Consumir muchas papas antes del embarazo aumenta el riesgo de diabetes gestacional

06 de Febrero de 2016 Actualizado: 06 de Febrero de 2016

La diabetes del embarazo, o diabetes gestacional como se la conoce aparece en mujeres embarazadas hacia el final del segundo trimestre y debe tener un tratamiento adecuado y controlado para evitar complicaciones tanto para la madre como para el niño.

Mientras que las papas son uno de los alimentos más populares y consumidos en el mundo entero.Su relación con la aparición de diabetes está en la cantidad elevada de almidón que posee y la manera en que la digerimos ya que tiene un alto índice glucémico que puede afectar los niveles de glucosa en la sangre.

Hasta el momento no se había relacionado a la diabetes gestacional en el embarazo con el consumo de papas, pero ahora una investigación llevada a cabo por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver y de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos señala que el excesivo consumo de papas antes del embarazo puede aumentar el riesgo de padecer diabetes durante la gestación.

El trabajo publicado en la revista British Medical Journal estudió a cerca de 15.000 mujeres que estuvieron embarazadas entre 1991 y 2001. Durante ese período de los 21.000 embarazos no múltiples registrados, 854 estuvieron asociados a una diabetes gestacional.

De todas las participantes de la investigación ninguna presentaba diabetes antes del embarazo. Y tras tener en cuenta otros factores de riesgo como la edad, la actividad física o la obesidad los investigadores encontraron que el riesgo de presentar una diabetes durante el embarazo aumentaba en un 50% para las mujeres que consumían muchas papas (más de 5 porciones por semana) respecto a las que ingerían menos de una.

Mientras que el reemplazo de dos porciones de papa por otras verduras o cereales cada semana disminuía el riesgo de contraer diabetes gestacional entre un 9 y un 12%.

De todas formas los autores de la investigación señalan que su trabajo se trata de un estudio de “observación” que busca establecer un vínculo entre un factor de riesgo y la aparición de una enfermedad, pero que no puede establecer conclusiones sobre la causa de la patología.

Artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS