Datos de COVID-19 de inicios de pandemia fueron retirados de base de datos a petición de científico chino

Por Jack Phillips
23 de Junio de 2021
Actualizado: 23 de Junio de 2021

Un destacado experto estadounidense en los virus de la gripe descubrió que las primeras secuencias del genoma del nuevo coronavirus (virus del PCCh) se borraron a petición de los investigadores de China, lo que fue confirmado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Los NIH, que aún no han respondido a la solicitud de comentarios de The Epoch Times, declararon al Wall Street Journal que borraron las secuencias después de que un investigador chino lo solicitara a la agencia estadounidense, explicando que el investigador había presentado las secuencias tres meses antes. El comunicado decía que el científico quería que se eliminaran los datos en junio de 2020 porque se había subido una versión actualizada de las secuencias a otra base de datos no especificada.

“Los investigadores que envían los datos tienen los derechos sobre los mismos y pueden solicitar que sean retirados”, dijo el NIH en una declaración al periódico.

El profesor Jesse Bloom, investigador de COVID-19 del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson de Seattle, escribió en un artículo no revisado por pares que los datos que faltaban incluían secuencias de muestras de virus que se obtuvieron en Wuhan, China, de pacientes que estaban hospitalizados o que se sospechaba que tenían el COVID-19.

Bloom escribió en un resumen posteado en internet el martes que identificó un conjunto de datos que contenía secuencias de SARS-CoV-2, otro nombre para el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), que se tomó al principio de la epidemia de Wuhan y se eliminó de la base de datos de los NIH.

Según su resumen, Bloom recuperó “los archivos borrados de la nube de Google y reconstruyó secuencias parciales de 13 virus principios de la epidemia”.

Luego, tras un análisis filogenético de estas secuencias, los “datos sugieren que las secuencias del Mercado de Mariscos de Huanan que son el foco del informe conjunto de la OMS y China no son totalmente representativas de los virus en Wuhan a principios de la epidemia”, escribió, refiriéndose al informe ampliamente criticado de la Organización Mundial de la Salud a principios de este año que culpó a los animales —en lugar de una fuga de laboratorio— del origen de la pandemia.

“En cambio”, escribió Bloom, “el progenitor de las secuencias conocidas del SARS-CoV-2 probablemente contenía tres mutaciones relativas a los virus del mercado que lo hacían más similar a los parientes del coronavirus de murciélago del SARS-CoV-2”.

El Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de la Salud, comparece ante una audiencia del Senado para debatir sobre las vacunas, en Washington, el 9 de septiembre de 2020. (Greg Nash- Pool/Getty Images)

Al detallar el descubrimiento, el investigador dijo que encontró un proyecto de la Universidad de Wuhan que secuenciaba 34 casos positivos de COVID-19 de enero de 2020 junto con 16 casos de febrero.

“Pero cuando fui a Sequence Read Archive”, tuiteó Bloom, “¡me encontré con que [el] proyecto entero había desaparecido!”. Dijo que esto no indica que el NIH se involucró en una supuesta actividad ilícita o trató de encubrir los hallazgos, señalando que la “política de Sequence Read Archive permite a los remitentes borrar mediante solicitud por correo electrónico”.

Sin embargo, independientemente de que los NIH hayan actuado de forma ética o no, su hallazgo seguramente arrojará más dudas sobre los orígenes del virus del PCCh. Se ha especulado cada vez más, incluso por parte de la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos, que el virus podría haber escapado del Instituto de Virología de Wuhan, una instalación de investigación de alto nivel de seguridad a pocos kilómetros de un mercado húmedo al que el régimen chino culpó del brote inicial. Mientras tanto, el PCCh también ha sido acusado de trabajar para encubrir los orígenes del virus, actuando para silenciar a investigadores y médicos a principios de 2020.

“Aunque los acontecimientos que condujeron a la aparición del #SARSCoV2 en Wuhan no están claros (zoonosis vs accidente de laboratorio), todo el mundo está de acuerdo en que los antecesores son coronavirus de murciélagos”, escribió Bloom en Twitter esta semana. “Por lo tanto, esperaríamos que las primeras secuencias de #SARSCoV2 fueran más similares a los coronavirus de los murciélagos, y que a medida que el #SARSCoV2 continuara evolucionando se volviera más diferente de estos antecesores”.

Bloom, sin embargo, enfatizó que “no es el caso” y que, en cambio, los virus COVID-19 del mercado de mariscos son “más diferentes de los coronavirus que los virus #SARSCoV2 recogidos posteriormente en China e incluso en otros países”.

Como señala el Wall Street Journal, parte de la información borrada de la base de datos de los NIH se publicó en un artículo en una pequeña revista, pero Bloom dijo que los investigadores tienden a buscar secuencias de genes en grandes bases de datos como la que maneja la agencia de salud estadounidense.

Por otra parte, la supresión de las secuencias a petición de un científico chino arroja otra duda más sobre la transparencia del régimen chino en cuanto a los orígenes del virus y la forma en que el régimen manejó los primeros días de la pandemia, dijo Bloom al periódico. The Epoch Times se ha puesto en contacto con él para pedirle comentarios.

“Nos hace preguntarnos si hay otras secuencias como éstas que han sido purgadas”, dijo el Dr. Vaughn Cooper, biólogo de la Universidad de Pittsburgh, en un comentario al periódico. “Si salieran a la luz más secuencias, especialmente de los primeros momentos, o muestras de archivo en otros lugares, todo podría cambiar de nuevo”, añadió Sergei Pond, profesor de biología de la Universidad de Temple, al tiempo que sugirió que “probablemente” surgirán más datos procedentes de los primeros momentos de la pandemia en el futuro.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS