Ciudadano de Singapur se declara culpable de espiar a EE.UU. para la inteligencia china

Por Eva Fu
25 de Julio de 2020
Actualizado: 25 de Julio de 2020

Un ciudadano de Singapur se declaró culpable de reclutar a empleados del gobierno de Estados Unidos para reunir información de inteligencia para el régimen chino, anunció el Departamento de Justicia el 24 de julio.

Yeo Jun Wei, también conocido como Dickson Yeo, trabajó para los servicios de inteligencia chinos desde 2015 hasta noviembre de 2019, cuando fue arrestado por autoridades estadounidenses al desembarcar de un vuelo de China.

A través de Internet y redes sociales, así como de una firma de consultoría falsa, Yeo reclutó a estadounidenses incautos que tenían acceso a información sensible para escribir informes, los cuales luego pasó a agentes chinos, de acuerdo con documentos de la corte.

Los registros de la corte muestran que Yeo había reclutado por lo menos a tres empleados gubernamentales, incluyendo a un empleado de la Fuerza Aérea de EE. UU. con autorización de seguridad de alto nivel que trabajaba en una aeronave militar, un oficial del Ejército de EE. UU., y un empleado del Departamento de Estado.

Pagó miles de dólares por cada tarea, utilizando un tarjeta bancaria proporcionada por agentes de inteligencia chinos. Nunca reveló a sus clientes que los informes serían entregados al régimen chino.

Yeo entró en contacto con agentes de inteligencia chinos cuando viajó a Beijing en 2015 mientras estaba haciendo doctorado en la Universidad Nacional de Singapur, de acuerdo con los fiscales. Al menos cuatro individuos afiliados al régimen se acercaron a él y eventualmente lo reclutaron, ofreciéndole dinero a cambio de información sobre “relaciones internacionales, económicas y diplomáticas”. Las tareas al principio se centraron en el sudeste asiático y gradualmente se movieron a Estados Unidos.

Parte de la información que estos agentes de inteligencia le pidieron involucró al Departamento de Comercio de EE. UU., Inteligencia Artificial, y la guerra comercial entre EE. UU y China, de acuerdo con un archivo de la corte.

El caso de Yeo se encuentra entre una serie de acusaciones de perjuicio para beneficiar al régimen chino, incluyendo a por lo menos cuatro investigadores que recientemente fueron acusados de fraude en la obtención de visados por ocultar sus vínculos con el ejército chino. Yeo se declaró culpable en Washington el viernes.

Esquema de reclutamiento

Bajo la dirección de agentes de inteligencia chinos, Yeo creó una empresa de consultoría falsa utilizando el nombre de una importante firma que se dedica a las relaciones gubernamentales, señala el documento de la corte. Después posteó anuncios en un sitio web de búsqueda de empleo, y recibió más de 400 currículums. Alrededor del 90 por ciento de estos currículums eran de agentes del gobierno y el ejército de Estados Unidos con autorización de seguridad.

También utilizó un sitio de red de contactos enfocado en carreras profesionales para detectar objetivos individuales, revisando el sitio casi diariamente, de acuerdo con el documento de la corte. Los agentes chinos le dijeron que buscara especialmente a aquellos que tenían dificultades financieras e insatisfacción laboral.

A través del sitio de red de contactos en línea, Yeo reclutó a un empleado de la Fuerza Aérea que trabaja en la aeronave militar F-35B y obtuvo inteligencia sobre las “implicaciones geopolíticas” de un acuerdo de aviones con Japón.

Yeo también logró tener una buena relación con un oficial del ejército de EE. UU. que respondió al anuncio del empleo. El oficial, quien le confió a Yeo haber estado traumatizado durante las visitas militares a Afganistán, posteriormente elaboró borradores de informes sobre el impacto en China después del retiro de tropas de Afganistán, por el cual Yeo le pagó cerca de 2000 dólares. Yeo le dijo al oficial que el informe era para clientes de Corea del Sur y otros países de Asia.

De otro contrariado empleado del Departamento de Estado, Yeo obtuvo un informe sobre un miembro en funciones en ese momento del Gabinete de Estados Unidos por 1000 a 2000 dólares.

Yeo viajó frecuentemente a China para reunirse con los agentes chinos—alrededor de 20 veces para contactar con uno de ellos, y aproximadamente 25 con el otro. Durante estos viajes, policías chinos de aduanas regularmente lo llevaban de la línea de aduanas a una oficina a parte, que los agentes explicaban que era para ocultar su identidad.

Tenía que utilizar múltiples teléfonos y cambiar sus cuentas de WeChat, una aplicación de mensajería china, cuando contactaba con los agentes, de acuerdo con el documento de la corte. También le enseñaron a cortar la comunicación mientras estaba en Estados Unidos para evitar ser detectado por el gobierno de EE. UU.

El caso de Yeo, dijeron los fiscales, resalta los implacables esfuerzos del régimen chino para socavar la seguridad nacional de Estados Unidos.

“Las tácticas que el Sr. Yeo utilizó para apuntar a individuos transparentes en redes sociales de contactos profesionales son solo un aspecto de la prensa judicial completa que China emplea casi a diario para obtener información no pública del gobierno de EE. UU.”, dijo Timothy R. Slater, subdirector del FBI (Buró Federal de Investigaciones) en Washington, en una comunicado de prensa. Instó a los ciudadanos estadounidenses a ser precavidos cuando alguien se les acerque en redes sociales “con oportunidades profesionales inverosímiles”.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

China ordena cierre del consulado de EE. UU. en Chengdu

TE RECOMENDAMOS