Coalición bipartidista del Senado pide prohibir importaciones hechas con trabajo esclavo de uigures

Por Mark Tapscott
28 de Enero de 2021
Actualizado: 28 de Enero de 2021

Se ha presentado en el Senado de Estados Unidos una propuesta con respaldo bipartidista para hacer ilegal la importación a Estados Unidos de productos fabricados en China con mano de obra esclava de miembros de la minoría musulmana uigur de ese país.

La propuesta —conocida como Ley de Prevención del Trabajo Forzado Uigur— está copatrocinada por el senador Marco Rubio (R-Fla.) y el senador Jeff Merkley (D-Ore.), junto con otros 27 senadores, entre ellos 15 republicanos y 12 demócratas.

“Mientras el Partido Comunista Chino está cometiendo atroces abusos de los derechos humanos contra los uigures y otras minorías musulmanas, incluyendo el genocidio y los crímenes de lesa humanidad, no hay excusa para hacer la vista gorda”, dijo Rubio en una declaración del 27 de enero.

“Debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para detenerlos. Este proyecto de ley es un paso importante en esa dirección. Mi Ley bipartidista de Prevención del Trabajo Forzado Uigur garantizaría que el PCCh no se beneficie de sus abusos al impedir que los productos fabricados con trabajo forzado uigur entren en nuestras cadenas de suministro”.

Rubio es vicepresidente y miembro de la minoría del Comité Selecto del Senado sobre Inteligencia y el segundo republicano en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado. También es copresidente de la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China (CECC).

Merkley, que es miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y forma parte, junto con Rubio, de la CECC, dijo en el mismo comunicado: “Durante años, el gobierno chino ha estado cometiendo un genocidio en Xinjiang, sometiendo a los uigures y a otras minorías étnicas predominantemente musulmanas a torturas, encarcelamientos, trabajos forzados y presiones para que abandonen sus prácticas religiosas y culturales”.

“El hecho de que algunos de los productos que han sido obligados a fabricar acaben en las tiendas estadounidenses es preocupante e inaceptable. Debemos prohibir la importación de estos productos para asegurarnos de que no somos cómplices del genocidio, y comprometernos plenamente a responsabilizar a los autores de estas atrocidades”.

La medida de Rubio-Merkley va más allá de una orden ejecutiva emitida en septiembre de 2020 por el entonces presidente Donald Trump que prohibía la importación de productos específicos, incluyendo juguetes, productos para el cabello, ropa, piezas de computadoras y productos electrónicos.

La propuesta que ahora se presenta en el Senado establece una prohibición general de la importación de todos los bienes chinos producidos de alguna manera utilizando mano de obra esclava de la minoría musulmana que vive principalmente en la región de Xinjiang, en el oeste de China.

El último acto oficial del exsecretario de Estado Mike Pompeo antes de finalizar su mandato fue la resolución del 19 de enero de Estados Unidos sobre las atrocidades cometidas por el Partido Comunista Chino (PCCh) en la región.

“Durante los últimos cuatro años, esta Administración ha expuesto la naturaleza del Partido Comunista Chino y lo ha llamado por lo que es: un régimen marxista-leninista que ejerce el poder sobre el sufrido pueblo chino mediante el lavado de cerebro y la fuerza bruta”, dijo Pompeo en la determinación.

“Hemos prestado especial atención al trato que el PCCh da al pueblo uigur, un grupo minoritario musulmán que reside en gran medida en la región autónoma uigur de Xinjiang, en el oeste de China. Aunque el PCCh siempre ha mostrado una profunda hostilidad hacia todas las personas de fe, hemos observado con creciente alarma el trato cada vez más represivo del Partido hacia los uigures y otros grupos étnicos y religiosos minoritarios”.

“Nuestra documentación exhaustiva de las acciones de la RPC en Xinjiang confirma que, desde al menos marzo de 2017, las autoridades locales intensificaron drásticamente su campaña de represión de décadas contra los musulmanes uigures y los miembros de otros grupos étnicos y religiosos minoritarios, incluidas las etnias de los kazajos y los kirguiz.

“Sus políticas, prácticas y abusos, moralmente repugnantes, están diseñados sistemáticamente para discriminar y vigilar a la etnia uigur como grupo demográfico y étnico único, restringir su libertad de viajar, emigrar y asistir a las escuelas, y negarles otros derechos humanos básicos de reunión, expresión y culto”.

“Las autoridades de la RPC han realizado esterilizaciones y abortos forzados a mujeres uigures, las han obligado a casarse con no uigures y han separado a los niños uigures de sus familias”.

Pompeo terminó la determinación afirmando que “Estados Unidos ha trabajado exhaustivamente para sacar a la luz lo que el Partido Comunista y el secretario general Xi Jinping desean mantener oculto mediante la ofuscación, la propaganda y la coerción”.

“Las atrocidades de Beijing en Xinjiang representan un enorme agravio para los uigures, el pueblo de China y las personas civilizadas de todo el mundo. No nos quedaremos callados”, dijo. “Si se permite al Partido Comunista Chino cometer genocidio y crímenes contra la humanidad contra su propio pueblo, imaginen lo que se atreverá a hacer al mundo libre, en un futuro no muy lejano”.

El presidente Joe Biden y el recién confirmado secretario de Estado Anthony Blinken están llevando a cabo una revisión sistemática de lo que describieron como la “agresiva” política exterior de Trump, incluyendo el enfoque del exmandatario hacia China.

Blinken también dijo al panel de relaciones exteriores del Senado durante su audiencia de confirmación que creía que Trump tenía razón al adoptar un enfoque duro hacia China, pero que tenía reservas sobre cómo se hizo.

“Permítanme decir que también creo que el presidente Trump tenía razón al adoptar un enfoque más duro hacia China”, dijo Blinken al comité. “Estoy muy en desacuerdo con la forma en que lo hizo en una serie de áreas, pero el principio básico era el correcto, y creo que realmente es útil para nuestra política exterior”.

Contacte con Mark Tapscott en Mark.Tapscott@epochtimes.nyc


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS