Secretario de Salud viajará a Taiwán tras cuatro décadas sin visitas de altos funcionarios de EE.UU.

Por Frank Fang
05 de Agosto de 2020
Actualizado: 05 de Agosto de 2020

TAIPEI, Taiwán—El secretario de Servicios Humanos y de Salud (HHS) de Estados Unidos, Alex Azar, anunció que encabezará una delegación para visitar Taiwán en los próximos días.

El viaje tiene significado político dado que será la visita de mayor nivel de un miembro del gabinete de EE.UU. desde 1979, el año en que Estados Unidos cortó lazos diplomáticos oficiales con la isla en reconocimiento de Beijing.

“El viaje representa una oportunidad para fortalecer nuestra cooperación en economía y salud pública con Taiwán, especialmente mientras Estados Unidos y otros países trabajan para fortalecer y diversificar nuestras fuentes de productos médicos cruciales”, dijo Azar en un anuncio a la prensa del 4 de agosto.

Azar agregó: “Espero con interés transmitir el apoyo del presidente Trump al liderazgo global en salud de Taiwán y subrayar la creencia que compartimos de que las sociedades libres y democráticas son el mejor modelo para proteger y promover la salud”.

En respuesta a la visita anunciada de Azar, la portavoz de la oficina presidencial de Taiwán, Kolas Yotaka, emitió una declaración diciendo que la visita era “un testamento de la amistad” entre las dos naciones. Ella expresó su esperanza de que EE.UU. y Taiwán puedan continuar “expandiendo nuestra sociedad cooperativa global, trabajando juntos para salvaguardar nuestros valores compartidos de democracia, libertad y derechos humanos”.

Yotaka agregó que la presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, se reunirá con Azar y su delegación durante su visita.

Estados Unidos ha mantenido una relación robusta, no diplomática con Taiwán basado en la Ley de Relaciones de Taiwán, bajo la cual Estados Unidos ha vendido continuamente armas y equipo militar a Taiwán para su autodefensa contra el régimen chino.

Beijing ve a Taiwán como una provincia rebelde que debe ser unida al continente y ha amenazado con usar la fuerza militar para ponerla bajo su control. El régimen comunista coacciona también a gobiernos y organizaciones para que acepten su “principio de una sola China”, a pesar de que la isla tiene sus propios funcionarios elegidos democráticamente, su propia constitución y moneda.

Además de ser el principal proveedor de armas de Taiwán, Estados Unidos también ve a Taiwán como uno de sus aliados clave en la región Indo-Pacífica.

La visita de Azar marca el primer funcionario del gabinete de EE.UU. en visitar la isla, aunque seis años atrás, un oficial con rango de gabinete, Gina McCarthy, la entonces administradora de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. bajo la administración Obama, visitó Taiwán en abril de 2014, lo cual provocó el enojo de China.

Según el comunicado de prensa, la visita de Azar también “fortalecerá la cooperación EE.UU-Taiwán para combatir la pandemia global de COVID-19”. COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) conocido comúnmente como nuevo coronavirus.

“Taiwán ha sido un modelo de transparencia y cooperación en la salud global durante la pandemia del COVID-19 y mucho antes de eso”, dijo Azar.

Taiwán ha recibido elogios internacionales por su éxito en la contención del virus, y también ha donado equipos de protección personal a gobiernos de todo el mundo durante la pandemia. Al 4 de agosto, Taiwán tiene 476 casos confirmados de COVID-19 y siete muertes, en una población de unas 23 millones de personas.

El HHS enfatizó el contraste entre cómo tratan con la pandemia los “sistemas autoritarios” y las sociedades libres tales como Estados Unidos y Taiwán, afirmando que éstos últimos estaban “equipados de manera única para conducir el progreso global en áreas tales como la medicina y ciencia para ayudar al mundo a enfrentar las amenazas emergentes”, según el comunicado de prensa.

Beijing ha hecho grandes esfuerzos para ocultar el brote en China, y no reconoció abiertamente que el virus fuera capaz de transmitirse entre personas hasta el 20 de enero. Según las autoridades de Taiwán, la isla advirtió a la Organización Mundial de la Salud que el virus podría ser contagioso en un correo electrónico el 31 de diciembre.

Acompañarán a Azar en el viaje, James F. Moriarty, presidente de la Junta del Instituto Americano en Taiwán, la embajada de facto de Estados Unidos en la isla; Mitchell Wolfe, director médico de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos; Brian Harrison, jefe de personal del HHS; Garrett Grigsby, director de la Oficina de Asuntos Globales del HHS; y otros miembros de la administración Trump.

El miércoles, el ministro de asuntos del exterior de China, Wang Wenbin, dijo en una charla diaria que Beijing se opone a cualquier interacción entre funcionarios estadounidenses y taiwaneses. Wang también le pidió a Washington que se adhiera al “principio de una sola China”.

El representante de EE.UU., John Curtis (R-Utah) usó su cuenta de Twitter para aplaudir a la administración Trump por enviar a Azar a Taiwán.

“Especialmente apropiado enviar al secretario de Salud y Servicios Humanos, dado el increíblemente fuerte manejo de Taiwán de la pandemia #COVID19. Sé que su visita a Taiwán será beneficiosa”, escribió Curtis.

Hsaio Bi-khim, el embajador de facto de Taiwán en Estados Unidos, también aprovechó su cuenta de Twitter para dar la bienvenida a Azar a la isla, diciendo que era un “viaje oportuno” para avanzar en la lucha conjunta contra la pandemia.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Trump pide donaciones de plasma sanguíneo para combatir el COVID-19

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS