Corte de Hong Kong impone condenas a activistas prodemocracia, suscitando críticas internacionales

Por Frank Fang
16 de Abril de 2021 8:31 AM Actualizado: 16 de Abril de 2021 8:32 AM

Martin Lee, un abogado de 82 años que ha sido apodado el “padre de la democracia” en Hong Kong, es uno de los activistas condenados por organizar y participar en una asamblea no autorizada en 2019 durante el apogeo del movimiento anti-Beijing y prodemocracia.

Lee recibió una sentencia suspendida de 11 meses por formar parte de una protesta el 18 de agosto de 2019. Otros tres activistas recibieron sentencias suspendidas: Margaret Ng (12 meses), Albert Ho (12 meses) y Leung Yiu-chung (8 meses). Los cuatro eran antiguos legisladores de la oposición en Hong Kong.

Jimmy Lai, de 72 años, propietario del periódico local Apple Daily, recibió una condena de 12 meses. Lee Cheuk-yan, de 64 años, exlegislador y presidente de la Alianza de Hong Kong en Apoyo a los Movimientos Patrióticos Democráticos de China, también recibió una condena de 12 meses.

Los exlegisladores de la oposición Cyd Ho, Au Nok-hin y Leung Kwok-hung recibieron una condena de 8, 10 y 18 meses respectivamente.

Martin Lee, un abogado de 82 años que ha sido apodado el “padre de la democracia” en Hong Kong, saluda a sus partidarios en el exterior del edificio del tribunal de West Kowloon en Hong Kong el 16 de abril de 2021. (Song Pi-lung/The Epoch Times)

El 18 de agosto de 2019, una concentración en el Parque Victoria organizada por el grupo local prodemocracia Civil Human Rights Front atrajo a más de 1.7 millones de hongkoneses, que protestaban contra un proyecto de ley de extradición que permitiría al Partido Comunista Chino enviar a las personas acusadas de un delito en Hong Kong a China para ser juzgadas. La policía aprobó la concentración pero no aprobó una marcha posterior.

La dura sentencia suscitó inmediatamente críticas internacionales, entre ellas las de legisladores canadienses, estadounidenses y británicos.

“El Partido Comunista Chino sigue imponiendo su control autoritario en Hong Kong, y el encarcelamiento de los líderes prodemocracia es solo el último de su largo historial de represión y censura”, declaró el senador Mitt Romney (R-Utah), el republicano de mayor rango en el Subcomité de Asia Oriental del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, según una declaración.

Romney añadió: “Pedimos la liberación inmediata de Jimmy Lai, Lee Cheuk-yan y de los demás activistas condenados hoy y nos solidarizamos con el pueblo de Hong Kong en su lucha por la libertad y la democracia”.

La diputada canadiense Jenny Kwan declaró: “Canadá debe actuar inmediatamente para introducir medidas de asilo para los hongkoneses que temen ser perseguidos políticamente”.

Antes de ser condenados, siete de los activistas, entre ellos Lai, Ng y Martin Lee, presentaron sus alegatos de mitigación ante el juez en el edificio del tribunal de Kowloon Oeste el viernes por la mañana.

Ng, abogada, prescindió de sus abogados y pronunció ella misma su discurso de mitigación.

“Cuando el pueblo, en última instancia, tuvo que dar expresión colectiva a su angustia e instar al gobierno a responder, protegido solo por su expectativa de que el gobierno respetará sus derechos, tengo que estar preparada para estar con ellos, apoyarlos y defenderlos”, dijo Ng.

Y añadió: “De lo contrario, todas mis promesas y compromisos serían solo palabras vacías”.

Ng recibió el Premio Internacional de Derechos Humanos de la American Bar Association de 2020, en reconocimiento a sus logros en el avance de la democracia en Hong Kong. Fue miembro del Consejo Legislativo de Hong Kong (LegCo) de 1995 a 1997 y de 1998 a 2012.

Un centenar de personas hicieron cola ante el edificio del tribunal de West Kowloon el viernes por la mañana para escuchar el caso y expresar su apoyo a los activistas. Entre ellos había representantes consulares de varios países, como Australia, Canadá, Francia y Suecia, así como Charles Whiteley, jefe adjunto de la Oficina de la Unión Europea para Hong Kong y Macao.

En declaraciones a los periodistas a las puertas del tribunal el viernes por la mañana, Lee Cheuk-yan dijo que estaba orgulloso de estar entre los manifestantes de Hong Kong en sus protestas del 18 y 31 de agosto de 2019. Animó a los hongkoneses a no perder la esperanza en su lucha por una mayor democracia en la ciudad gobernada por China.

El 1 de julio del año pasado, Lee Cheuk-yan testificó a distancia (pdf) ante una audiencia de la Cámara de Representantes, durante la cual criticó la draconiana ley de seguridad nacional de Beijing, que entró en vigor un día antes. Dijo que la ley “suponía la muerte de ‘Un país, dos sistemas'”.

La ley de seguridad nacional castiga delitos vagamente definidos como la subversión y la secesión con una pena máxima de cadena perpetua.

“Con la destrucción de ‘Un país, dos sistemas’ y del Estado de derecho, y [con el advenimiento] del imperio del miedo, los hongkoneses tienen que aprender a vivir y sobrevivir en un entorno represivo y seguir conservando la voluntad de resistir”, dijo Lee en su testimonio.

Hacia las 17:45 hora local, Lai, Lee Cheuk-yan y el expresidente del Partido Democrático de Hong Kong, Yeung Sum, fueron condenados a penas adicionales por participar en una protesta no autorizada el 31 de agosto de 2019. A Yeung se le impuso una sentencia suspendida de 8 meses, mientras que a Lai se le impuso una sentencia de 8 meses y a Lee Cheuk-yan una sentencia de 6 meses.

La oficina de Hong Kong de The Epoch Times contribuyó a la elaboración de este artículo.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.