Es momento de enseñar la verdad sobre la China comunista (y las mentiras de Howard Zinn)

Por Mary Grabar
26 de Marzo de 2020 Actualizado: 26 de Marzo de 2020

Comentario

Ahora que las clases de universidad pasaron a ser obligatorias de forma online debido a la pandemia del virus del Partido Comunista Chino (PCCh), los profesores están preocupados de que sus lecciones se expongan al público a través de sitios “del ala derecha”.

No es de extrañar. Como reveló el profesor de música del Grinnell College, Tony Perman, en su ensayo en el sitio de noticias de la NBC “Think”, sus simpatías se centran más en el régimen comunista que en su propio país.

Perman informó que se sentía más seguro en China que en Estados Unidos, porque, cuando él y su familia llegaron, el empleado del CDC confió en ellos para que se aislaran durante 14 días, y “ni siquiera preguntó a dónde íbamos”. En contraste, “el enfoque de mano dura del estado chino parecía funcionar”. Allí, “la obligación de aislar se sintió compartida y el público cambió sus hábitos casi de inmediato”, practicando “la esterilización, la limpieza y el distanciamiento social”.

Permaneció dando crédito al régimen comunista por la actitud colectivista de la ciudadanía que incluso animó a algunos a delatar a otros sospechosos de ocultar síntomas. Elogió la propaganda china que celebraba a los trabajadores de la salud y así se enorgullecía de la “responsabilidad cívica colectiva”.

Una persona como Perman suele ser llamada “idiota útil”. El régimen chino, como señaló el periodista de The Epoch Times, Bowen Xiao, causa crisis, culpa a otros y luego utiliza la crisis para reprimir con toda su fuerza, alabando en última instancia su propio heroísmo.

Perman no mencionó al Dr. Li Wenliang, el “trabajador de la salud” que intentó dar la alarma en diciembre, pero fue castigado por el gobierno y más tarde murió. Los funcionarios chinos “suprimieron la información durante dos meses” y luego afirmaron que Estados Unidos introdujo el virus en China a través de los militares. Un estudio de la Universidad de Southampton reveló que los casos se habrían reducido en un 95 por ciento si Beijing hubiera intervenido tres semanas antes.

Permanecía mostrando la misma actitud que una de mis estudiantes internacionales de China cuando enseñaba en la Universidad de Emory entre 2007 y 2013. Mientras discutíamos los documentos y discursos de la Fundación Estadounidense que hacían hincapié en la libertad, la libertad de expresión y la igualdad de derechos, ella se mostró visiblemente perturbada. En su mente, un fuerte gobierno dictatorial era necesario y bueno. La libertad la asustaba.

En una universidad estatal donde también enseñaba por la misma época, descubrí durante una conferencia que un tercio de mi clase de literatura de segundo año no había oído hablar de la palabra comunismo. Cuando asigné un discurso de Mao Zedong como una lección de retórica propagandística, los estudiantes de primer año creyeron lo primero que apareció en las búsquedas de Google, es decir, que Mao era un “gran líder”.

En la Universidad de Emory, a la mayoría de mis estudiantes estadounidenses les habían enseñado que el comunismo era un “terror rojo” fantasmagórico promulgado por los reaccionarios de derecha.

Según una encuesta realizada para las víctimas del comunismo, “solo el 57% de la generación Z y el 62% de los Millennials, comparado con el 88% de los Baby Boomers y la Generación Silenciosa piensan que China es un país comunista y no un país democrático”.

Un cuarto de la Generación Z y Millennials dicen que han obtenido una presentación positiva del comunismo de primaria a secundaria , frente al 7 por ciento de los Boomers y mayores. Los porcentajes suben para universidad. El 70 por ciento de los Millennials dijeron que era al menos algo probable que votaran por un socialista. Apoyan a Bernie Sanders quien, en el último debate, repitió sus elogios a la China comunista por supuestamente sacar a su pueblo de la pobreza extrema y distinguió su enfoque para hacer frente a la pandemia prometiendo instituir el programa Medicare para todos y trabajar “con China”.

Creo que no es una coincidencia que el aumento precipitado de actitudes favorables sobre el comunismo, y la ignorancia que lo acompaña, sea paralelo al uso cada vez mayor de “A People’s History of the United States” de Howard Zinn, especialmente en los cursos de historia de Estados Unidos de nivel avanzado, que fueron revisados a una interpretación marxista de extrema izquierda bajo la administración de Obama.

Zinn, que fue miembro del Partido Comunista de Estados Unidos, enseñó en el Spelman College y en la Universidad de Boston. En su libro, publicado por primera vez en 1980, afirmaba que los líderes estadounidenses permitieron que un mito de expansión soviética encubriera la supresión nacional durante la Guerra Fría. La toma de países por el régimen soviético después de la Segunda Guerra Mundial fue una falsedad difundida por los imperialistas estadounidenses. En efecto, se trataba de movimientos populares dirigidos localmente, afirmó.

Esta es la presentación de Zinn sobre China: “En China, una revolución ya estaba en marcha cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, dirigida por un movimiento comunista con un enorme apoyo de las masas. Un Ejército Rojo, que había luchado contra los japoneses, ahora luchaba para derrocar la dictadura corrupta de Chiang Kai-shek, que era apoyada por Estados Unidos (…) En enero de 1949, las fuerzas comunistas chinas se trasladaron a Beijing, la guerra civil había terminado y China estaba en manos de un movimiento revolucionario, lo más cercano, en la larga historia de ese antiguo país, a un gobierno popular, independiente del control externo”.

Hoy en día, el Proyecto de Educación de Zinn, sin fines de lucro, lleva la historia de Zinn a las escuelas primarias y secundarias mediante la distribución de materiales curriculares en forma impresa y en línea. Una lección reciente del Proyecto de Educación de Zinn, “La Conexión Corona“, que hace la conexión con el cambio climático y los pueblos indígenas, es un ejemplo típico.

El copatrocinador del Proyecto de Educación Zinn, la organización sin fines de lucro, Rethinking Schools, que distribuye estos materiales, envió el 18 de marzo de 2020 un correo electrónico en el que anunciaba su compromiso durante la pandemia “de proporcionar enseñanza, narración de historias y recursos sobre la justicia social…”.

Alentaron a organizarse contra la “xenofobia brutal de Trump” y a defender “especialmente los derechos de los niños en los centros de detención de inmigrantes”. La crisis, instaron, “no es un momento de retroceso”, sino “un momento para insistir, para organizarse, en un programa de derechos humanos y de redistribución de la riqueza”.

Ahora, los demócratas están retrasando el proyecto de ley de estímulo insistiendo en que incluya proyectos favoritos de su agenda de negación de la libertad y redistribución de la riqueza, como la energía verde, la financiación del aborto y las cuotas de “diversidad” y regulaciones obligatorias para las corporaciones. Y China, en su propaganda, está usando ataques sobre la xenofobia que están siendo promulgados por los demócratas (incluyendo a Joe Biden), CNN y NBC.

Después de tres décadas de deslocalización y “ciudadanía global”, los estadounidenses se ven obligados a reconocer la locura de depender de un régimen comunista —no solo por los plásticos baratos, sino también por los medicamentos y equipos esenciales. Los americanos deberían volver a sus raíces de autosuficiencia. Pero primero debemos enseñar a los jóvenes la verdad sobre el comunismo y la historia estadounidense.

Eso comienza exponiendo las mentiras de Howard Zinn.

Mary Grabar tiene un doctorado en inglés de la Universidad de Georgia y es becaria residente del Instituto Alexander Hamilton para el Estudio de la Civilización Occidental. Grabar es la autora de “Debunking Howard Zinn: Exposing the Fake History that Turned a Generation against America“, publicado por Regnery History.

*****

Descubra:

Virus del PCCh: el nombre adecuado para el virus que está causando la pandemia

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS