y la estrategia de los talibanes de no atribuirse el mérito de los asesinatos está vinculado a la diplomacia del diálogo de paz, según un informe de enero de Gandhara.

En cualquier caso, los informes sobre la violencia de los talibanes no han disuadido las perspectivas de que China trabaje con los talibanes. Los expertos dijeron que los chinos han intensificado el contacto con los talibanes después del 15 de agosto y los preparativos están en pleno apogeo para un matrimonio de conveniencia.

“Está proporcionando apoyo internacional a los talibanes y posiblemente apoyo logístico y de inteligencia contra Estados Unidos. Al hacerlo, quiere humillar aún más a Estados Unidos y contribuir a su declive en la región”, dijo Srikanth Kondapalli, profesor de estudios chinos en la Universidad Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi.

“A corto plazo, es probable que China brinde todo el apoyo a los talibanes para invadir Afganistán y formar un gobierno estable”, dijo. China está en contacto con los talibanes a través de sus propios vínculos militares, pero también a través de la inteligencia interservicios de Pakistán (ISI), dijo.

El 18 de agosto, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China declaró que aún no había reconocido oficialmente a los talibanes como gobernantes de Afganistán, y que el reconocimiento vendría después de la formación de un gobierno.

Combatientes talibanes montan guardia a lo largo de una calle cerca del lugar de una procesión de Ashura el 19 de agosto de 2021, en medio de la toma militar de Afganistán por los talibanes. (AREF KARIMI/AFP vía Getty Images)

La historia de amistad entre el PCCh y los talibanes

La relación entre el Partido Comunista Chino (PCCh) y los talibanes se remonta a la década de 1970, cuando la inteligencia militar china entrenó a los muyahidines en su lucha contra la Unión Soviética en Afganistán, dijo Kondapalli.

“Según el general Xiong Guangkai (exsubjefe del Estado Mayor General del EPL), cientos de entrenadores chinos proporcionaron entrenamiento, armas—AK 47 y misiles Red Arrow— a los muyahidines en Xinjiang y otras áreas contiguas en Afganistán y Pakistán. En los años postsoviéticos, China consolidó sus relaciones con los talibanes y Al Qaeda, específicamente con el grupo Hekmatyar antes de los eventos del 11 de septiembre”, dijo.

Los reportes sobre sus interacciones se hicieron más fuertes cuando China pagó a los talibanes por las armas estadounidenses capturadas, sin detonar, e incluso detonadas. The Guardian informó en octubre de 2001 que China le pagó a bin Laden varios millones de dólares para acceder a un misil de crucero estadounidense sin detonar.

Aproximadamente un año antes, a fines de 2000, el Consejo de Seguridad de la ONU había propuesto sanciones contra los talibanes para obligarlos a cerrar los campos de entrenamiento terrorista de bin Laden ubicados en su territorio, pero la República Popular China se abstuvo en la votación. En cambio, envió personal militar para apoyar a los talibanes inmediatamente después de que Estados Unidos comenzara los ataques aéreos en Afganistán, según el libro de The Epoch Times, “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo“.

“El embajador de China en Pakistán comprometió al [líder talibán] Mullah Omar con la propuesta de no ayudar a los uigures a cambio de protección en el CSNU [Consejo de Seguridad de la ONU] para los talibanes. Después del 11 de septiembre, China continuó sus vínculos con los talibanes y su partidario, el ISI de Pakistán, y expresó la opinión de que el gobierno de Kabul debería tener una base amplia [lo que significa que los talibanes deberían ocupar puestos en el gobierno]”, dijo Kondapalli.

Además, en 2004, las agencias de inteligencia chinas habían utilizado empresas fantasma en los mercados financieros de todo el mundo para ayudar a bin Laden a recaudar fondos y lavar dinero, según un informe publicado en Association for Asia Research.

En respuesta a las preguntas de los medios informando sobre los vínculos cercanos de China con los talibanes, el portavoz chino los negó en una conferencia de prensa en agosto de 2001.

Sin embargo, el interés de China en Afganistán se conoce desde hace mucho tiempo. Un artículo de Kenneth Katzman y Clayton Thomas publicado por el Servicio de Investigación del Congreso en 2017, enumera tres intereses chinos en Afganistán. (pdf)

“La participación de China en Afganistán ha sido principalmente para asegurar el acceso a los minerales y otros recursos afganos; ayudar a su aliado Pakistán a evitar el cerco de la India; y para reducir la amenaza militante islamista en la propia China”, dijeron Katzman y Thomas.

Aunque China dice que no quiere involucrarse en los asuntos internos de otros países, el régimen del PCCh había estado “creando una brecha” entre el gobierno de Kabul y los talibanes.

“En la última década, China preparó el terreno para el resurgimiento de los talibanes a través de comunicaciones individuales, intervenciones en la ONU, apoyo multilateral a través del proceso de Estambul, reuniones de Doha, invitando a los talibanes a Beijing, Urumqi y Xian, un cuadrilátero con Afganistán, Pakistán y Tayikistán u otros”, dijo.

Brent E. Huffman, director de “Saving Mes Aynak”, un documental ampliamente aclamado sobre un sitio budista de 5000 años de antigüedad cerca de Kabul que se encuentra en una mina de cobre en la que China ha estado interesada durante mucho tiempo, le dijo a The Epoch Times que la visita de líderes talibanes de alto rango a Beijing por invitación comenzó hace casi una década.

“La empresa minera estatal china MCC compró los derechos mineros por USD 100,000 millones en Mes Aynak, Afganistán en 2007, ubicada en la provincia de Logar, en un área cercana a los baluartes de los talibanes. En el pasado, los talibanes atacaron Mes Aynak con cohetes y minas terrestres y en 2018 un arqueólogo afgano murió cuando su vehículo chocó contra una mina terrestre cuando llegó al lugar”, dijo Huffman. Los arqueólogos afganos que trabajaban en el lugar fueron constantemente amenazados por los talibanes, dijo, y ahora, después del 15 de agosto, temen por sus vidas.

“China espera asociarse con los talibanes para minar en Mes Aynak sin restricciones relacionadas con la protección del medio ambiente, los derechos humanos, y el patrimonio cultural”, dijo.

Chunying, en una conferencia de prensa diaria el 17 de agosto, dijo que el PCCh “mantuvo contacto y comunicación con los talibanes afganos sobre la base de respetar plenamente la soberanía de Afganistán y la voluntad de todas las facciones del país, y desempeñó un papel constructivo en la promoción de la solución política de la cuestión afgana”.

Miembros del grupo terrorista Talibán sentados en un vehículo en la calle en Jalalabad el 15 de agosto de 2021. (/AFP vía Getty Images)

Futuro de las relaciones entre el PCCh y los talibanes

Frank Lehberger, un sinólogo e investigador principal de la Fundación Usanas con sede en India, dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que la relación entre los talibanes afganos y el PCCh será como un matrimonio de conveniencia, pero el PCCh intentará presentarlo como un estrecha asociación estratégica.

“El PCCh necesita un Afganistán relativamente estable para sus planes de la BRI [Iniciativa de la Franja y la Ruta]. Los talibanes podrían lograr esto si no se involucran en una guerra civil prolongada dentro de Afganistán con actos genocidas contra las minorías chiítas o turcomanas, todo lo cual atraería la intervención armada de los turcos o los iraníes”, dijo Lehberger, con sede en Alemania.

“Y si los talibanes no siguen sus reflejos expansivos al tratar de apoderarse de tierras o desestabilizar al por mayor a los regímenes vecinos pro-Moscú en Asia Central (Tayikistán, Uzbekistán, etc.) (…) lo cual provocaría a Putin”, dijo. Hay escenarios en los que los talibanes harían todo lo posible para adaptarse a los deseos del PCCh, dijo.

“Siempre y cuando el liderazgo del PCCh pague rápidamente las cantidades de divisas extranjeras o proporcione todas las inversiones en infraestructura que los talibanes afganos quieren, y mientras el PCCh no obstruya el creciente comercio de exportación de narcóticos ilícitos desde el Afganistán controlado por los talibanes a Europa (que beneficia a los talibanes afganos y ayuda a debilitar a los llamados infieles en Europa), entonces los talibanes serán ‘amables’ con China”, dijo.

En este escenario, los talibanes ignorarán cómo el PCCh trata a los musulmanes dentro de China y ahuyentarán a los uigures u otros separatistas musulmanes restantes dentro del territorio de Afganistán y en sus fronteras cerca del corredor de Wakhan que limita con la provincia de Xinjiang en China, según Lehberger.

“Pero si el PCCh no quiere o no puede proporcionar las finanzas esperadas a tiempo, o si China hace algo que no agrada a los talibanes, entonces los talibanes morderán rápidamente las manos chinas que los alimentan”, dijo.

Ahmad Rashid Salim, un autor de best-sellers, líder comunitario y académico en California que investiga y enseña sobre temas en los campos de los estudios islámicos, la literatura farsi y Afganistán, dijo a The Epoch Times por teléfono que el anuncio de China de que trabajará con los talibanes debería alarmar al mundo.

“ China es conocida por su sistema represivo y abusos contra los derechos humanos, relacionados recientemente con campos de concentración, la tortura y la desaparición de musulmanes uigures y el borrado de su cultura y herencia”, dijo Salim, y agregó que China quiere capitalizar los recursos naturales de Afganistán.

“Mientras el régimen gobernante permita que las empresas chinas exploten los recursos, a China no le importa lo que le hagan a la población o cuán opresivo sea su gobierno”.

Huffman dijo que cuando China comience a excavar bajo la protección de los talibanes en la mina de cobre a cielo abierto en Mes Aynak, destruirá un patrimonio mundial invaluable para siempre.

El valor de los recursos minerales de Afganistán se estima en USD 1 billón, incluidos los minerales de tierras raras cuyas cadenas de suministro domina China.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS