Entra en vigor la prohibición de la mayoría de los abortos en Texas al no intervenir la Corte Suprema

Por Zachary Stieber
01 de Septiembre de 2021 12:14 PM Actualizado: 01 de Septiembre de 2021 12:14 PM

Una ley de Texas que prohíbe la mayoría de los abortos entró en vigor el 1 de septiembre después de que la Corte Suprema no respondiera a una moción de urgencia que le pedía que bloqueara la ley.

La Ley 8 del Senado prohíbe a los médicos realizar abortos a menos que hayan intentado detectar el latido del corazón del feto. Solo si no se detecta el latido, el médico puede realizar un aborto, a menos que exista una emergencia médica.

La legislación prohíbe explícitamente que los funcionarios estatales la apliquen. En cambio, los ciudadanos particulares —excepto los que hayan dejado embarazada a una mujer por violación o incesto— pueden presentar demandas contra los médicos, las clínicas y cualquier persona que participe en un aborto que viole la ley.

Si alguien que presenta una demanda prevalece, se le concederán al menos 10,000 dólares por cada aborto que el acusado haya realizado o ayudado a realizar.

El senador estatal Bryan Hughes, un republicano que patrocinó el proyecto de ley, lo ha calificado como “la legislación provida más poderosa de la historia de Texas” y ha dicho que servirá de modelo para el país.

La legislatura, controlada por los republicanos, aprobó la ley a principios de este año. Luego fue promulgada por el gobernador Greg Abbott.

Más de 20 proveedores de servicios de aborto demandaron a funcionarios estatales y a jueces de distrito en julio, alegando que la ley era inconstitucional a la luz de la decisión de la Corte Suprema de 1973 en el caso Roe contra Wade.

Whole Woman’s Health, Planned Parenthood of Greater Texas y otros proveedores pidieron al tribunal que impidiera la entrada en vigor de la ley.

Un tribunal de distrito iba a celebrar una audiencia sobre el asunto el lunes, pero un tribunal de apelación ordenó que se cancelara. Eso provocó una apelación de emergencia ante la Corte Suprema.

“Hace casi cincuenta años, este tribunal sostuvo que Texas no podía prohibir el aborto antes de la viabilidad”, escribieron los demandantes (pdf), refiriéndose al caso Roe contra Wade. “Sin embargo, si no interviene este tribunal, en menos de dos días, el miércoles 1 de septiembre, Texas hará precisamente eso. Esta nueva ley de Texas prohibirá el aborto a partir de las seis semanas de embarazo, que es indiscutiblemente anterior a la viabilidad y antes de que muchas personas sepan siquiera que están embarazadas”.

Entre el 85 y el 90 por ciento de las mujeres que abortan en Texas lo hacen al menos a las seis semanas de embarazo, según los proveedores de abortos.

El magistrado Samuel Alito se encargó de la apelación debido a las asignaciones del tribunal.

El fiscal general de Texas, el republicano Ken Paxton, y otros abogados de los demandados, instaron a Alito a no intervenir.

“Hay muchas razones por las que los solicitantes no tienen derecho a la reparación extraordinaria que buscan. La más obvia es que los solicitantes pretenden un requerimiento de este tribunal que no lograría evitar en absoluto ninguno de los daños que, según ellos, se producirán una vez que la Ley 8 del Senado de Texas entre en vigor. Este tribunal no puede suprimir la ley en sí. Más bien, puede ordenar solo la aplicación de la ley. Pero los demandados gubernamentales explícitamente no hacen cumplir la ley, y el demandado particular testificó que no lo hará”, dijeron en su escrito (pdf).

El demandado particular es Mark Lee Dickson, director de Right to Life of East Texas. Un abogado de Dickson dijo en un escrito por separado (pdf) que los proveedores de abortos “no pueden demostrar que una orden judicial contra los demandados mencionados evitará los daños irreparables que alegan, y una orden judicial que se extienda más allá de los demandados sería claramente inconstitucional”.

Alito no se pronunció sobre el asunto, según el expediente público. Eso hizo que la ley entrara en vigor a medianoche.

“Texas es ahora el primer estado que aplica una ley de latidos”, dijo en una declaración Texas Right to Life, un grupo provida.

Amy Hagstrom Miller, fundadora y CEO de Whole Woman’s Health, una clínica en Austin, dijo en Twitter que el equipo de la clínica había completado un aborto para su “última paciente” antes de que la ley entrara en vigor.

Los proveedores han dicho que no seguirán realizando abortos si la ley entra en vigor.

El martes se produjo un fallo sobre una demanda distinta, presentada por dos abogados y un fondo que ayuda a las mujeres a abortar. Un juez de Texas dijo que Texas Right to Life y su director legislativo no pueden presentar demandas contra los demandantes, al menos por ahora.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.