El PCCh después de 100 años: un siglo de asesinatos y engaños

Por Nicole Hao
30 de Junio de 2021 3:57 PM Actualizado: 15 de Julio de 2021 2:07 PM

Análisis de noticias

Nota del editor: Algunos de los relatos de este artículo contienen detalles gráficos y perturbadores de torturas y otras formas de trato degradante.

Fundado en julio de 1921, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha sembrado la muerte y la destrucción en la población china durante un siglo.

Armado con la ideología marxista de la “lucha” como principio rector, el PCCh ha lanzado decenas de movimientos dirigidos a una larga lista de grupos enemigos: espías, terratenientes, intelectuales, funcionarios desleales, estudiantes prodemocracia, creyentes religiosos y minorías étnicas.

Con cada campaña, el supuesto objetivo del Partido ha sido crear un “cielo comunista en la tierra”. Pero una y otra vez, los resultados han sido los mismos: sufrimiento y muerte en masa. Mientras tanto, unos pocos funcionarios de élite del PCCh y sus familias han acumulado un poder y una riqueza increíbles.

Más de 70 años de gobierno del Partido han provocado la muerte de decenas de millones de chinos y el desmantelamiento de una civilización de 5000 años.

Aunque China ha avanzado económicamente en las últimas décadas, el PCCh mantiene su naturaleza de régimen marxista-leninista empeñado en solidificar su control sobre China y el mundo. Millones de creyentes religiosos, minorías étnicas y disidentes siguen siendo reprimidos violentamente en la actualidad.

A continuación se ofrece un resumen de algunas de las principales atrocidades cometidas por el PCCh en sus 100 años de historia.

Incidente de la Liga Antibolchevique

Menos de una década después de la fundación del Partido, Mao Zedong, entonces jefe de un territorio controlado por los comunistas en la provincia de Jiangxi, al sureste de China, lanzó una purga política de sus rivales conocida como el Incidente de la Liga Antibolchevique. Mao acusó a sus rivales de trabajar para la Liga Antibolchevique, la agencia de inteligencia del Kuomintang, que era el partido gobernante de China en aquella época.

El resultado fue que miles de miembros del Ejército Rojo y del Partido fueron asesinados en la purga.

La campaña de un año de duración que comenzó en el verano de 1930 fue la primera de una serie de movimientos dirigidos por el paranoico líder que solo se hicieron más sangrientos y amplios con el tiempo. La carnicería masiva duró hasta la muerte de Mao en 1976.

Aunque no hay registros que muestren exactamente cuántos miembros del PCCh fueron asesinados durante la campaña, el historiador chino Guo Hua escribió en un artículo de 1999 que en un mes habían muerto 4400 de los 40,000 miembros del Ejército Rojo, incluyendo docenas de líderes militares. En pocos meses, el comité del PCCh en el suroeste de Jiangxi había matado a más de 1000 de sus miembros no militares.

Al final del movimiento, el comité del PCCh de Jiangxi informó de que entre el 80 por ciento y el 90 por ciento de los funcionarios del PCCh de la región habían sido acusados de ser espías y ejecutados.

Los familiares de los altos funcionarios también fueron perseguidos y asesinados, según el artículo. Los métodos de tortura infligidos a los miembros del PCCh, según Guo, incluían quemarles la piel, cortarles los pechos a las mujeres y empujarles palos de bambú por debajo de las uñas.

Mao asiste a una conferencia relacionada con las artes y la literatura en Yan’an en 1942. (Dominio público)

El Movimiento de Rectificación de Yan’an

Tras convertirse en líder del Partido, Mao puso en marcha el Movimiento de Rectificación de Yan’an —el primer movimiento ideológico de masas del PCCh— en 1942. Desde la base del PCCh en la aislada región montañosa de Yan’an, en la provincia noroccidental de Shaanxi, Mao y sus leales emplearon la conocida táctica de acusar a sus rivales de ser espías para purgar a los altos funcionarios y otros miembros del Partido.

En total, unos 10,000 miembros del PCCh fueron asesinados.

Durante el movimiento, la gente fue torturada y obligada a confesar que era espía, escribió Wei Junyi en un libro de 1998.

“Todo el mundo se convirtió en espía en Yan’an, desde los estudiantes de secundaria hasta los de primaria”, escribió Wei, que entonces era editor de la agencia de noticias estatal Xinhua. “Niños de doce años, de once, de diez, ¡incluso se descubrió un espía de seis años!”

El trágico destino de la familia de Shi Bofu, un pintor local, fue relatado en el libro de Wei. En 1942, los funcionarios del PCCh acusaron repentinamente a Shi de ser un espía y lo detuvieron. Esa noche, la esposa de Shi, incapaz de afrontar la probable condena a muerte de su marido, se quitó la vida y mató a sus dos hijos pequeños. Horas más tarde, los funcionarios la encontraron a ella y a los niños, y proclamaron públicamente que la esposa de Shi sentía un “profundo odio” hacia el Partido y el pueblo, y que por ello merecía morir.

Un terrateniente chino es ejecutado por un soldado comunista en Fukang, China. (Dominio público)

La Reforma Agraria

En octubre de 1949, el PCCh tomó el control de China y Mao se convirtió en el primer líder del régimen. Meses más tarde, en el primer movimiento del régimen, denominado Reforma Agraria, Mao movilizó a los campesinos más pobres de la nación para que se apoderaran violentamente de las tierras y otros bienes de los considerados terratenientes, muchos de los cuales no eran más que campesinos más acomodados. Murieron millones de personas.

Mao, en 1949, fue acusado de ser un dictador y lo admitió.

“Mis queridos señores, tienen razón, eso es lo que somos”, escribió, según China File, una revista publicada por el Centro de Relaciones Estados Unidos-China de la Sociedad Asiática. Según Mao, los comunistas en el poder debían ser dictatoriales contra los “perros corredores del imperialismo”, “la clase terrateniente y la burguesía burocrática” y “los reaccionarios y sus cómplices”, que estaban asociados al Kuomintang de la oposición.

Por supuesto, los comunistas decidían quiénes podían ser considerados “perros corredores”, “reaccionarios” o incluso “terratenientes”.

“Muchas de las víctimas fueron golpeadas hasta la muerte y algunas fusiladas, pero en muchos casos, primero fueron torturadas para que revelaran sus activos (reales o imaginarios)”, según el historiador Frank Dikötter, que ha hecho una minuciosa crónica de la brutalidad de Mao.

El libro de 2019 “The Bloody Red Land” (La sangrienta tierra roja) relata la historia de Li Man, un terrateniente superviviente de Chongqing, en el suroeste de China. Tras la llegada al poder del PCCh, los funcionarios afirmaron que la familia de Li había escondido 1.5 toneladas métricas de oro. Pero esto no era cierto, ya que la familia había quebrado años antes debido a la adicción a las drogas del padre de Li.

Al no tener oro que entregar al PCCh, Li fue torturado hasta el borde de la muerte.

“Me quitaron la ropa, me ataron la mano y los pies a un poste. Luego me ataron una cuerda alrededor de los genitales y me ataron una piedra a los pies”, relató Li. Dijo que luego colgaron la cuerda en un árbol. Inmediatamente, “la sangre brotó de mi ombligo”, dijo Li.

Finalmente, Li fue salvado por un funcionario del PCCh que lo envió a casa de un doctor en medicina china. Incluso después de sufrir graves lesiones en sus órganos internos y genitales, Li se consideró afortunado. Otras 10 personas que fueron torturadas al mismo tiempo que Li murieron todas. Durante los meses siguientes, los parientes cercanos y la familia extensa de Li serían torturados hasta la muerte, uno tras otro.

Como resultado de la tortura, Li —que tenía 22 años en ese momento— perdió su virilidad. Durante los movimientos posteriores del PCCh, Li sería torturado varias veces más, lo que le costó la vista.

Una familia hambrienta, fecha desconocida (Dominio público)

El Gran Salto Adelante

Mao lanzó el Gran Salto Adelante en 1958, una campaña de cuatro años que pretendía que el país aumentara exponencialmente su producción de acero al tiempo que colectivizaba la agricultura. El objetivo, según el lema de Mao, era “superar a Gran Bretaña y alcanzar a Estados Unidos”.

Se ordenó a los campesinos que construyeran hornos en sus patios para fabricar acero, dejando las tierras de cultivo en grave abandono. Además, los funcionarios locales, demasiado entusiastas y temerosos de ser tachados de “rezagados”, fijaron cuotas de cosecha irrealmente altas. Como resultado, los campesinos no tenían nada que comer después de entregar la mayor parte de sus cosechas como impuestos.

Lo que siguió fue el peor desastre provocado por el hombre en la historia: la Gran Hambruna, durante la cual decenas de millones murieron de hambre, de 1959 a 1961.

Los campesinos hambrientos recurrieron a los animales salvajes, la hierba, la corteza e incluso la caolinita, un mineral de arcilla, para alimentarse. El hambre extrema también llevó a muchos al canibalismo.

Hay casos registrados de personas que se comieron los cadáveres de extraños, amigos y familiares, y de padres que mataron a sus hijos para alimentarse, y viceversa.

Jasper Becker, que escribió el relato del Gran Salto Adelante “Hungry Ghosts” (Fantasmas hambrientos), dijo que los chinos se vieron obligados a participar —por pura desesperación— en la venta de carne humana en el mercado y en el intercambio de niños para que no se comieran a los suyos.

En 13 provincias, se registraron entre 3000 y 5000 casos de canibalismo.

Becker señala que el canibalismo en China a finales de los años 50 y principios de los 60 se produjo probablemente “a una escala sin precedentes en la historia del siglo XX”.

El historiador chino Yu Xiguang encontró en la década de 1980 una foto de archivo de su ciudad natal en la provincia de Hunan. Supuestamente mostraba a un hombre llamado Liu Jiayuan junto a la cabeza y los huesos de su hijo de un año. Liu acabó siendo ejecutado por asesinato.

Posteriormente, Yu entrevistó a los familiares supervivientes de Liu en la década de 2000 para verificar la historia. Escribió en un artículo: “Liu Jiayuan estaba extremadamente hambriento. Mató a su hijo y cocinó [la carne para] una gran comida. Antes de terminar la comida, los miembros de su familia descubrieron su crimen y lo denunciaron a la policía. Entonces fue arrestado y ejecutado”.

Hasta 45 millones de personas murieron durante el Gran Salto Adelante, según el historiador Dikötter, autor de “Mao’s Great Famine” (La gran hambruna de Mao).

Cuadros del Partido Comunista cuelgan una pancarta en el cuello de un hombre chino durante la Revolución Cultural en 1966. Las palabras de la pancarta dicen el nombre del hombre y lo acusan de ser miembro de la “clase negra”. (Dominio público)

La Revolución Cultural

Tras el catastrófico fracaso del Gran Salto Adelante, Mao, sintiendo que estaba perdiendo el control del poder, lanzó la Revolución Cultural en 1966 en un intento de utilizar al pueblo chino para reafirmar el control sobre el PCCh y el país. Creando un culto a la personalidad, Mao pretendía “aplastar a las personas con autoridad que toman el camino capitalista” y reforzar sus propias ideologías, según una de las primeras directivas.

A lo largo de 10 años de caos ordenado, millones de personas fueron asesinadas o empujadas al suicidio por la violencia sancionada por el Estado, mientras que jóvenes ideólogos celosos, los infames Guardias Rojos, recorrían el país destruyendo y denigrando las tradiciones y el patrimonio de China.

Fue un proceso que abarcó a toda la sociedad, ya que el Partido animó a personas de todos los ámbitos a delatar a compañeros de trabajo, vecinos, amigos e incluso a familiares que fueran “contrarrevolucionarios”, es decir, cualquier persona con pensamientos o comportamientos políticamente incorrectos.

Las víctimas, entre las que se encontraban intelectuales, artistas, funcionarios del PCCh y otras personas consideradas como “enemigos de clase”, eran sometidas a humillaciones rituales a través de “sesiones de lucha”, es decir, reuniones públicas en las que las víctimas eran obligadas a admitir sus supuestos delitos y a soportar los abusos físicos y verbales de la multitud, antes de ser detenidas, torturadas y enviadas al campo para realizar trabajos forzados.

La cultura y las tradiciones chinas fueron un objetivo directo de la campaña de Mao para exterminar a los “Cuatro Viejos” (viejas costumbres, vieja cultura, viejos hábitos y viejas ideas). Como resultado, se destruyeron innumerables reliquias culturales, templos, edificios históricos, estatuas y libros.

Zhang Zhixin, una miembro de la élite del PCCh que trabajaba en el gobierno provincial de Liaoning, fue una de las víctimas de la campaña. Según un relato recogido por los medios de comunicación chinos después de la Revolución Cultural, un colega denunció a Zhang en 1968 después de que ésta le comentara que no podía entender algunas de las acciones del PCCh. La mujer, de 38 años, fue entonces detenida en un centro local de formación de cuadros del Partido, donde estaban recluidos más de 30,000 funcionarios del gobierno provincial.

Mientras estuvo detenida, se negó a admitir haber hecho nada malo y se mantuvo firme en sus opiniones políticas. Era firmemente leal al Partido pero no estaba de acuerdo con algunas de las políticas de Mao. Fue enviada a prisión.

Allí, Zhang sufrió horriblemente mientras los funcionarios intentaban obligarla a renunciar a sus puntos de vista. Los guardias de la prisión utilizaban alambre de hierro para mantener su boca abierta y luego empujaban una fregona sucia dentro de ella. Le esposaron las manos a la espalda y le colgaron un bloque de hierro de 40 libras con las cadenas. Los funcionarios provinciales del PCCh llegaron a arrancarle todo el pelo y los guardias solían encargarse de que los presos varones la violaran en grupo.

Zhang intentó suicidarse pero fracasó, lo que provocó que los funcionarios de la prisión intensificaran su control. También obligaron a su marido a divorciarse de ella. A principios de 1975, Zhang había descendido a la locura. En abril de ese año, fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento. Antes de ser fusilada, los guardias de la prisión le cortaron la tráquea para silenciarla. Murió a la edad de 45 años.

Durante la detención de Zhang, su marido y sus dos hijos pequeños fueron obligados a renunciar a su relación con ella. Al enterarse de su muerte, ni siquiera se atrevieron a llorar, por miedo a que les oyeran los vecinos, que podrían denunciarles por guardar rencor al Partido.

El desastroso movimiento terminó en octubre de 1976, menos de un mes después de la muerte de Mao.

El legado de la Revolución Cultural va mucho más allá de las vidas destruidas, según Dikötter.

“No es tanto la muerte lo que caracterizó a la Revolución Cultural, sino el trauma”, dijo a NPR en 2016.

“Fue la forma en que las personas se enfrentaron entre sí, se vieron obligadas a denunciar a sus familiares, colegas, amigos. Se trataba de la pérdida, la pérdida de la confianza, la pérdida de la amistad, la pérdida de la fe en otros seres humanos, la pérdida de la previsibilidad en las relaciones sociales. Y esa es realmente la marca que dejó la Revolución Cultural”.

Una niña china huérfana se sienta en una cuna en un centro de acogida en Beijing el 2 de abril de 2014. (Kevin Frayer/Getty Images)

Política del hijo único

En 1979, el régimen lanzó la “política del hijo único”, que permitía a las parejas casadas tener solo un hijo, una campaña ostensiblemente dirigida a aumentar el nivel de vida frenando el crecimiento de la población. La política provocó abortos forzados generalizados, esterilizaciones forzadas e infanticidios. Según datos del Ministerio de Sanidad chino citados por la prensa estatal china, entre 1971 y 2013 se abortaron 336 millones de fetos.

Xia Runying, una aldeana de la provincia de Jiangxi que experimentó la esterilización forzada, escribió en una carta pública en 2013 que su familia solicitó posponer la cirugía debido a su mala salud. Sin embargo, el funcionario local dijo que harían la cirugía aunque tuvieran que atarla con cuerdas.

Empezó a orinar sangre y a tener dolores de cabeza y de estómago después de la operación. Más tarde, se vio obligada a dejar de trabajar.

El régimen suspendió la política de un solo hijo en 2013, permitiendo dos hijos. El 31 de mayo, anunció que las familias podían tener tres hijos.

Una chica herida durante el enfrentamiento entre el ejército y los estudiantes el 4 de junio de 1989, cerca de la plaza de Tiananmen, es trasladada en un carro. (MANUEL CENETA/AFP/Getty Images)

La masacre de la plaza de Tiananmen

Lo que empezó como una reunión de estudiantes para llorar la muerte del exmandatario chino de mentalidad reformista Hu Yaobang en abril de 1989 se transformó en las mayores protestas que el régimen había visto jamás. Los estudiantes universitarios que se congregaron en la plaza de Tiananmen de Beijing pidieron al PCCh que controlara la grave inflación, frenara la corrupción de los funcionarios, asumiera la responsabilidad de las faltas cometidas en el pasado y apoyara la libertad de prensa y las ideas democráticas.

En mayo, estudiantes de toda China y residentes de Beijing de todas las clases sociales se habían unido a la protesta. Manifestaciones similares surgieron en todo el país.

Los dirigentes del PCCh no aceptaron las peticiones de los estudiantes.

En su lugar, el régimen ordenó al ejército que sofocara la protesta. En la noche del 3 de junio, los tanques entraron en la ciudad y rodearon la plaza. Decenas de manifestantes desarmados murieron o quedaron mutilados tras ser aplastados por los tanques o disparados por los soldados que disparaban indiscriminadamente contra la multitud. Se calcula que murieron miles de personas.

Lily Zhang, que era enfermera jefe en un hospital de Beijing situado a 15 minutos a pie de la plaza, relató a The Epoch Times el derramamiento de sangre de aquella noche. Se despertó con el sonido de los disparos y corrió al hospital el 4 de junio por la mañana tras enterarse de la masacre.

Quedó horrorizada cuando llegó al hospital y se encontró con una escena “similar a la de una zona de guerra”. Otra enfermera, sollozando, le dijo que el charco de sangre de los manifestantes heridos estaba “formando un río en el hospital”.

En el hospital de Zhang, al menos 18 murieron en el momento en que fueron llevados al centro.

Los soldados utilizaron balas “dum-dum”, que se expandían dentro del cuerpo de la víctima e infligían más daño, dijo Zhang. Muchos sufrieron heridas graves y sangraban tan profusamente que era “imposible reanimarlos”.

En la puerta del hospital, un reportero del diario estatal China Sports Daily, herido de gravedad, dijo a los dos trabajadores sanitarios que lo llevaban que “no se imaginaba que el Partido Comunista Chino fuera a abrir fuego de verdad”.

“Disparar a estudiantes y plebeyos desarmados: ¿qué clase de partido gobernante es éste?” fueron sus últimas palabras, recordó Zhang.

El entonces mandatario chino Deng Xiaoping, que ordenó la sangrienta represión, fue citado en un cable del gobierno británico diciendo en mayo de 1989, un mes antes de la masacre, que “doscientos muertos podrían traer 20 años de paz a China”.

Hasta hoy, el régimen se ha negado a revelar el número de muertos en la masacre o sus nombres, y suprime ferozmente la información sobre el incidente.

Dos policías de paisano detienen a un practicante de Falun Gong en la plaza de Tiananmen de Beijing el 31 de diciembre de 2000. (Minghui.org)

Persecución a Falun Gong

Una década después, el régimen decidió llevar a cabo otra sangrienta represión.

El 20 de julio de 1999, las autoridades iniciaron una amplia campaña dirigida a los que se calcula que son entre 70 y 100 millones de practicantes de Falun Gong, una práctica espiritual que incluye ejercicios de meditación y enseñanzas morales centradas en los valores de verdad, benevolencia y tolerancia.

Según el Centro de Información de Falun Dafa, una página web de información relacionada con Falun Gong, millones de practicantes han sido despedidos de sus trabajos, expulsados de la escuela, encarcelados, torturados o asesinados simplemente porque se negaron a abandonar su creencia.

En 2019, un tribunal popular independiente de Londres confirmó que el régimen había llevado a cabo la sustracción forzada de órganos “a una escala significativa” y que los practicantes de Falun Gong encarcelados eran “probablemente la fuente principal”.

He Lifang, un practicante de Falun Gong de 45 años de Qingdao, una ciudad de la provincia de Shandong, murió después de estar detenido durante dos meses. Sus familiares dijeron que tenía incisiones en el pecho y la espalda. Su cara parecía dolorida y tenía heridas por todo el cuerpo, según Minghui.org, una página web que sirve de centro de intercambio de información sobre la persecución a Falun Gong.

Supresión de las minorías religiosas y étnicas

Para mantener su dominio, el régimen del PCCh trasladó a un gran número de personas de la etnia han al Tíbet, Xinjiang y Mongolia Interior, donde viven grupos étnicos con sus propias culturas y lenguas. El régimen obligó a las escuelas locales a utilizar el chino mandarín como lengua oficial.

En 2008, los tibetanos protestaron para expresar su ira por el control del régimen. El régimen, en respuesta, desplegó a la policía. Cientos de tibetanos fueron asesinados.

Desde 2009, más de 150 tibetanos se han autoinmolado, con la esperanza de que su muerte pueda detener el férreo control del régimen en el Tíbet.

En Xinjiang, las autoridades del régimen han sido acusadas de cometer un genocidio contra los uigures y otras minorías étnicas, incluyendo la detención de un millón de personas en campos secretos de “reeducación política”.

El año pasado, el régimen de Beijing estableció una nueva política que obligaba a enseñar solo chino mandarín en algunas escuelas de Mongolia Interior. Cuando algunos padres y estudiantes protestaron, fueron amenazados con la detención, el encarcelamiento y la pérdida del empleo.

El régimen también utiliza un sistema de vigilancia para controlar a los grupos étnicos. Se instalaron cámaras de vigilancia en los monasterios tibetanos y se recogen datos biométricos en Xinjiang.

Eva Fu, Jack Phillips, Leo Timm y Cathy He contribuyeron a la elaboración de este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.