Ensayo de vacuna contra COVID-19 es amenazado por la desaparición del virus en el Reino Unido

Por Tom Ozimek
25 de Mayo de 2020
Actualizado: 25 de Mayo de 2020

Un esperado ensayo de la vacuna contra el COVID-19 en el Reino Unido tiene solo un 50 por ciento de posibilidades de éxito, algo muy por debajo de las estimaciones anteriores del 80 por ciento, dijo el profesor que codirige el desarrollo de la vacuna a un periódico británico.

“Es una carrera, sí. Pero no es una carrera contra los otros muchachos. Es una carrera contra la desaparición del virus y contra el tiempo”, dijo el profesor Adrian Hill a The Telegraph, señalando que el virus del Partido Comunista Chino (PCC), el nuevo coronavirus que causa el COVID-19, plantea un desafío cada vez mayor a los ensayos de la vacuna, ya que parece estar desapareciendo.

La vacuna experimental, conocida como ChAdOx1 nCoV-19, es una de las primeras en la carrera mundial para proporcionar protección contra el COVID-19. Los datos preliminares de un pequeño ensayo en seis monos de la vacuna experimental, también conocida como AZD1222, encontraron que algunos de los animales a los que se les aplicó una sola inyección desarrollaron anticuerpos contra el virus en 14 días y todos desarrollaron anticuerpos protectores en 28 días.

Muestras de una de las potenciales vacunas orales para la enfermedad COVID-19 que se está probando para la estabilidad de la temperatura en un laboratorio al sudeste de Inglaterra, el 15 de mayo de 2020. (BEN STANSALL/AFP vía Getty Images)

Un equipo de la Universidad de Oxford, dirigido por el profesor Hill, pasó a realizar pruebas con humanos en abril, haciendo que la vacuna experimental fuera una de las pocas que alcanzaron ese hito.

Sin embargo el académico dijo recientemente al medio Telegraph que el ensayo, que había comenzado a reclutar alrededor de 10,000 adultos y niños en Gran Bretaña, podría fracasar porque el virus está desapareciendo rápidamente en el país.

“Dijimos a principios de año que había un 80 por ciento de posibilidades de desarrollar una vacuna eficaz para septiembre”, declaró Hill a The Telegraph.

“Pero en este momento, hay un 50 por ciento de probabilidades de que no obtengamos ningún resultado”, añadió.

Hill es director del Instituto Jenner de Oxford, que se ha asociado con el fabricante de medicamentos AstraZeneca para desarrollar la vacuna, de la cual el gobierno del Reino Unido ya ha prometido comprar hasta 100 millones de dosis.

“La velocidad a la que esta nueva vacuna ha avanzado hasta las últimas etapas de los ensayos clínicos es un testimonio de la innovadora investigación científica de Oxford”, dijo el ejecutivo de AstraZeneca, Mene Pangalos.

El director ejecutivo de la compañía, Pascal Soriot, señaló el mes pasado que tenía la esperanza de que el estudio pudiera proporcionar respuestas sobre la eficacia de la vacuna antes de junio o julio.

Un empleado trabaja en un laboratorio al sudeste de Inglaterra, el 15 de mayo de 2020, donde los científicos están tratando de desarrollar una vacuna oral para la enfermedad COVID-19. (BEN STANSALL/AFP vía Getty Images)

La Universidad de Oxford comunicó que si la transmisión del virus en la comunidad cae, este proceso podría tomar más tiempo.

“Si la transmisión sigue siendo alta, podríamos obtener suficientes datos en un par de meses para ver si la vacuna funciona, pero si los niveles de transmisión disminuyen, esto podría tomar hasta seis meses”, indicó la universidad.

AstraZeneca anunció recientemente un acuerdo de 1200 millones de dólares con el gobierno de Estados Unidos para producir 400 millones de dosis de la vacuna de prueba.

El dilema de la reducción de la transmisión en la comunidad ha llevado a algunos científicos y políticos a considerar la posibilidad de infectar intencionalmente a las personas con el virus con el fin de llevar a cabo un ensayo de vacuna significativo.

El polémico método se llama ‘estudio de desafío humano’ (HCS, por sus siglas en inglés), y consiste en inyectar a voluntarios sanos una vacuna candidata o un placebo seguido de una versión debilitada del virus.

Treinta y cinco legisladores estadounidenses enviaron una carta (pdf) al Departamento de Salud y Servicios Humanos y a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) el mes pasado, instando a que se consideren todas las opciones para acelerar el desarrollo y el despliegue de una vacuna, incluidos los HCS.

El Dr. Rajeev Fernando, especialista en enfermedades infecciosas y de respuesta rápida en tres hospitales de Nueva York, apoyó al desafío de HCS si este puede acelerar el proceso de encontrar una vacuna.

“Realmente apoyo este tipo de ensayos en este momento”, dijo Fernando a The Epoch Times. “De hecho, si tuviera una opción, estaría más que feliz de ser parte de estos ensayos”.

Reuters y Meiling Lee contribuyeron a este informe.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Wuhan altera cifras de casos confirmados y muertes por el virus del PCCh

TE RECOMENDAMOS