Depto. de Estado repudia a Beijing por encarcelar a 11 practicantes de Falun Gong poco antes de los JJOO

EE. UU. insta al régimen chino a "poner fin inmediatamente a sus depravados abusos y maltratos contra los practicantes de Falun Gong"
Por Eva Fu
21 de Enero de 2022 11:09 PM Actualizado: 21 de Enero de 2022 11:09 PM

El Departamento de Estado de Estados Unidos repudió el 21 de enero al Partido Comunista Chino (PCCh) por condenar a once practicantes de Falun Gong a penas de hasta ocho años de prisión por ejercer sus creencias religiosas.

Las sentencias del 14 de enero se dictaron pocas semanas antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Beijing.

El Departamento de Estado insta a Beijing a “poner fin inmediatamente a los depravados abusos y maltratos contra los practicantes de Falun Gong, liberar a los encarcelados por sus creencias y ocuparse del paradero de los practicantes desaparecidos”, dijo un funcionario del departamento a The Epoch Times en un correo electrónico.

El Departamento de Estado de Estados Unidos en Washington, DC, el 12 de septiembre de 2012. (Alex Wong/Getty Images)

“Desde 1999, el Partido Comunista de China (PCCh) ha intentado erradicar a Falun Gong, una práctica espiritual originaria de China, y a sus pacíficos practicantes y defensores de los derechos humanos que han luchado por su derecho a practicar sus creencias”.

Al comienzo de la persecución del régimen, en 1999, se calcula que entre 70 y 100 millones de chinos practicaban Falun Gong –una disciplina basada en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia– y el Partido Comunista consideró su popularidad como una amenaza.

“Amplia evidencia demuestra que el gobierno de la RPC sigue reprimiendo y abusando de esta comunidad hasta el día de hoy”, dijo el funcionario, citando denuncias de tortura y duras sentencias.

“Miles de practicantes de Falun Gong enfrentan cada año detención, acoso y, según se reporta, tortura y abusos por el simple hecho de negarse a dejar de practicar pacíficamente sus creencias”.

Los practicantes que son arrestados suelen permanecer detenidos sin juicio durante largos periodos, se les niega una representación legal adecuada y se les castiga con cargos falsos e inventados.

Una mujer sostiene una foto de un hombre asesinado por la persecución del régimen chino a Falun Gong, durante un desfile en Washington el 17 de julio de 2014. (Larry Dye/The Epoch Times)

En el caso de los once practicantes, pasaron quince meses de detención antes de que tuvieran una audiencia el pasado octubre, y al menos un abogado perdió su licencia por aceptar su caso.

Un tribunal de Beijing afirmó que su crimen era “sabotear la ley y el orden”, tanto por ejercer sus creencias espirituales como por compartir fotos e información con The Epoch Times.

Los once fueron detenidos en julio de 2020, después de que el régimen descubriera que, como periodistas ciudadanos, habían fotografiado pruebas de la mala gestión del régimen de la pandemia de COVID-19 durante las primeras etapas y luego compartieron las imágenes con The Epoch Times.

“El Partido Comunista Chino es implacable en su campaña contra las minorías religiosas”, dijo el senador Rick Scott (R-Fla.) a The Epoch Times.

“Este último ataque a los miembros de Falun Gong que estaban tratando de pasar información sobre la pandemia es solo la última de las evidencias de sus burdos ataques y una razón más para cortar los lazos y dejar de apoyar a este régimen malvado”.

“El momento más visible posible”

La sentencia, semanas antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno el 4 de febrero, es “un momento que exige claridad moral”, dijo el reverendo Johnnie Moore, excomisionado de la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional.

“Seamos claros sobre lo que está ocurriendo aquí: el PCCh está acorralando a la gente justo antes de los Juegos Olímpicos”, dijo a The Epoch Times. “Los demócratas y los republicanos, y los aliados de Estados Unidos, tienen que trazar su línea en la arena. Esto también se aplica a todas esas empresas que han estado ondeando sus banderas de la justicia social: ahora enfrentan una prueba.”

La practicante de Falun Gong Xu Na en China en una foto sin fecha. Xu fue condenada a ocho años de prisión por sus creencias religiosas. (The Epoch Times)

La practicante que enfrenta la condena más dura es Xu Na, de 53 años, artista plástica de Beijing. Ella sobrevivió dos encarcelamientos anteriores por sus creencias y sufrió diversas formas de tortura a manos de la policía, incluido un método en el que le separaron las piernas a 180 grados. A continuación, tres reclusas se sentaron sobre sus piernas y su espalda y ejercieron una presión continua para provocar un dolor insoportable.

El marido de Xu, el músico folclórico Yu Zhou, murió a manos de la policía en el periodo previo a los Juegos Olímpicos de Beijing de 2008.

Detenido durante un “control olímpico” en enero de 2008, murió torturado dos semanas después de ser arrestado.

Un agente de policía pasa delante de un logotipo de los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008. (Ola Fagerstrom/Getty Images)

Levi Browde, director ejecutivo del Centro de Información de Falun Dafa, criticó cómo el “PCCh ha diezmado completamente a esta familia”.

“[E]sta descarada sentencia se dictó como un mensaje para el mundo”, dijo Browde a The Epoch Times. “Pensemos: el PCCh eligió sentenciar a Xu en el momento más visible posible: tres semanas antes del comienzo de los Juegos Olímpicos, cuando todos los ojos están puestos en Beijing”.

“Es como si el PCCh estuviera alardeando intencionadamente ante el mundo de que va a encarcelar a los practicantes de Falun Gong a su antojo, y que no hay nadie que les detenga. No podemos permitir que eso sea cierto”.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.