Disidente chino de 19 años fue detenido en Dubai y teme ser deportado a China

Por Eva Fu
21 de Mayo de 2021
Actualizado: 22 de Mayo de 2021

Un joven disidente chino que figura en la lista de personas buscadas por el Partido Comunista Chino solicitó ayuda tras permanecer incomunicado durante un mes en los Emiratos Árabes Unidos, con probabilidades de ser devuelto a China y enfrentar torturas.

La policía de Dubai arrestó a Wang Jingyu, un joven de 19 años de la ciudad de Chongqing en la provincia de Sichuan, en el sur de China, durante su vuelo de transferencia a Nueva York, el 6 de abril. Wang, quien dice que no ha hecho nada malo, ha estado bajo custodia desde entonces con restricciones para comunicarse.

“Esto está 100 por ciento vinculado al Partido Comunista Chino (PCCh)”, dijo en una entrevista con The Epoch Times el 20 de mayo, la primera vez que habló con los medios de comunicación desde su detención.

El PCCh empezó a hostigar a Wang después de febrero, tras cuestionar la versión de las autoridades sobre el sangriento enfrentamiento fronterizo con la India.

Soldados chinos e indios se enfrentaron con barras de hierro y piedras en junio del 2020. La India reportó 20 muertos de su lado, mientras que China reconoció cuatro víctimas mortales, pero sólo ocho meses después, aunque informes no confirmados elevan el número de muertos chinos a 45.

“¿Por qué han anunciado el número de muertos tan tarde? ¿Qué demonios están ocultando?” escribió Wang en la red social china Weibo el 21 de febrero, dos días después de que Beijing rompiera su silencio sobre las muertes.

Esta y otras dos publicaciones acabaron llamando la atención de la policía local. Se convirtió en una de las siete personas a las que la policía china acusó de difamar a “héroes y mártires”, y la notificación policial de su caso circuló por los medios de comunicación chinos. Pronto se publicaron en Weibo los datos de su pasaporte, su dirección en China y otros detalles personales.

Como Wang no se encontraba en China en ese momento, la policía detuvo a sus padres y le pidió que hiciera un video de confesión, una solicitud que él rechazó.

Wang se fue de China a Estambul en julio de 2019, poco después de publicar un video de TikTok en apoyo a los manifestantes de Hong Kong. A pesar de tener un número local, recibió una serie de mensajes de texto de extraños para intimidarlo. Personas que consideró como agentes estatales chinos llamarían a su hotel para hacerle amenazas personales, dijo.

“¿Cómo sabían dónde vivo?” preguntó. Temiendo por su seguridad, reservó un vuelo a Nueva York.

El 6 de abril, después de llegar a Dubai, dos hombres vestidos de civil, que se identificaron como oficiales del departamento de información criminal de Dubai, lo arrestaron durante su escala y lo retuvieron en la oficina de inmigración cerca del aeropuerto.

Le confiscaron su pasaporte, teléfono y equipaje, y lo dejaron allí durante unas 48 horas, dándole solo un poco de agua. Más tarde fue trasladado a una prisión más grande, momento en el que sus amigos le consiguieron un abogado.

Hasta ese momento, Wang no tenía ni idea del motivo de su arresto.

En la oficina de inmigración, todo lo que le dijeron fue que había insultado la religión y cultura de los Emiratos Árabes Unidos. Más tarde, le dijeron que era un riesgo para la seguridad nacional. La acusación sobre poner en riesgo la seguridad nacional hace parte de las estrategias del PCCh para engañar a los países que retienen disidentes chinos y hacer que los deporten a China.

El 19 de abril, un tribunal le concedió la libertad bajo fianza, pero la policía de Dubai se negó a liberarlo, informando sobre una solicitud de las autoridades de inmigración para deportarlo.

Es probable que Beijing haya ejercido presión sobre las autoridades de Dubai a través de relaciones diplomáticas, dijo.

Empleados de la embajada china en Dubai se reunieron con él al menos tres veces con el propósito de que firmara un documento de consentimiento para regresar a China.

Wang Jingyu. (Imagen proporcionada a The Epoch Times)

“Dijeron que no me pasaría nada si volvía a China, y que sería mejor que regresara porque no puedo ir a ningún lado aquí”, dijo. Finalmente se negó a firmar cualquier documento de los funcionarios chinos.

Hace aproximadamente dos semanas, el tribunal retiró su caso por falta de pruebas, pero las discusiones sobre una posible deportación continuaron.

Más temprano el jueves, la policía de Dubai también le pidió dos veces que firmara un documento en árabe, pero él también se negó, diciendo que no podía entender lo que decía, le dijo a The Epoch Times.

“No hice nada que violara la ley en este país”, agregó.

En prisión, a Wang solo se le proporcionó una comida al día debido al ayuno del Ramadán que terminó el 12 de mayo. Sus compañeros de celda a menudo se peleaban. Observó la ausencia de medidas básicas para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19, incluido el uso de máscaras.

La policía china allanó la casa de sus padres en febrero y los detuvo brevemente, en un intento por obligarlo a regresar a China y hacer una confesión pública en un vídeo. Los dos han sido despedidos de sus trabajos en empresas estatales.

No ha podido contactar a sus padres durante meses.

“No me arrepiento de todo lo que he hecho antes, porque creo que lo que hice estuvo bien”, dijo.

“Este es un partido malvado, eventualmente caerá”, dijo, refiriéndose al PCCh. “A través de lo que me pasó, quiero decirle al mundo entero que se una y lo derribe”. No pudo terminar la oración debido a una interrupción de la llamada.

La policía de Dubai no respondió a una investigación sobre el caso de Wang.

Gu Xiaohua contribuyó a este artículo.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS