Estalla violencia en Isla Guadalupe por restricciones por COVID-19

Por Alicia Marquez
22 de Noviembre de 2021 8:26 PM Actualizado: 22 de Noviembre de 2021 8:26 PM

Este domingo estalló la violencia con disturbios y bienes dañados en la Isla Guadalupe, en el Mar Caribe, luego de varios meses de protestas por el fuerte descontento contra el gobierno francés debido a las restricciones de la COVID-19.

Tras una segunda semana de huelgas en Guadalupe, los recientes disturbios dejaron como saldo varios coches quemados y el bloqueo de las carreteras cerca de edificios carbonizados. Según los ciudadanos, la única respuesta que recibieron de las autoridades francesas fueron los refuerzos policiacos en lugar de escuchar sus peticiones.

COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Desde la semana pasada, los disturbios por las restricciones–como la vacunación obligatoria para el personal sanitario y las medidas de los pasaportes sanitarios–han tensado las relaciones entre los territorios en el extranjero y Francia continental.

“Llevamos cuatro meses protestando en las calles cada sábado. Desde hace cuatro meses, se han iniciado huelgas, pero nadie nos ha invitado a hablar: el prefecto no quiso hablar con nosotros, los cargos electos no quisieron hablar con nosotros, no tenemos respuesta a nuestras demandas”, dijo Elie Domota, el representante del colectivo ciudadano LKP, a Reuters.

“Y la única respuesta que ha dado el estado francés es envío de soldados y policías, así es como nos tratan en este país”, agregó.

Los manifestantes marchan durante una jornada nacional de protesta contra la vacunación obligatoria de COVID-19 para determinados trabajadores y el uso obligatorio de la tarjeta sanitaria exigida por el gobierno francés en Capesterre-Belle-Eau, en el archipiélago caribeño francés de Guadalupe, el 7 de agosto de 2021. (CEDRICK ISHAM CALVADOS/AFP a través de Getty Images)

El viernes pasado, el gobierno francés anunció el envío de refuerzos policiales a la isla, ante un recrudecimiento de los altercados provocados por el descontento a las vacunas obligatorias contra la COVID-19 para el personal sanitario.

El ministro de Interior, Gérald Darmanin, y el ministro de Ultramar, Sébastien Lecornu, condenaron en un comunicado “con la mayor firmeza” la violencia acontecida en las últimas horas y señalaron que habían decidido enviar a 200 agentes de policía para “restablecer el orden republicano”.

Por su parte, el prefecto Alexandre Rochatte anunció el sábado un toque de queda de 6:00 p.m. a 5:00 a.m.; sin embargo, los manifestantes no tienen la intención de detener sus demandas.

Una funcionaria del sindicato de bomberos dijo que estos disturbios podrían seguir ocurriendo.

“Esto puede aumentar, puede irse de las manos. Hoy, ya no tenemos el control de nada. Lo que esperamos es sentarnos en la mesa y participar en las negociaciones para responder a las expectativas de nuestros jóvenes”, dijo Jocelyn Zou, la subsecretaria general del sindicato de trabajadores de bomberos a Reuters.

La situación en Guadalupe forma parte de una serie de protestas y descontentos ciudadanos por toda Europa, en donde decenas de miles de manifestantes salieron a las calles durante el fin de semana para alzar su voz contra las ordenes de vacunación, luego de que los gobiernos de la UE comenzaran a incrementar las medidas.

Uno de los casos fue en Austria, donde se manifestaron en Viena, Salzburgo y otras ciudades luego que el gobierno anunciara un cierre nacional para hacer frente a un aumento de casos de COVID-19.

Con información de EFE y Jack Phillips.  

Siga a Alicia Márquez en Twitter: @AliceMqzM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.