Ejército chino utiliza semiconductores estadounidenses para entrenar IA de combate, según informe

Por Andrew Thornebrooke
18 de Julio de 2022 6:55 PM Actualizado: 18 de Julio de 2022 6:56 PM

El ejército chino está comprando semiconductores diseñados por empresas estadounidenses y fabricados en Taiwán y Corea del Sur para potenciar sus avances en inteligencia artificial (IA), según un nuevo informe.

El Ejército Popular de Liberación (EPL) está logrando un “progreso significativo” en la adaptación de la IA a sus tecnologías de combate y apoyo, según el informe de junio (pdf), que fue publicado por el Centro de Seguridad y Tecnología Emergente de la Universidad de Georgetown (CSET).

A través de un análisis de 66,000 contratos públicos emitidos por el EPL, los autores del informe descubrieron que solo 24 estaban relacionados con la compra de los tipos de chips de alta gama utilizados para aplicaciones de IA, la gran mayoría de los cuales eran diseños estadounidenses.

“A pesar de los esfuerzos más agresivos de las administraciones Trump y Biden para limitar las exportaciones de tecnología al ejército chino, el EPL está realizando pedidos de chips de IA diseñados por empresas estadounidenses y fabricados en Taiwán y Corea del Sur”, dice el informe.

“De los 97 chips de IA individuales que pudimos identificar en los registros públicos de compra de EPL, casi todos fueron diseñados por Nvidia, Xilinx (ahora AMD), Intel o Microsemi”.

China depende de los semiconductores estadounidenses de alta gama

El EPL ha avanzado constantemente en las capacidades de IA desde 2017, cuando el régimen comunista chino publicó el “Plan de Desarrollo de IA de Nueva Generación”. Ese documento describía el plan del régimen para lograr el dominio mundial en IA para 2030.

En la búsqueda de ese objetivo, el EPL ha tratado de expandir y mejorar en gran medida sus capacidades de inteligencia artificial, pero su capacidad para entrenar sus propios sistemas avanzados de aprendizaje automático actualmente depende actualmente del acceso a semiconductores de primer nivel diseñados por empresas estadounidenses, según el informe de CSET.

De hecho, de los 97 chips de IA enumerados explícitamente entre los contratos EPL, solo uno era procedente de Fudan Microelectronics de China, y se trata de un clon de un diseño estadounidense.

“Buscamos, pero no pudimos encontrar, ningún registro de unidades EPL o empresas estatales de defensa (SOE) que otorgaran contratos para chips de IA diseñados en China… De hecho, mientras que la mayoría de los contratos que mencionaban a estas empresas eran para CPU y otros procesadores, ninguno era para chips de IA”, dice el informe.

Esa divergencia ofrece una nueva perspectiva de hasta qué punto el ejército de China depende de los productos estadounidenses para impulsar su investigación más avanzada. Sin embargo, no es la primera vez que los chips diseñados por Estados Unidos se abren paso en el aparato de seguridad estatal del régimen.

Esta no es la primera vez que los chips estadounidenses llegan a China

Tanto Intel como Nvidia se vieron envueltas en una controversia en 2020, cuando se descubrió que el Partido Comunista Chino (PCCh) estaba utilizando los chips de estas empresas para fomentar su inmenso programa de vigilancia en Xinjiang, donde más de un millón de minorías étnicas musulmanas han sido detenidas en campos de concentración.

Un informe anterior del CSET (pdf) también descubrió que Intel había llevado a cabo una investigación con la empresa china 4Paradigm al mismo tiempo que la empresa tenía un contrato abierto para desarrollar software de toma de decisiones de IA para el EPL.

La Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo, un grupo de defensa con sede en Washington, llegó a decir que Intel brindó “apoyo directo” al EPL y acusó a la compañía, entre otros, de apoyar “la modernización militar de Beijing, el estado de vigilancia, el securitización nacional y las consiguientes violaciones a los derechos humanos”.

La aparición de las tecnologías de Intel y Nvidia en el corazón de la investigación de IA del EPL sirve como otro ejemplo de cómo las tecnologías desarrolladas por las empresas estadounidenses están impulsando al PCCh y su desarrollo militar a través de la transferencia de tecnología a gran escala.

El informe también arroja luz sobre cómo el régimen comunista de China puede continuar adquiriendo tecnologías de vanguardia de forma cuasi legal mediante el uso de organizaciones de fachada para realizar compras en su nombre cuando se le prohíbe hacerlo directamente.

Como destacó una hoja informativa asociada del CSET (pdf) sobre el tema, “estos casos previamente desconocidos demuestran que el ejército chino utiliza proveedores intermediarios para obtener acceso a chips de IA diseñados por EE. UU. para respaldar su modernización militar”.

El ejército chino es un usuario final de los semiconductores de EE. UU.

El informe CSET también subraya una tensión vital en el núcleo de la política de exportación de EE. UU. y el ascenso tecnológico de China. El énfasis del régimen en las denominadas tecnologías de “doble uso” que pueden usarse tanto para aplicaciones civiles como militares, combinado con su política de fusión militar-civil, significa que todas las exportaciones de tales tecnologías a China continental bien pueden ser aprovechadas por el EPL.

A pesar de ese riesgo, el informe señala que el mercado global de semiconductores de USD 600,000 millones significa que es poco probable que las empresas tecnológicas de EE. UU. estén dispuestas a frenar el flujo de dicha tecnología por su propia cuenta.

Esto supone un problema dado que el gobierno de EE. UU. está limitando sus exportaciones en función de los controles de los usuarios finales, lo que significa que no puede impedir de forma realista que el ejército chino obtenga chips de alta gama a través de terceros.

Con ese fin, los autores del informe sugieren que Estados Unidos implemente controles de exportación más estrictos que se centren en las características físicas y técnicas de los propios chips, en lugar de las aplicaciones previstas y los usuarios finales de los chips.

“En cada caso, las unidades del EPL y las empresas estatales de defensa otorgaron contratos para chips diseñados en EE. UU. a empresas intermediarias chinas”, dice el informe.

“Limitar efectivamente el progreso militar chino en IA y otras tecnologías de vanguardia requerirá que el gobierno de EE. UU. adopte nuevas y creativas formas de control de exportaciones que se extiendan más allá del enfoque actual en los usos y usuarios finales visibles”.

Solo a través de un cambio en las especificaciones sobre las que se construyen los controles de exportación, según el informe, Estados Unidos podría lidiar adecuadamente con el hecho de que el EPL era un usuario final de los semiconductores estadounidenses en todo menos en el nombre.

“Vale la pena repetir que ninguno de los siete proveedores de chips EPL AI identificados en este estudio está nombrado en la Lista de entidades de EE. UU. o en la Lista de usuarios finales militares”, dice el informe.

“El Congreso debería autorizar, y el Departamento de Comercio debería diseñar, un sistema multilateral de control de exportaciones basado en las características físicas y técnicas de las tecnologías exportadas a China, incluidos los semiconductores de alta gama”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.