El régimen chino siempre pelea con India cada vez que encuentra desafíos

Por Cheng Xiaonong
27 de Junio de 2020
Actualizado: 27 de Junio de 2020

Opinión

Después de 58 años de paz a lo largo de la frontera, los enfrentamientos militares entre China e India estallaron en mayo. Si miramos hacia atrás en la historia, no es una sorpresa que los países vecinos estén en conflicto. Es decir, el Partido Comunista Chino (PCCh) comienza una pelea con sus vecinos siempre que las relaciones exteriores del régimen sean tensas y sus políticas económicas y sociales internas estén fallando. En el pasado, el régimen se enfrentó a India bajo el liderazgo de Mao Zedong. La estrategia de Mao de “cuantos más errores, más tranquilo debes parecer. Cambia el frente de batalla para encontrar una salida”, se ha aplicado nuevamente hoy. Sin embargo, es probable que el PCCh no logre nada, al igual que lo que sucedió durante la guerra sino-india de 1962.

Aumento de poder, dos dilemas

Los recientes enfrentamientos fronterizos, que causaron bajas en ambos lados, parece ser una continuación natural de la larga disputa fronteriza entre los dos países. Sin embargo, la frontera entre China e India no se ha resuelto durante casi cien años. En un período de tiempo tan largo, las dos partes han tenido dos conflictos, uno en 1962 y otro ahora. La paz se ha mantenido durante casi 60 años. ¿Por qué el conflicto es inevitable ahora? Quizás la respuesta es que era solo cuestión de tiempo. Examinemos el verdadero contexto histórico del conflicto.

Ambos enfrentamientos ocurrieron cuando el PCCh encontró dilemas sin precedentes, tanto a nivel nacional como internacional. Tales dilemas son en realidad los productos inevitables del deseo del PCCh de convertirse en una potencia en ascenso. El Gran Salto Adelante, también conocido como el segundo Plan Quinquenal, una campaña económica y social que comenzó en 1958, se derrumbó totalmente en 1962. Fue una campaña dirigida por el entonces líder del partido Mao Zedong que tenía como objetivo superar en destreza a Gran Bretaña, Estados Unidos y la Unión Soviética. En 2020, el PCCh está nuevamente lanzando políticas en un esfuerzo por superar a Estados Unidos. Sin embargo, el régimen una vez más cayó en una trampa causada por su propia política fallida.

La característica común de estas dos campañas es lograr las ambiciones del régimen en el ámbito internacional. Para alcanzar sus objetivos, el inescrupuloso PCCh adopta políticas que perjudican a la economía tanto a nivel nacional como internacional. Con el Gran Salto Adelante, el PCCh intentó acelerar la producción agrícola formando comunas. Esta práctica fallida causó que decenas de millones de agricultores murieran de hambre. Internacionalmente, Mao lanzó la Crisis del Estrecho de Taiwán en 1958, cuando el PCCh y Taiwán entablaron un breve conflicto armado luego de que el PCCh se apoderara de varias islas en el Estrecho de Taiwán. Mao incluso pidió a la Unión Soviética que participara si se desencadenaba una guerra nuclear con Estados Unidos. Este acto descarado condujo al final de la luna de miel de la Unión Soviética con el PCCh y a la finalización de la asistencia técnica a la China comunista. Las relaciones sino-soviéticas y sino-estadounidenses se deterioraron al mismo tiempo.

El dilema económico actual en China se remonta a la era de Hu Jintao y Wen Jiabao (exlíder y exprimer ministro chino de 2002 a 2012) cuando la burbuja inmobiliaria comenzó a llevar a la economía china a un callejón sin salida. Desde entonces, el declive económico se ha convertido en una nueva norma. La estrategia de “levantarse” comenzó con el robo de tecnología a gran escala, junto con un superávit comercial a largo plazo con Estados Unidos, y violando la ley marítima internacional al construir islas artificiales, e incluso una fuerza disuasiva nuclear basada en el Mar del Sur de China. Frente a varias amenazas del PCCh, la administración Trump tomó contramedidas que aceleraron el declive de la economía de China. La nueva pandemia del coronavirus deterioró aún más las relaciones chino-estadounidenses.

La estrategia de Mao Zedong

En un país democrático, los ciudadanos pueden hacer que el gobierno rinda cuentas si ocurren tales dilemas. Sin embargo, ese no es el caso en una dictadura comunista. Nunca hay una disculpa. Más bien, el régimen encuentra varias formas de desviar la atención. El nacionalismo siempre ha sido útil. Un conflicto internacional muestra la fuerza de un ejército, lo cual asegura el liderazgo del Partido y evita posibles amenazas internas.

La estrategia de Mao de “cuantos más errores, más tranquilo debes parecer” significa que el PCCh nunca admitirá su culpa. El tal llamado “cambia el frente de batalla para encontrar una salida” significa lanzar nuevos conflictos en los asuntos internos y las relaciones exteriores. Los países vecinos son a menudo los chivos expiatorios. El conflicto con India es un gran problema que puede incitar al nacionalismo y permite al PCCh flexionar sus músculos. El problema fronterizo entre China e India puede manipularse fácilmente para incitar al conflicto. Por supuesto, el PCCh también tiene un resultado final: no puede aislarse de la comunidad internacional. Por lo tanto, el conflicto se limita solo a las fronteras. No irá tan lejos como la invasión territorial. El objetivo del conflicto es lograr el objetivo de desviar la atención de la presión doméstica.

La frontera entre China e India no se estudia por ambos lados hace mucho tiempo, pero los límites nacionales en este mapa no se distinguen por los límites geográficos naturales de ríos o valles, y las líneas punteadas en el mapa no son precisas. Las coordenadas de latitud y longitud no se pueden implementar en el suelo, y mucho menos erigir puntos de referencia. Por lo tanto, la situación actual de la frontera es que ambos lados tienen su propia Línea de Control Real (LAC), y entre las LAC hay una zona de amortiguamiento que ninguno de los lados ocupa. Cuando una de las partes realiza algunas acciones en la zona de amortiguamiento, como establecer fortificaciones o bunkers, causará fricción entre los dos lados. En este momento, mientras una parte quiera tomar el control, el conflicto estallará de inmediato. Esto fue cierto en la guerra sino-india de 1962, como también en el conflicto sino-indio de este año.

Ambos conflictos sino-indios siguen el mismo patrón: Beijing manipula el status quo de la disputa fronteriza no resuelta para instigar la fricción; luego despacha tropas, diseña planes de conflicto y ordena ataques sorpresa; luego minimiza la situación, devuelve la frontera a su estado original o se retira adecuadamente, y restaura la paz. En cada conflicto, el PCCh toma la iniciativa, se prepara para ello y ataca de repente. Repasemos las características de estos dos conflictos.

El conflicto sino-indio de 1962

En el invierno de 1962, estalló la guerra sino-india iniciada por el PCCh. El 20 de octubre de ese año, el ejército comunista lanzó una ofensiva en la sección oriental de la frontera sino-india, y el ejército indio fue derrotado. El 16 de noviembre, el ejército comunista llevó a cabo un ataque de largo alcance en las secciones este y oeste de la línea fronteriza, y las tropas chinas avanzaron sobre las fuerzas indias. Las tropas comunistas lograron una victoria completa. Pero, el régimen enfrentó una gran derrota diplomáticamente.

Entre los países occidentales, comunistas y en desarrollo, 50 de ellos apoyaron a India, como Egipto, Irak, Ceilán (actual Sri Lanka), Nepal, Mongolia, Afganistán, Camboya; solo Vietnam, Corea del Norte y Pakistán mostraron su apoyo al régimen. Lo más importante es que Estados Unidos y la Unión Soviética apoyaron firmemente a India y proporcionaron mucha asistencia militar, incluidos grandes transportadores militares, aviones de combate y helicópteros. El ejército indio aumentó su destreza en la lucha. En consecuencia, Mao ordenó la retirada de toda la línea de tropas y abandonó parte de su área controlada.

De repente, Beijing convocó a un alto el fuego unilateral el 21 de noviembre de 1962 y ordenó a sus tropas retirarse a sus posiciones anteriores a unas 12 millas detrás del ALC. Fue un movimiento impactante. Ha engañado a muchas personas tanto en casa como en el extranjero.

Por ejemplo, un periodista británico que cubrió la guerra fronteriza China-India de 1962, Neville Maxwell, escribió que el régimen había lanzado un contraataque en la frontera chino-india después de que India aumentará las provocaciones militares en la región e intentará ganar territorio por la fuerza.

El escritor del ejército chino Jin Hui también recordó la guerra y expresó su decepción por el hecho de que China no se haya beneficiado de la victoria de 1962 en su libro, “El encanto del perro del Tíbet”, publicado en 1995.

El conflicto sino-indio 2020

La historia siempre ha sido un espejo de la realidad. El conflicto estalló nuevamente este año. El área de conflicto está cerca de la parte occidental de la frontera chino-india cerca de Nepal. Es una zona desierta, de gran altitud, extremadamente fría. El clima es duro, el terreno es empinado y el transporte es inconveniente. Ambas partes no tienen residentes ni recursos para competir. En el pasado, los oficiales de la patrulla fronteriza desplegaban pancartas cara a cara en la zona de amortiguamiento para expresar sus respectivas propuestas fronterizas, y luego se alejaban. En los últimos años, India ha registrado cientos de incidentes en los que China cruzó la región de ALC cada año. China incluso cruzó la ALC de india, estableció campamentos y luego se enfrentó durante varias semanas; sin embargo, estos enfrentamientos no causaron muertes, peleas u hostilidad.

Luego, las patrullas indias encontraron algunos búnkers construidos por el ejército chino en la zona de amortiguamiento. Cuando el ejército indio intentó destruir estas estructuras, fueron atacados por patrullas chinas. Dado que China e India tienen un acuerdo desarmado, en otras palabras, las dos partes no portan armas para evitar conflictos militares — el conflicto entre los dos ejércitos se ha convertido en una lucha a mano alzada.

En los enfrentamientos entre ambas partes a fines de mayo, el ejército del PCCh hirió a 72 tropas indias y capturó a cinco personas, según los medios indios.

Una escaramuza estalló nuevamente la tarde del 15 de junio en el valle de Galwan en Ladakh y duró varias horas. Ambos lados usaron rocas y palos, mientras que el lado chino usó varillas con clavos. Al menos 20 indios fueron asesinados.

Con el lado chino preparando armas frías para atacar, el conflicto sino-indio de este año puede verse como un ataque preventivo y repentino por parte del PCCh. Ningún soldado puede iniciar ataques a gran escala por su cuenta sin recibir órdenes. Se puede decir que detrás del ataque repentino del ejército chino está la decisión provocativa del PCCh. Si el régimen quiere crear fricción, se ordena a los soldados que actúen. En la actualidad, ambas partes han abandonado temporalmente la escena del conflicto, pero cada una ha movilizado una gran cantidad de tropas y equipo pesado a la primera línea. Queda por ver cómo se desarrollará la situación en el futuro.

Desde que comenzó el enfrentamiento, los medios oficiales del PCCh declararon que se estableció un mecanismo de comunicación bilateral efectivo después del conflicto de 1962, y que ambas partes trabajarían para “resolver las diferencias”.

¿Ganará nuevamente el PCCh?

Además de las razones por las cuales el PCCh provocó a India, también hay una causa directa del conflicto. El PCCh se sintió limitado en todas partes de la comunidad internacional después del comienzo de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, incluida la negativa de la India a cooperar en los intentos del PCCh de aliviar la presión económica de Estados Unidos. Durante más de un año, India se ha negado a participar en el Acuerdo Integral y Progresivo para la Asociación Transpacífica (CPTPP), liderado por Japón, y también se ha negado a unirse a la Asociación Económica Integral Regional (RCEP). La negativa de India a someterse a los deseos del PCCh podría haber llevado a este conflicto fronterizo.

En comparación con la guerra sino-india de 1962, este conflicto fue mucho menor en escala y gravedad, y las dos partes no han usado armas automáticas. Sin embargo, su importancia internacional es similar a la de 1962. El PCCh también se enfrentó al aislamiento diplomático en este conflicto. Parece que ningún país ha expresado públicamente su apoyo al PCCh en este incidente.

Sin embargo, la situación internacional actual es muy diferente a la de 1962. En primer lugar, las Naciones Unidas (ONU) han sido dominadas gradualmente por los países en desarrollo antioccidentales. La ONU no solo se ha convertido en el títere del PCCh, sino también en un oponente de Estados Unidos. Por lo tanto, la ONU ya no puede presidir la justicia internacional y, por supuesto, ya no es un árbitro efectivo de este conflicto sino-indio. En segundo lugar, después de que el PCCh se unió a la economía globalizada, ha atraído a muchos países a través de intereses económicos. Por lo tanto, el PCCh no teme que se impongan sanciones internacionales para este conflicto a pequeña escala.

El estatus internacional y la fortaleza económica de la India han aumentado en las décadas desde 1962. Hoy, con su propia fuerza, India es capaz de luchar contra el PCCh en el frente económico y político sin ayuda internacional. Según un análisis de Deutsche Welle, después del conflicto fronterizo, India cambiará rápidamente sus políticas exteriores y económicas para contrarrestar a China. Los principales métodos son los siguientes:

1) Rechazar la tecnología 5G de Huawei.

2) Boicotear los productos chinos. El secretario de la Confederación de Todos los Comerciantes de la India (CAIT), Ashwani Mahajan, dijo que 70 millones de empresarios indios han decidido intensificar una campaña nacional para boicotear los productos chinos.

3) Continuar presionando a China para que investigue la fuente de la pandemia de COVID-19.

4) Formar aliados contra China. El South China Morning Post mencionó que Nueva Delhi ahora puede considerar ajustar las relaciones geopolíticas. El reciente conflicto con China puede llevar a la India a aceptar el lobby de Estados Unidos y participar más en la estrategia del Indo-Pacífico liderada por Estados Unidos para frenar la expansión de China y las actividades militares en el Mar del Sur de China.

5) Ampliar la participación en organizaciones internacionales y participar activamente en la comunidad académica y el sector privado.

6) Incrementar el poder militar.

El PCCh no logró nada de la guerra sino-india de 1962. También es muy probable que no obtenga nada del reciente conflicto.

El Dr. Cheng Xiaonong es un estudioso de la política y la economía de China con sede en Nueva Jersey. Se graduó de la Universidad de Renmin, donde obtuvo su maestría en economía, y de la Universidad de Princeton, donde obtuvo su doctorado en sociología. En China, Cheng era investigador de políticas y ayudante del exlíder del partido Zhao Ziyang, cuando Zhao era primer ministro. Cheng ha sido profesor visitante en la Universidad de Gottingen y Princeton, y fue editor jefe de la revista Modern China Studies. Sus comentarios y columnas aparecen regularmente en los medios chinos en el extranjero.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS