Cómo encaja la bondad en una vida feliz

Un nuevo análisis que duro décadas de investigación muestra que cuando somos amables con los demás, somos más saludables y felices.

Por JILL SUTTIE
15 de Marzo de 2021 11:53 PM Actualizado: 15 de Marzo de 2021 11:53 PM

Todos sabemos que es bueno ser amable con los demás. La bondad es una virtud importante. También mantiene las relaciones y nos ayuda a construir una sociedad cooperativa y de confianza.

Es posible que también hayas escuchado que la bondad te hace más feliz y saludable. Pero, ¿Qué significa eso para ti? ¿Qué actos de bondad nos harán más felices y quién tiende a beneficiarse más? Una revisión recientemente publicada de décadas de investigación sobre la bondad proporciona algunas respuestas.

En este trabajo, los investigadores analizaron los resultados de 126 artículos de investigación que analizaban a casi 200.000 participantes de todo el mundo. Los estudios que eligieron debían cumplir ciertos criterios, como incluir solo a adultos e informar de buenos datos estadísticos; algunos eran experimentos en los que las personas realizaban una práctica de amabilidad para observar sus efectos, mientras que otros solo encuestaron a las personas sobre su grado de amabilidad y felicidad. Los estudios midieron el bienestar de diversas maneras, incluyendo la salud mental y física.

Como era de esperar, las personas amables tendían a tener un mayor bienestar. El investigador principal, Bryant Hui, se sorprendió de que la relación no fuera más fuerte de lo que era, pero aún así se sintió alentado por los resultados.

“Aunque la relación general entre el comportamiento prosocial (amable y servicial) y el bienestar es débil, dado que muchas personas en todo el mundo actúan de forma prosocial, el modesto efecto puede tener un impacto significativo a nivel social”, dijo.

Un efecto pequeño como éste -una media de las experiencias de todos los participantes- puede ocultar a veces otras pautas que se dan bajo la superficie. Por eso, él y sus colegas consideraron cuándo la amabilidad podría tener un mayor impacto en nuestro bienestar.

Una cosa que encontraron fue que las personas que realizaban actos de bondad al azar e informales, como llevarle una comida a un amigo en duelo, tendían a ser más felices que las personas que realizaban actos de bondad más formales, como ser voluntarios en un comedor de beneficencia. Es posible que la ayuda informal pueda satisfacer nuestras necesidades psicológicas más básicas de autonomía y relaciones cercanas, por lo que podría conducir a una mayor felicidad.

Los investigadores también encontraron que las personas que eran amables tendían a tener más “felicidad eudaimónica” (un sentido de significado y propósito en la vida) que “felicidad hedónica” (una sensación de placer y comodidad). Quizás esto tenga sentido, dado que ser amable implica esfuerzo, lo que quita comodidad pero podría hacer que las personas se sientan mejor consigo mismas y sus habilidades, lo que les daría un sentido de significado.

Ser amable también supuso una mayor felicidad eudaimónica para las mujeres que para los hombres. Según Hui, esto podría deberse a que, en muchas culturas, se espera que las mujeres sean más amables que los hombres; por lo tanto, es posible que tengan más que ganar con ello. Y los participantes más jóvenes experimentaron más felicidad cuando eran amables que los participantes mayores, tal vez por razones de desarrollo, dijo. Los adultos más jóvenes se encuentran en una etapa de la vida en la que tienden a descubrir su identidad y a buscar activamente el propósito y el significado de la vida que la bondad puede brindar, menos que el placer y la comodidad.

¿Qué otros beneficios específicos podría tener la bondad? Los investigadores encontraron que las personas amables tendían a tener una mayor autoestima y un sentido de autoeficacia. En menor grado, también experimentaron menos depresión y ansiedad y mejoró la salud física, y los vínculos con la salud son más fuertes en los adultos mayores.

Hui no sabe con certeza por qué actuar con amabilidad podría tener estos efectos diferentes en diferentes grupos, pero señala las teorías expuestas por la investigadora Elizabeth Midlarsky: ser amable puede hacernos sentir mejor con nosotros mismos como persona o con el significado de nuestras vidas. Confirme nuestra autocompetencia, distraernos de nuestros propios problemas y factores estresantes, darnos una sensación cálida o ayudarnos a estar más conectados socialmente con los demás. Todos estos podrían mejorar potencialmente nuestro bienestar, reduciendo nuestro estrés, mejorando nuestro estado de ánimo o proporcionando comunidad, y también podrían tener más importancia en las diferentes etapas de la vida.

Al comprender la conexión entre la bondad y el bienestar, Hui cree que los investigadores pueden diseñar mejores estudios que tengan en cuenta todos los factores relevantes, y los innovadores podrían crear prácticas de bondad más efectivas. En el futuro, espera que haya aplicaciones de bondad o programas en línea que puedan llegar a más personas y generar un mayor impacto en todo el mundo.

Mientras tanto, dijo Hui, lo más importante de su investigación es algo que escuchó decir al Dalai Lama hace mucho tiempo: “Si quieres que los demás sean felices, practica la compasión. Si quieres ser feliz, practica la compasión”.

“Ayudar a los demás es una virtud universal y una forma muy asequible y económica de beneficiar a los demás y nuestro propio bienestar”, dijo. “Como dice el refrán, ayudar a los demás es ayudarse a sí mismo”.

Jill Suttie, Psy.D., es editora de reseñas de libros de Greater Good y colaboradora frecuente de la revista. Este artículo fue publicado originalmente por la   revista en línea Greater Good.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.