En los difíciles momentos de la vida de nuestros hijos es posible enseñar la resiliencia

Por JEFF MINICK
04 de Diciembre de 2019
Actualizado: 04 de Diciembre de 2019

Estaba en la biblioteca pública hojeando “Win at Losing” (Ganar perdiendo) de Sam Weinman: How Our Biggest Retrobacks Can Lead to Our Biggest Gains” (Cómo nuestros mayores obstáculos pueden conducirnos a nuestras mayores ganancias), cuando un capítulo detuvo mis dedos en su camino. Encontré una silla, leí unos minutos y recordé a Susan Lucci.

De 1970 a 2011, Lucci interpretó a Erica Kane en la telenovela “All My Children”, (“Todos mis hijos”). Aunque nunca vi este programa, Susan Lucci era un nombre muy conocido, no por su papel en la televisión, sino porque durante 18 años recibió una nominación al premio Emmy para la “Mejor actriz protagonista de una serie de teatro” y durante 18 años se retiró de la ceremonia sin un trofeo. Su racha de derrota se convirtió en una vara de medir el fracaso, una metáfora nacional aplicada a otros perdedores. Como escribe Weinman, los Cachorros de Chicago eran la “Susan Lucci del béisbol”, los Buffalo Bills “la Susan Lucci del fútbol” y Martin Scorsese “la Susan Lucci de los Oscars”.

Y luego, en el año 19, Lucci ganó ese codiciado Emmy.

En este breve capítulo, Weinman nos presenta a una mujer que, aunque amargamente decepcionada por el fracaso, nunca se rindió y rara vez deja que otros sean testigos de su dolor. Año tras año, regresaba a casa de los Emmys, cerraba la puerta de su habitación para esconder sus lágrimas de sus hijos, lloraba, y luego regresaba a trabajar al día siguiente, decidida a rendir al máximo de sus posibilidades.

Según Weinman, el ejemplo de Lucci influyó profundamente en sus hijos, especialmente en su hijo Andreas, quien “sostiene que la experiencia de su madre demostró ser instructiva en cómo manejar los obstáculos, aunque no era algo que ella buscaba enseñar explícitamente”.

Lo que me lleva a los jóvenes de hoy.

La mayoría de nosotros tenemos hijos, nietos, sobrinos y sobrinas, y otros jóvenes en nuestra órbita que sufren decepciones. John, que pasó horas entrenando durante el verano, fue expulsado del equipo de fútbol. Julie pasa su temporada de fútbol calentando el banquillo. Amanda, una niña de segundo grado, vuelve a casa de la escuela llorando porque le quitaron el mérito de hablar demasiado en clase. Becky, de diez años, no es invitada a una fiesta de cumpleaños a la que asisten sus amigos. Su hermano mayor Doug obtiene calificaciones inaceptables, de C en exámenes de matemáticas. Samantha ha pasado años esperando asistir al State, pero se le niega la admisión.

Cuando estos problemas ocurren, la mayoría de nosotros queremos apresurarnos a defender a nuestros hijos. Les decimos a John y Julie que sus entrenadores son tontos. Nos reunimos con la maestra de Amanda para quejarnos de su castigo, y llamamos a la mamá de la fiesta de cumpleaños para preguntarle por qué Becky fue excluida de la lista de invitados. Consolamos a Doug y Samantha, diciéndoles que son tan buenos como cualquier otro.

Este deseo de proteger a nuestros hijos es un instinto natural.

¿Pero es bueno para ellos a largo plazo?

Google “¿Están los estudiantes social y emocionalmente preparados para la universidad? y aparece un coro de respuestas negativas. Cuando el fracaso llega llamando a la puerta, como sucede con tantos estudiantes de primer año, estos estudiantes estresados y ansiosos no saben cómo manejar las consecuencias. Son extraños a esa horrible sensación conocida como “caer de cara”.

Les falta un ingrediente clave para el éxito en la escuela y en la vida: la resiliencia.

La resiliencia viene del latín “resilire”, que significa “resurgir ” o ” retroceder “. Los estudiantes que se dirigen a la universidad y que nunca han estudiado en esa otra clase, “la escuela de los golpes duros”, carecen de una herramienta más vital para el éxito que un curso de Química AP o un promedio de sobresaliente. Incluso un pequeño contratiempo puede hacerlos caer de rodillas.

Nuestra responsabilidad

Parte de su falta de resiliencia es nuestra responsabilidad. Aquellos de nosotros que lidiamos con las desgracias de nuestros jóvenes caminamos por un camino difícil. Cuando algo sale mal, nuestro instinto de protección se activa, y queremos protegerlos de los golpes que la vida les da.

Este enfoque de mamá oso/cachorro puede tener consecuencias a largo plazo. Una vez, por ejemplo, un hombre adulto, ya fallecido, me dijo que sus padres siempre estaban de su lado contra el maestro, sin importar las circunstancias. Estaba orgulloso de su defensa.

Probablemente una mala idea. Dada la historia de este hombre, definitivamente es una mala idea.

No, si queremos crear resiliencia en nuestros jóvenes, a veces debemos resistir este impulso de eliminar todos los obstáculos de su camino, para convertirnos en lo que algunos llaman ahora “padres segadores”. Podemos ofrecer ayuda, pero luego debemos alejarnos y permitirles que se enfrenten por su cuenta a los problemas que se les presentan. Esta lucha contra la adversidad, con expectativas y planes que han salido mal, puede construir en ellos un sentido de independencia, una comprensión de que el fracaso no es un enemigo, siempre y cuando aprendamos de la experiencia.

En“The Obstacle Is the Way: The Timeless Art of Turning Trials Into Triumphs”, (“El obstáculo es el camino: El arte atemporal de convertir los juicios en triunfos”), Ryan Holiday escribe que “los obstáculos son en realidad oportunidades para probarnos a nosotros mismos, para probar cosas nuevas y, en última instancia, para triunfar”. Superamos estos obstáculos utilizando muchas herramientas, en particular la resiliencia y la perseverancia, que, como Holiday nos dice, los alemanes llaman “sitzfleisch”: poder de permanencia.

Holiday cuenta docenas de ejemplos de seres humanos que poseían sitzfleisch, figuras que van desde Amelia Earhart hasta Erwin Rommel, desde Abraham Lincoln hasta el boxeador Jack Johnson. Mi favorito de los ejemplos de Holiday fue una anécdota sobre Thomas Edison, quien una noche corrió desde su casa hasta su planta de investigación y producción cuando supo que se había incendiado. Las llamas, alimentadas por los productos químicos de los distintos edificios, pronto se dispararon a siete y ocho pisos de altura.

“Edison se dirigió con calma, pero rápidamente hacia el fuego, a través de los ahora cientos de espectadores y empleados devastados, buscando a su hijo. Ve a buscar a tu madre y a todos sus amigos”, le dijo a su hijo con una emoción infantil. “Nunca volverán a ver un fuego como éste”.

Eso es resiliencia en abundancia.

Y si nos volvemos expertos en resiliencia, el fracaso puede ser un gran maestro. El estudiante de historia que se pasa toda la noche, escribe 800 palabras sobre Napoleón y entrega el ensayo al maestro por la mañana, solo para que se lo devuelvan salpicado de tinta roja y una calificación de D, puede absorber una lección, así como una calificación pobre. Se recupera, y comienza su próximo trabajo una semana antes de la fecha prevista de entrega.

La próxima vez que tu estudiante de segundo año de secundaria juegue con la Xbox toda la noche y luego suspenda su examen de biología, o tu hija olvide traer a la escuela esa tarea de matemáticas que el maestro revisa diariamente, haz una pausa y piénsalo antes de decidir si vas a intervenir.

Aprender a asumir responsabilidades y a recuperarse del fracaso puede ser doloroso, pero su tenencia es una de las claves de una buena vida.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un pelotón de nietos en crecimiento. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en el hogar en Asheville, N.C. Hoy en día, vive y escribe en Front Royal, Va. Vea JeffMinick.com para seguir su blog.

***

Mira a continuación

Calma para el alma: la quietud de la madrugada de pie bajo las estrellas

TE RECOMENDAMOS