EE.UU. prohíbe todos los productos de algodón y tomate de Xinjiang como medida contra trabajo forzado

Por Cathy He
13 de Enero de 2021
Actualizado: 13 de Enero de 2021

Estados Unidos anunció el 13 de enero que prohibirá todas las importaciones de algodón y productos de tomate de la región china de Xinjiang, siendo la medida más amplia hasta ahora para poner freno al trabajo forzado de los musulmanes uigures.

Los funcionarios de Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en todos los puertos de entrada de EE. UU. tendrán que detener los productos de algodón y tomate cultivados o producidos en Xinjiang, incluyendo ropa, textiles, semillas de tomate, tomates en conserva y salsa de tomate, dijo la CBP en un comunicado.

La orden se produjo en medio de una creciente vigilancia de las prácticas de trabajo forzado de Beijing dirigidas a los uigures y otras minorías musulmanas de la región. Un reporte reciente encontró que en 2018, al menos 570,000 uigures fueron obligados a recoger algodón en la región.

La región suministra alrededor del 20 por ciento del algodón del mundo, por lo que la orden podría tener importantes repercusiones en la industria mundial de la moda y sus cadenas de suministro.

“La CBP no tolerará que el gobierno chino explote la esclavitud moderna para importar bienes a Estados Unidos por debajo del valor justo de mercado”, dijo el comisionado interino de la CBP, Mark A. Morgan. “Las importaciones fabricadas a bajo precio mediante el uso de trabajo forzado perjudican a las empresas estadounidenses que respetan los derechos humanos y también exponen a los consumidores desprevenidos a compras poco éticas”.

La CBP dijo que la orden fue emitida “basada en información que indica razonablemente el uso de trabajo de detenidos o penitenciarios y situaciones de trabajo forzado”.

Más de un millón de uigures y otras minorías musulmanas han sido detenidos en cientos de campos de concentración. Los sobrevivientes de los campos cuentan que fueron torturados y obligados a someterse a adoctrinamiento político.

“Exigimos a los chinos que cierren sus campos y dejen de violar los derechos humanos”, dijo en un comunicado el subsecretario del Departamento de Seguridad Nacional, Ken Cuccinelli.

Más de 100 campamentos en la región contienen instalaciones de fábricas donde los detenidos son forzados a trabajar, según una reciente investigación de Buzzfeed.

El año pasado, investigadores encontraron que decenas de miles de uigures han sido transferidos a trabajar en fábricas en toda China en condiciones que sugieren trabajo forzado. Esas instalaciones fabricaban productos para 83 marcas mundiales.

La administración de Trump ya ha bloqueado las importaciones de varias empresas individuales vinculadas al trabajo forzado en Xinjiang, apuntando a productos como ropa, algodón y productos para el cabello.

Canadá y el gobierno británico dijeron recientemente que también tomarían medidas para impedir que los productos vinculados al trabajo forzado entraran en sus países.

El año pasado, Estados Unidos sancionó a varios funcionarios chinos y a un grupo paramilitar por su papel en la supervisión de los abusos en Xinjiang. Docenas de entidades y compañías chinas también han sido puestas en una lista negra para que no hagan negocios con empresas estadounidenses.

Con información de Associated Press.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

11 principales abusos ambientales del PCCh: Informe de EE. UU.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS