EE.UU. debe defender a Taiwán de la “dictadura malvada” de China: Representante McCarthy

Por Andrew Thornebrooke
21 de Julio de 2022 12:03 PM Actualizado: 21 de Julio de 2022 12:03 PM

Los miembros del Grupo de Trabajo sobre China del Congreso se reunieron con el embajador de Taiwán el 20 de julio para discutir cómo Estados Unidos podría prevenir mejor una invasión de la isla por parte de las fuerzas del Partido Comunista Chino (PCCh).

Los líderes republicanos aprovecharon la oportunidad para subrayar la amenaza que supone para Estados Unidos el autoritarismo del PCCh, y para exponer por qué y cómo la nación debería proporcionar a Taiwán los medios para defenderse de la agresión.

“Desde 2020, este grupo de trabajo ha trabajado con diligencia para concienciar sobre la amenaza que supone el Partido Comunista Chino, que es la mayor amenaza geopolítica a la que se enfrentan Estados Unidos y nuestros amigos en el Indo-Pacífico”, dijo el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Cali.).

“El PCCh ha demostrado ser una dictadura despiadada, agresiva y malvada. No podemos subestimar su objetivo de controlar a través de la fuerza y la brutalidad”.

McCarthy dijo que el gobierno democrático y el modo de vida de Taiwán merecen ser preservados por sí mismos, pero también señaló su inmenso valor estratégico para Estados Unidos.

En Taiwán se produce más del 60% de los semiconductores del mundo, que se utilizan en todo tipo de productos, desde computadoras hasta misiles hipersónicos. Además, está situado en la primera cadena de islas, justo al este de Asia continental, cuyo acceso es vital para las líneas de suministro internacionales.

“Taiwán merece nuestro apoyo porque es una democracia vibrante y próspera”, dijo McCarthy. “Su pueblo quiere paz, libertad y el derecho a determinar su propio futuro”.

“Apoyar a Taiwán es lo correcto y es lo mejor para Estados Unidos”.

Una “cuestión de supervivencia”

El PCCh afirma que Taiwán es una provincia separatista, aunque Taiwán se autogobierna desde 1949 y nunca ha sido controlado por el PCCh. Su independencia de facto es un punto de fricción frecuente en las relaciones sino-estadounidenses, ya que Estados Unidos está obligado, en virtud de la Ley de Relaciones con Taiwán de 1979, a proporcionar al gobierno de la isla las armas suficientes para mantener su autodefensa.

El embajador de Taiwán en Estados Unidos, Bi-khim Hsiao, se mostró satisfecho con los esfuerzos del grupo de trabajo para garantizar que reciba esas armas.

Además, Hsiao advirtió que el “comportamiento maligno” del PCCh no solo suponía una amenaza ideológica para Taiwán, sino una amenaza existencial.

“Algunos podrían ver la crítica al autoritarismo como una competencia de sistemas políticos”, dijo Hsiao. “Pero para Taiwán, se trata de una cuestión de supervivencia. La supervivencia de mantener nuestras libertades y nuestro modo de vida democrático”.

Los comentarios de Hsiao recordaron a los realizados por el exsecretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, la semana pasada, quien advirtió que la supervivencia del pueblo taiwanés estaba en juego en un conflicto más amplio del “comunismo contra la democracia”.

Hsiao dijo que el apoyo continuado de Estados Unidos era esencial para garantizar la estabilidad a lo largo del estrecho de Taiwán, y para frenar la influencia del “conjunto de herramientas híbridas de influencia económica y política” del PCCh, con las que el régimen ha intentado aislar a Taiwán del resto del mundo.

“Aunque estamos en primera línea para hacer frente a esta coacción, está claro que estas acciones también amenazan la paz, la estabilidad y la prosperidad de la región Indo-Pacífica en general y del mundo”, dijo Hsiao.

“Taiwán está comprometida con la defensa de nuestra patria y de nuestras libertades democráticas, ganadas con tanto esfuerzo, pero también necesitamos amigos y socios que trabajen juntos para garantizar la protección de nuestros valores compartidos e intereses comunes”.

Para ello, Hsiao dijo que Taiwán estaba trabajando para ampliar su círculo de amigos y socios con democracias de todo el mundo.

“Armen a Taiwán ahora mismo”

Sin embargo, es poco probable que la mera amistad evite una invasión del PCCh a Taiwán. McCarthy y el resto del Grupo de Trabajo sobre China recomendaron aumentar la venta de armas a Taiwán, incluyendo ejercicios militares conjuntos y ampliando las líneas comerciales entre Taiwán y Estados Unidos.

Solo a través de medidas proactivas se podrá asegurar la democracia de Taiwán, acordó el grupo de trabajo.

“La disuasión viene antes del conflicto, no después”, dijo McCarthy.

Este enfoque en la disuasión pesó mucho en la discusión del grupo de trabajo con Hsiao, dada la guerra en curso en Ucrania, que fue vista en gran medida por los presentes como el resultado de un fracaso total en la disuasión de la agresión rusa.

“Tenemos que hacer todo lo posible para armar a Taiwán ahora y no cometer el mismo error que cometimos en Ucrania y esperar hasta después de una invasión”, dijo el representante Michael McCaul (R-Texas), que preside el grupo de trabajo.

“Tenemos que armar a Taiwán ahora mismo”.

Sin embargo, resulta que “ahora mismo” es algo difícil de lograr. De hecho, tanto McCaul como su colega, el congresista John Gallagher (R-Wis.), señalaron el inmenso retraso en la entrega de armas estadounidenses a Taiwán, incluso después de que la venta fuera aprobada por el Congreso.

“Hace tres años aprobé unas ventas militares al extranjero que aún no han sido entregadas a Taiwán”, dijo McCaul.

Asimismo, Gallagher dijo que el último envío de Estados Unidos de 404 misiles Harpoon y sus respectivos lanzadores y equipos, no se completará hasta 2028.

La cúpula militar estadounidense, por su parte, ha advertido que una invasión por parte del PCCh a Taiwán podría producirse en 2027.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.