‘El juego no ha terminado’: Emily Lau habla sobre la lucha de Hong Kong por la democracia

Por FRANK FANG AND JAN JEKIELEK
17 de Mayo de 2021
Actualizado: 17 de Mayo de 2021

En Hong Kong, la lucha por la democracia y la libertad continuará a pesar de la represión del gobierno local contra las figuras de la oposición, los activistas y la libertad de prensa, dijo la ‘Dama de Hierro’ de Hong Kong, Emily Lau.

“Les puedo decir que el juego no ha terminado. Continuaremos luchando para defender nuestro estilo de vida libre y nuestras libertades, pero de una manera pacífica y no violenta”, dijo Lau en una entrevista reciente en el programa “American Thought Leaders” (Líderes del Pensamiento Estadounidense) de The Epoch Times.

Hong Kong, antigua colonia británica, ha sufrido un drástico deterioro de la libertad de prensa y de otros tipos de libertades a medida que el Partido Comunista Chino (PCCh) estuvo reforzando su control sobre la ciudad. Según la organización sin ánimo de lucro, Freedom House, la posición de Hong Kong en el ranking sobre libertades civiles bajó de 45, en 2017, a 37 este año.

La importante caída en la puntuación se debe, en parte, a una draconiana ley de seguridad nacional, que el régimen chino impuso en Hong Kong el año pasado. Desde entonces, la policía allanó una redacción de un medio de comunicación local, muchos activistas y figuras de la oposición han sido detenidos y acusados, se aplicó una ley de juramento “patriótico” y se redujo el número de candidatos que pueden ser elegidos por el público en el Consejo Legislativo de la ciudad.

“Las cosas son terribles y muy difíciles [en Hong Kong]… Más personas podrían ser arrestadas en los próximos días, semanas y meses. Y la gente me ha advertido muchas veces que yo podría ser un objetivo”, dijo Lau.

Lau, de 69 años, es actualmente una figura prominente a favor de la democracia en la ciudad. Antes de eso, fue legisladora durante mucho tiempo, de 1991 a 1997 y de 1998 a 2016, además de ser la presidente del opositor Partido Demócrata de la ciudad, de 2012 a 2016.

También fue una firme defensora del actual movimiento anti-PCCh a favor de la democracia de la ciudad, que comenzó en junio de 2019 cuando millones salieron a las calles en protesta contra un proyecto de ley de extradición ahora descartado.

En noviembre de 2019, ella y otro activista local, Figo Chan, en nombre de todos los manifestantes de Hong Kong que participan en el movimiento, aceptaron el Premio John McCain, de 2019, al liderazgo en el servicio público. El premio rindió homenaje a los manifestantes por “su lucha para preservar sus derechos y presionar por una reforma democrática”.

A pesar de estar en riesgo de ser procesada por el gobierno de Hong Kong, debido a su papel en el movimiento, Lau dijo que “no tenía planes de ir a ninguna parte”.

Muchos hongkoneses que comparten la preocupación de Lau han huido a otras ciudades y regiones, incluidos Taiwán y el Reino Unido. Entre las figuras destacadas que han abandonado la ciudad se encuentran el activista Nathan Law y el exlegislador Ted Hui.

Libertad de prensa

Lau también habló sobre una realidad actual en Hong Kong: la gente está ahora menos dispuesta a hablar con los medios de comunicación, ya sean extranjeros o locales. Añadió: “No podemos culpar a la gente. Tenemos que entender la presión a la que están sometidos”.

También citó un comentario anterior de Keith Richburg, presidente del Club de Corresponsales Extranjeros en Hong Kong y director del Centro de Estudios de Periodismo y Medios de la Universidad de Hong Kong, quien dice que la disminución de la libertad de prensa en la ciudad se debió a una gran cantidad de ataques procedentes del PCCh.

Richburg hizo el comentario durante un programa por Internet presentado por Lau a principios de este mes. Usó el comentario para describir una serie de incidentes recientes que han reducido la libertad de prensa en la ciudad.

Uno de los incidentes mencionados por Richburg involucró a Bao Choy, una productora independiente de la cadena pública local RTHK, que fue declarada culpable y multada en abril por hacer declaraciones falsas para obtener registros de vehículos, que se utilizaron en su documental sobre los ataques contra transeúntes en una estación de metro de Hong Kong, el 21 de julio de 2019.

Sin embargo, Lau dijo que no tenía miedo de hablar con los medios de comunicación, aunque era plenamente consciente de que las autoridades de Hong Kong podrían usar lo que dijo en su contra.

“Y siento que no me permitiría dejarme intimidar y guardar silencio”, dijo Lau. “Tenemos que levantarnos con dignidad, defender lo que creemos, pero asumir las consecuencias, eso lo sé”.

Según Reporteros sin Fronteras, con sede en París, el índice de libertad de prensa en Hong Kong cayó del puesto 18, en 2002, al 80 este año.

Lau también señaló el reciente ataque contra Sarah Liang, reportera de la edición para Hong Kong de The Epoch Times, y dijo que lo que le ocurrió era “absolutamente abominable”.

Liang fue agredida con un bate de aluminio por un hombre no identificado al mediodía del 11 de mayo. El ataque le dejó moretones en ambas piernas. El asalto ocurrió, aproximadamente, un mes después de que la planta de impresión de The Epoch times en Hong Kong fuera atacada por intrusos con martillos. La misma imprenta fue incendiada por cuatro personas enmascaradas en noviembre de 2019. Se cree que el PCCh está detrás de los tres ataques.

“Así que la gente del periodismo, la gente de la política, los activistas y la población en general está muy, muy alarmada y muy asustada. La ciudad se siente muy ansiosa, muy aprensiva y muy infeliz”, concluyó Lau.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Siga a Jan en Twitter: @JanJekielek


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS