“Cuando me diagnosticaron la enfermedad, sentía que moría”

Por Healing Stories
26 de Diciembre de 2023 10:37 PM Actualizado: 26 de Diciembre de 2023 10:38 PM

Me diagnosticaron cáncer de colon en estado 4 en julio del 2020. Durante los dos años anteriores al diagnóstico, me había sentido progresivamente mal. Como acupuntor y herbolario, intentaba tratarme a mí mismo; pensaba que tenía SII, enfermedad de Crohn, sensibilidad al gluten, etc. No me gustaba ir a médicos occidentales y no tenía seguro médico, lo que retrasaba el diagnóstico.

Cuando por fin me diagnosticaron, me sentía morir. Dejé de beber alcohol en ese momento porque sabía que estaba contribuyendo al cáncer, y en ese momento me sentía como si estuviera bebiendo veneno. (Había estado bebiendo cinco o más copas al día).

Empecé a tomar antioxidantes, incluido el extracto de té verde, y muchos otros suplementos, así como enemas de té verde. Tampoco me puse me la vacuna, aunque me animaron mucho a hacerlo. Sin embargo, mis esfuerzos fueron demasiado escasos y demasiado tardíos, así que me sometí a quimioterapia, luego a radiación y, en marzo del 2022, a cirugía para extirpar cualquier resto de cáncer. El resultado fue una colostomía y una urostomía.

Me hicieron mi última tomografía computarizada en septiembre del 2023 y ¡¡¡estoy libre de cáncer!!!

Actualmente tomo vitaminas C y D, NAC, zinc con cobre y quercitina a diario. También tomo ivermectina ocasionalmente. Hago ayunos periódicos, incluyendo ayunos de tres días dos o tres veces al año, como un 90 por ciento de alimentos orgánicos, y reduje el azúcar, ya que tenía enormes antojos de azúcar cuando dejé de beber.

Atribuyo mi éxito a muchos factores. Dejar el alcohol fue un factor importante. También contribuyeron a mi recuperación los suplementos que empecé a tomar. Estos incluían resveratrol, NAC, quercetina, bio-curcumina, vitamina D, té verde, magnesio y una combinación de hongos que incluía cola de pavo, chaga y reishi. Además, los enemas diarios de extracto de té verde y la oxigenoterapia hiperbárica una vez por semana.

Ahora creo que si me hubiera ceñido a esta rutina e incluido la ivermectina, dejado completamente el azúcar, tomado vitamina C intravenosa, y hecho algo de ayuno, podría haberme curado. Habría necesitado mucha fuerza de voluntad y el apoyo de mi familia y amigos.

Otro aspecto de mi curación fue el apoyo financiero y psicológico que recibí de algunos amigos.

El tercer aspecto de mi éxito fue la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía a las que me sometí. Esto me superó absolutamente y el cáncer no tuvo ninguna oportunidad. Me sentí mal y débil durante la quimio, pero fue tolerable. Me permití el lujo de quedarme en casa, no preocuparme por el dinero y ver películas. También creo que mi estilo de vida más sano me permitió ser más resistente y no ser tan susceptible a los efectos secundarios de la quimio. La radiación apenas me afectó. Me pregunto si realmente necesitaba la operación, pero todos los “expertos” en la materia me decían que era una gran oportunidad para librarme por fin del cáncer.

En resumidas cuentas, ahora me siento muy bien, tengo mucha energía y duermo bien. Hago ejercicio de tres a cuatro veces por semana mientras trabajo en una nueva granja. Como carnes y verduras cultivadas localmente, y casi todo es orgánico; pronto comeremos nuestros propios alimentos cultivados en casa. No tengo antojos de alcohol, pero me gusta beber cerveza sin alcohol.

Estoy interesado en que me revisen los biomarcadores, incluidos los niveles de colesterol (nunca me los revisé). No tomo ningún otro medicamento. Soy acupuntor y herborista y elaboro cremas para aliviar el dolor con mis propias fórmulas de hierbas chinas.

Por Ted Marshall


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.