Cómo China frenó su respuesta al brote de neumonía viral, permitiendo que la enfermedad se propagara

Por Nicole Hao
23 de Enero de 2020
Actualizado: 24 de Enero de 2020

Una nueva cepa de neumonía viral que surgió por primera vez en la ciudad de Wuhan, en el centro de China, ha comenzado a propagarse ampliamente por todo el país. El 22 de enero, las autoridades chinas confirmaron casos en 17 provincias y regiones. Los chinos han comenzado a cuestionar a las autoridades por su falta de transparencia sobre la enfermedad.

Respuesta inicial

El brote, que ha contagiado la enfermedad a 27 personas, fue anunciado el 31 de diciembre por las autoridades sanitarias de Wuhan solo después de que un documento oficial se filtrara en Internet el día anterior y tuviera una amplia difusión.

El primer paciente contrajo el virus el 12 de diciembre, según el anuncio.

El Sr. Wei, un médico que dirige una clínica privada en Wuhan, dijo a la edición en chino de Epoch Times el 21 de enero que se enteró de un brote alrededor del mes de noviembre. “La situación comenzó a empeorar… pero el gobierno nos dijo que solo era gripe. Varias escuelas primarias cerraron en ese momento”.

Wei dijo que él y sus amigos médicos sabían que la enfermedad podía ser peligrosa, pero no hablaron porque temían que las autoridades los castigaran.

Laurie Garrett, analista de políticas de salud y experiodista ganadora del premio Pulitzer por su cobertura del brote de ébola de 1995, cree que las autoridades chinas manejaron mal la respuesta inicial al brote, alimentando su actual propagación. “El tipo de alerta y alarma que debería haber sido emitido no se dio hasta ahora”, dijo.

“Hubiera sido mucho más fácil de controlarlo la primera semana de enero”, dijo, pero “todavía había mucha negación y mucha esperanza de que esto fuera algo trivial, que fuera solo un puñado de personas que se encontraban en un mercado de animales, lo que era una locura suponer”, dijo.

Cifras del informe

A los cinco días del año nuevo, el número de casos se elevó a 59.

El 9 de enero, las autoridades dijeron que la enfermedad probablemente fue causada por un nuevo tipo de coronavirus, un tipo de patógeno que causa enfermedades como el SARS (síndrome respiratorio agudo severo) y el MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio).

Sin embargo, Wang Guangfa, uno de los principales especialistas respiratorios de China y parte de un grupo de expertos de alto nivel de la Comisión Nacional de Salud de China, aseguró al público que la enfermedad podría ser contenida, en una entrevista del 10 de enero con el diario Diario del Pueblo, portavoz del Partido Comunista Chino.

Al día siguiente, China informó sobre la primera muerte ocasionada por la enfermedad. Las autoridades también revisaron a la baja el número de infecciones a 41, sin dar ninguna explicación.

Ese número se mantuvo sin cambios ya que Tailandia y Japón confirmaron casos de infección, hasta el 18 de enero, cuando las autoridades de salud confirmaron otros 17 casos y una segunda muerte. China no reportó ningún otro caso sospechoso o confirmado fuera de Wuhan.

La situación se agravó poco después, a medida que múltiples ciudades del país confirmaron las infecciones y la cifra de muertes en China aumentó.

Al propio Wang se le diagnosticó el coronavirus el 21 de enero.

Garrett dijo que las cifras de las autoridades chinas son probablemente “una burda subestimación” de la situación actual.

“Wuhan está definitivamente enloqueciendo”, dijo, como se ve por los recientes intentos de las autoridades por controlar el brote.

Falta de precauciones

Mientras tanto, el gobierno de Wuhan siguió como si nada.

La ciudad solo comenzó a examinar a los pasajeros y a controlar la temperatura corporal en aeropuertos, estaciones de tren, estaciones de autobuses interurbanos y terminales de pasajeros marítimos el 14 de enero.

La OMS advirtió que la enfermedad podría ser contagiosa. Las autoridades chinas confirmaron que hubo un caso de una mujer que nunca había visitado el mercado de alimentos de Wuhan relacionado con el brote, pero que fue diagnosticada con la enfermedad después de que su esposo, que trabajaba en el mercado, contrajera el virus.

No fue hasta el 20 de enero que el régimen chino confirmó la transmisión de humano a humano.

La mayoría de los residentes de Wuhan no eran conscientes de los peligros. La aldea de Baibuting, en el distrito de Jiang’an, organizó una cena a gran escala antes del Año Nuevo Lunar el 18 de enero, en la que participaron más de 40,000 familias.

En base a las fotos compartidas por el gobierno local y los ciudadanos que asistieron, se puede decir que nadie usó una máscara facial en el evento. La gente compartió los platos al estilo familiar, usando sus palillos para recoger la comida de los mismos platos.

La Oficina de Cultura y Turismo de Wuhan incluso organizó un programa de promoción de viajes para el año nuevo el 20 de enero, en el que planeaba regalar 200,000 entradas gratuitas a los ciudadanos para una visita turística a Wuhan.

El 21 de enero, la oficina puso fin al programa sin dar explicaciones.

“Reunir a la gente acelerará la propagación de un brote. Es muy peligroso y extremadamente irresponsable”, dijo Tang Jingyuan, un comentarista estadounidense. “El gobierno de Wuhan organizó estas actividades de grupo y estaba tratando de crear una ilusión de seguridad para engañar a la gente”, agregó.

Pacientes rechazados

Mientras tanto, los residentes de la ciudad se han quejado de que ellos o sus familiares enfermos han sido rechazados por los hospitales porque éstos estaban demasiado llenos.

El internauta Huang Xiexie publicó en el medio social chino WeChat que su madre comenzó a mostrar síntomas alrededor del 10 de enero, y que asistió por primera vez a un hospital el 17 de enero. Más tarde, el 20 de enero, un médico del hospital Jinyintan le informó a su madre que había contraído el virus, pero que se negaba a organizar un tratamiento por falta de espacio.

La madre de Huang tuvo que viajar por la ciudad para encontrar otro hospital donde recibir tratamiento.

Otra internauta, He Lianna, publicó el lunes en Weibo que su esposo ha estado recibiendo tratamiento en el Hospital de Enfermedades Infecciosas de Wuhan desde el 2 de enero. Su padre, de 70 años de edad, que vive con ellos, comenzó a mostrar síntomas el 8 de enero. Sin embargo, no pudieron encontrar un hospital para él porque estaban todos llenos.

“El personal de la ambulancia se negó a enviar a mi padre a un hospital porque los hospitales se negaban a recibir pacientes con síntomas de fiebre”, escribió.

Eva Fu contribuyó a la elaboración de este artículo.

TE RECOMENDAMOS