EE.UU.: Proponen ley para otorgar estatus de refugiado a hongkoneses en peligro de persecución

La medida es una respuesta a la ley de seguridad nacional del régimen chino en Hong Kong
Por Isabel van Brugen
01 de Julio de 2020
Actualizado: 01 de Julio de 2020

Un grupo bipartidista de senadores estadounidenses presentó el 30 de junio un proyecto de ley para otorgar la condición de refugiados a los residentes de Hong Kong que corren el riesgo de ser perseguidos por la nueva ley de seguridad nacional de China, por haber participado en protestas.

La legislación, denominada “Ley de puerto seguro de Hong Kong”, fue presentada el martes, pocas horas después de que Hong Kong publicara el texto de la ley de seguridad nacional de Beijing, que estipula que los delincuentes, si son condenados por secesión, subversión, terrorismo y colusión con fuerzas extranjeras, podrían ser encarcelados de por vida.

El proyecto de ley fue patrocinado por los senadores republicanos, Marco Rubio (R-Fla.), Todd Young (R-Ind.) junto con los senadores demócratas Bob Menendez (D-N.J.), Ben Cardin (D-Md.) y Jeff Merkley (D-Ore.).

La legislatura da a los residentes de Hong Kong en riesgo de persecución que “protestaron pacíficamente contra el sistema de justicia corrupto de Beijing”, derecho a la condición de refugiados de prioridad 2.

Una legislación complementaria se introdujo en la Cámara con apoyo bipartidista.

La medida se tomó en respuesta a la draconiana ley de seguridad nacional del régimen chino sobre Hong Kong, que entró en vigor a las 11 p.m. hora local el 30 de junio, después de que el mismo día se realizaran las votaciones ceremoniales de la legislatura títere de China y el Congreso Nacional del Pueblo (NPC).

Entre las diferentes disposiciones de la ley, el régimen chino tiene la última competencia sobre los casos de seguridad y establecerá una oficina de seguridad que instruirá y supervisará al gobierno de Hong Kong sobre la aplicación de la ley.

La aprobación de la ley suscitó inmediatamente críticas del sector prodemocrático de Hong Kong, en donde la legisladora Tanya Chan equiparó la ley a un “certificado de defunción” para “un país, dos sistemas”.

El senador Marco Rubio (R-Fla.) escucha durante una audiencia en Washington, el 10 de junio de 2020. (Al-Drago-Pool/Getty Images)

“El mundo fue testigo del coraje de los activistas prodemocracia de Hong Kong, que el año pasado salieron a las calles para defender su autonomía de las garras autoritarias de China”, dijo Rubio en una comunicado de prensa.

“Tras la aplicación anoche de la Ley de Seguridad Nacional de Beijing, Estados Unidos debe ayudar a los hongkoneses a preservar su sociedad y a encontrar refugio para aquellos que se enfrentan a la persecución por ejercer los derechos una vez garantizados en la Declaración Conjunta”, añadió.

Según la legislación, los hongkoneses que tengan “un temor de persecución bien fundado” tendrán derecho a la tramitación de la prioridad 2 para los refugiados en Hong Kong o en un tercer país, y el proyecto de ley exime de la intención de inmigración como factor para la concesión de visados de no inmigrante.

“Los refugiados de Hong Kong no estarán sujetos a la limitación numérica”, dice un comunicado.

La Ley de puerto seguro de Hong Kong también permitiría a los residentes de Hong Kong seguir teniendo derecho a la condición de refugiados como víctimas de la persecución política si Beijing revocara la residencia solicitando la condición de refugiado o un visado de Estados Unidos.

El senador Ben Cardin (D-Md) habla en una audiencia en el Capitolio, Washington, el 10 de junio de 2020. (Kevin Dietsch/Pool/Getty Images)

Cardin dijo en una declaración que la nueva legislación de Beijing representa la “más nueva y seria amenaza a la libre expresión del pueblo de Hong Kong”.

“A través de la Ley de puerto seguro de Hong Kong, dejamos claro que donde Beijing ve ‘amenazas a la seguridad nacional’, Estados Unidos considera innecesarios los ataques a las manifestaciones pacíficas y en el ejercicio de la libertad de expresión”, dijo. “Esta legislación bipartidista demuestra inequívocamente que Estados Unidos no abandonará a quienes defienden sus derechos civiles”.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, a su vez emitió el martes una severa advertencia contra el Partido Comunista Chino (PCCh).

“Hoy es un día triste para Hong Kong y para la gente amante de la libertad en toda China”, declaró Pompeo según un comunicado de prensa del Departamento de Estado.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, celebra una conferencia de prensa conjunta sobre la Corte Penal Internacional en el Departamento de Estado en Washington el 11 de junio de 2020. (Yuri Gripas/POOL/AFP a través de Getty Images)

“Hong Kong demostró al mundo lo que un pueblo chino libre puede lograr una de las economías más exitosas y las sociedades más vibrantes del mundo”, observó. “Pero la paranoia de Beijing y el miedo a las aspiraciones de su propio pueblo lo han llevado a destripar los cimientos del éxito del territorio, convirtiendo ‘Un país, dos sistemas’ en ‘Un país, un sistema'”.

Los defensores prodemocracia de Hong Kong marchan durante una manifestación contra una nueva ley de seguridad nacional en la ciudad de Hong Kong el 1 de julio de 2020. (Dale de la Rey/AFP vía Getty Images)

La medida del PCCh de promulgar la ley de seguridad nacional “demuestra una vez más que los compromisos de Beijing —en este caso, la Declaración Conjunta Sinobritánica de 1984 y la Ley Fundamental— son palabras vacías”, dijo Pompeo según su comunicado, refiriéndose al tratado que rigió la entrega de Hong Kong y que supuestamente debe garantizar al pueblo de Hong Kong 50 años de libertad.

“Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados mientras China se traga a Hong Kong en sus fauces autoritarias”, dijo el secretario añadiendo que Estados Unidos ya ha adoptado una serie de medidas en respuesta, que incluyen la imposición de restricciones de visa a los funcionarios del PCCh por erosionar la autonomía y las libertades de Hong Kong, la revocación del estatuto comercial especial de Hong Kong y la imposición a la ciudad de restricciones a la exportación similares a las que impone a China en materia de defensa y tecnologías de doble uso de Estados Unidos.

Pompeo dijo que Estados Unidos “seguirá apoyando al pueblo de Hong Kong, amante de la libertad, y responderá a los ataques de Beijing a las libertades de expresión, prensa y reunión, así como al estado de derecho”.

Frank Fang contribuyó a este informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Hong Kong: reprimen las nuevas protestas contra ley de “seguridad” china

TE RECOMENDAMOS